lunes, junio 17

Director de la UNGRD declara ante la Fiscalía por caso de corrupción en la compra de carrotanques

El director de la Unidad Nacional de Gestión del Riesgo de Desastres (UNGRD), Carlos Carrillo, se presentó este martes ante la Fiscalía General de la Nación para testificar en la investigación sobre presuntos actos de corrupción en la adquisición de carrotanques destinados a suministro de agua potable en La Guajira. Durante su declaración, Carrillo solicitó que la UNGRD sea reconocida como víctima en el proceso judicial, reafirmando su compromiso de colaborar con la justicia y proporcionar la información necesaria para esclarecer los hechos.

En medio de la diligencia, Carrillo subrayó la importancia de esta colaboración para garantizar la reparación y la no repetición de estos actos de corrupción que afectan la reputación de la entidad. Además, mencionó que toda la clase política podría estar involucrada en este escándalo, y aunque reconoció que Olmedo López fue nombrado por el Pacto Histórico, destacó que la corrupción no es exclusiva de la actual administración, sino que también ha estado presente en gobiernos anteriores.

Las irregularidades en la compra de carrotanques, que debían proveer agua potable en La Guajira, están bajo la lupa de la Fiscalía. Carrillo destacó que desde febrero se sabía que las tres empresas ofertantes pertenecían a una misma persona, López Rosero, quien está involucrado en este caso de corrupción. Además, se reveló que Luis Eduardo López, conocido como “El Pastuso”, presentó movimientos bancarios que vinculan a Sneyder Pinilla, exsubdirector de la UNGRD, con estos actos ilícitos. Esta documentación será analizada por la Fiscalía para determinar su autenticidad y relevancia.

La Fiscalía propuso un preacuerdo, mientras que la defensa del contratista busca un principio de oportunidad, argumentando que podría ser más beneficioso a cambio de la cooperación y pruebas ofrecidas por Luis Eduardo López. Este contratista, con más de 15 años de experiencia en la UNGRD, representa a Luket SAS, una de las empresas implicadas en los contratos cuestionados.

Carrillo enfatizó la disposición de la UNGRD para colaborar plenamente con la Fiscalía, poniendo a su disposición toda la información relevante sobre los contratos adjudicados de manera irregular. También señaló que las anomalías detectadas por la Contraloría General de la República ascienden a $5 billones en los últimos cuatro años, destacando que la corrupción no comenzó con la administración actual, sino que es un problema  de gobiernos pasados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *