Abren investigación en contra de militares que estarían involucrados en casos de explotación de niños indígenas en el Guaviare 

La personería del Guaviare alertó que niños, niñas y adolescentes indígenas pertenecientes a las comunidades Jiw y Nukak son explotados sexualmente a cambio de comida, drogas o dinero, según la denuncia, en estos hechos estarían involucrados miembros de la Fuerza Pública y al parecer, un militar estadounidense. 

Sobre esta grave situación, el presidente de la República Gustavo Petro reaccionó mediante un trino y reveló lo siguiente “desde el 2019 se inició una investigación en la fiscalía sobre 118 miembros del ejército por violaciones en San José del Guaviare. Espero hayan avanzado lo suficiente para tomar las medidas pertinentes”. 

Uno de los casos que más ha llamado la atención, es el de una niña indígena de tan solo 10 años, quien dio a luz en el hospital de San José del Guaviare, la familia de la menor aseguró que el embarazo fue producto de un abuso sexual, que al parecer había sido culpa de un militar estadounidense que estaba de comisión en el municipio. 

Por su parte, la Procuraduría General de la Nación pidió a seis entidades del Guaviare que se le informen sobre las acciones que se realizaron entre 2019 y 2022 para garantizar los derechos fundamentales de la población infantil que serían víctimas de explotación sexual, según lo especificó El Colombiano. 

Entre tanto, según lo informó el ICBF cada semana reciben cuatro casos de abuso sexual a niñas, mientras que la Personería de San José del Guaviare lleva años advirtiendo sobre esta problemática permanece enquistada en pleno casco urbano, una zona denominada como El Puerto o El Malecón. 

El Icbf ha denunciado en nuestra oficina que algunas de las niñas Nukak, lo que es bastante alarmante, no ven esta situación como una circunstancia de explotación sexual, sino como una forma de ayudarse económicamente” relató en diálogos con El Espectador la personera municipal, Carolina Galeano. 

Galeano señaló, que es un floema grande ya que ven esto como una forma de trabajo y consideró que la raíz del problema radica en las condiciones sociales en las que viven las comunidades Nukak y Jiw, quienes viven en situación de desplazamiento constante y pobreza como causa de la presencia de grupos armados. 

Entre tanto, la funcionaria hizo un urgente llamado a que la Policía y el ICBF articulen esfuerzos para hacer pedagogía en las comunidades indígenas y evitar con vehemencia la llegada de menores a estas zonas de tolerancia. 

Asimismo, un pronunciamiento realizado por parte de la embajada de Estados Unidos detalló que no tienen conocimiento de alguna investigación por parte de las autoridades colombianas sobre ninguna denuncia en el Guaviare ya firmaron que en el 2019 no había militares de su ejército en esa región del país.