martes, julio 23

Colombia se destaca en informe mundial de transición energética 

Un reciente informe del Foro Económico Mundial (WEF) sobre la transición energética ha revelado importantes avances y desafíos en diversas regiones del mundo. Aunque 107 de los 120 países evaluados han mostrado progreso en la última década, el ritmo global de esta transición se ha ralentizado notablemente. No obstante, en este contexto, Colombia se destaca como un ejemplo positivo en América Latina.

El informe del WEF destaca que la mayoría de las naciones han avanzado en sus políticas energéticas durante la última década. Sin embargo, factores como la volatilidad económica, las crecientes tensiones geopolíticas y los rápidos cambios tecnológicos han frenado el ritmo de adopción de energías renovables. A pesar de estos desafíos, se observa un aumento en las inversiones globales en energías renovables y un notable progreso en África subsahariana, lo que sugiere un futuro prometedor.

El panorama en América Latina y el Caribe es mixto. La región ha experimentado el crecimiento más lento en términos de transición energética, con un incremento del Índice de Transición Energética (ETI) de solo un 3% en la última década. Esta lentitud se debe en gran medida a la dependencia de la energía hidroeléctrica y a una significativa caída del 70% en la inversión en energías renovables. Además, la educación, el capital humano y la innovación han sufrido descensos, dificultando aún más el progreso.

En este contexto, Colombia se destaca positivamente al ubicarse como el quinto país más favorable en la región, solo detrás de Brasil, Chile, Costa Rica y Uruguay. A nivel mundial, Colombia ocupa el puesto 35, con un índice ETI de 60,7 en 2024, mejorando su posición respecto a 2023. Este avance refleja los esfuerzos del país por diversificar su matriz energética y mejorar sus políticas a favor de las energías renovables.

A pesar de los avances, Colombia enfrenta desafíos significativos, como la dependencia de la energía hidroeléctrica y la necesidad de mayores inversiones en innovación y capital humano. El informe del WEF recomienda a los países implementar regulaciones para avanzar en la descarbonización, lograr equidad energética, incrementar inversiones en infraestructura y soluciones de eficiencia energética, y desarrollar una fuerza laboral calificada.

Aunque el ritmo global de la transición energética se ha ralentizado, Colombia ha logrado destacarse positivamente en América Latina. El país debe continuar fortaleciendo sus estrategias energéticas para enfrentar los desafíos actuales y aprovechar las oportunidades de crecimiento en el sector de las energías renovables. La transición energética es esencial para un futuro sostenible y Colombia está en el camino correcto para contribuir significativamente a este objetivo global.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *