martes, julio 23

Mancuso vuelve a salpicar a Uribe: “fue nuestro socio en la guerra, pero lo invito a que sea socio en la paz”

En una reciente entrevista con El Reporte Coronell en W Radio, Salvatore Mancuso, exjefe de las Autodefensas Unidas de Colombia (AUC), reiteró las acusaciones contundentes sobre la relación del expresidente Álvaro Uribe Vélez con el paramilitarismo, así como la de diferentes empresas y políticos en los años más oscuros de la guerra en Colombia.

En su alocución, Mancuso afirmó que Uribe, quien era gobernador de Antioquia en 1997, estaba al tanto de la masacre de El Aro, donde paramilitares del Bloque Mineros de las AUC asesinaron a 17 campesinos. Mancuso detalló que la Gobernación de Antioquia, a través de su secretario de Gobierno, Pedro Juan Moreno, solicitó apoyo a las AUC para expulsar a la guerrilla de la región. Durante la operación, los paramilitares recibieron listas del Ejército Nacional con nombres de supuestos guerrilleros y colaboradores, quienes fueron asesinados, configurando lo que Mancuso describió como un crimen de Estado. Además, mencionó el uso de helicópteros de la Gobernación en la masacre, uno de los cuales utilizó él mismo para transportar municiones y heridos.

Además, el exparamilitar insistió en que se reunió varias veces con Uribe durante su gobernación. Relató encuentros en eventos sociales y lugares públicos, como carreras de caballos en Montería, donde discutieron diversas operaciones. Aunque Uribe ha negado repetidamente cualquier vínculo con los paramilitares, Mancuso sostuvo que estos encuentros fueron públicos y conocidos por muchos.

En la entrevista, Mancuso también habló sobre una supuesta conspiración del gobierno de Uribe para asesinar a Vicente Castaño, otro líder de las AUC, quien había sido crítico de los cambios en las negociaciones con los paramilitares. Mancuso afirmó que su propia extradición a Estados Unidos no fue por incumplir los acuerdos, sino una medida discrecional de Uribe para silenciarlo y evitar que revelara información comprometedora sobre las relaciones entre el Estado y los paramilitares.

Con respecto a las relaciones con empresas Mancuso reveló que Chiquita Brands y Ecopetrol financiaron a las AUC. Aunque Chiquita Brands fue recientemente declarada responsable por un tribunal estadounidense, Mancuso señaló que la colaboración no fue bajo coacción, sino un acuerdo voluntario. Criticó que las investigaciones sobre la financiación empresarial del paramilitarismo no han avanzado significativamente en Colombia.

Por otro lado, expresando su descontento con el proceso de Justicia y Paz y la Jurisdicción Especial para la Paz (JEP), Mancuso consideró renunciar a estos sistemas por su lentitud e ineficacia. No obstante, destacó la importancia de una sanción restaurativa para Uribe, similar a la aplicada a otros actores del conflicto, como los exguerrilleros de las FARC. Mancuso subrayó que Uribe podría contribuir significativamente a la paz del país, dada su influencia política.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *