Jorge Eliecer Gaitán

El 9 de abril de 1948 no se mató a un hombre, se intentó asesinar a un pueblo (Parte II de III).

El 9 de abril de 1948 no se asesinó a un hombre, se intentó matar a un pueblo. ¡No lo consiguieron! Es cierto, pero la conspiración continúa y se extiende hasta nuestros tiempos. Entender lo que sucedió en ese momento no solamente es una tarea académica necesaria, sino, y más importante aún, la clave para que –algún día- podamos enderezar nuestro destino y devolverle al país el rumbo que merece, el rumbo que una clase política corrompida le ha impedido desde siempre.