Presupuesto distrital 2023, nuevamente decretado por Claudia López

Por: Heidy Sánchez

La primera semana de noviembre del presente año la administración distrital radicó en el Concejo de Bogotá la documentación que soporta la solicitud del presupuesto del Distrito para el año 2023, el mensaje presupuestal con sus respectivos anexos que exponen a detalle el contexto económico distrital, las prioridades de inversión y las variaciones presupuestales de un año a otro. Al respecto, hay que mencionar que el análisis de la administración se concentró en los datos de recuperación económica con base en el PIB, destacando exclusivamente el incremento de la producción justificado en el aumento de los incentivos al consumo.

Allí no describe un crecimiento real en términos de empleo, disminución de la pobreza monetaria y la pobreza extrema, pues, aunque se aspira a llegar a las cifras pre pandemia, las medidas tomadas evidencian su insuficiencia, pues hoy Bogotá tiene a 3.030.261 personas en pobreza y 799.434 en pobreza extrema; casi la mitad de ciudad en estas condiciones. En cuanto al desempleo, si bien parece tener recuperación, esto se basa en empleabilidad momentánea, como los cargos generados por obras de infraestructura, lo cual no garantiza trabajo estable en el mediano y largo plazo.

Si estas no son las prioridades para el presupuesto distrital 2023, ¿entonces cuáles son? El incremento del presupuesto tanto en funcionamiento como en inversión no tuvo en cuenta los impactos reales del aumento de la inflación que para noviembre alcanzó un 12.53%, lo cual tendrá un impacto en el costo de vida de la ciudadanía y en igual medida afectará el cumplimiento de las metas de la administración, por lo que seguramente el año entrante nuevamente presenten proyectos solicitando adición presupuestal.

Los costos del cupo de endeudamiento
Producto del uso del cupo de endeudamiento el servicio de la deuda ha ido incrementando y en general para el 2023 aumenta un 124%. Para la Secretaría de Hacienda este rubro es de casi $1.4 billones de pesos, en el que se incluye la deuda pública externa que incrementa un 211% y los intereses de la deuda pública interna para préstamos que crecen de manera escandalosa en $769%, para lo cual solicitamos explicación a detalle al secretario y no tuvimos respuesta clara al respecto.

La privatización solapada del Grupo de Energía de Bogotá (GEB)
El modelo neoliberal de privatización desde la alcaldía de Enrique Peñalosa continúa con Claudia López en lo que respecta a la venta de acciones del GEB, reduciendo su capacidad financiera y promoviendo el funcionamiento de negocios privados con capital público. Desde 2016 por acuerdo de ciudad se autorizó enajenar el 20% de las acciones del GEB, de esto aún resta el 9.4% por un monto aproximado de $1.9 billones, de los cuales se propone vender el 30% (que equivale a $531.039 millones) dentro del proyecto de presupuesto 2023. Esto, dirigido a: 15% infraestructura del Regiotram y 15% para los cables Potosí, Norte y Sur.

Es importante mencionar que al vender la totalidad del 9,4% restantes de las acciones del GEB el Distrito pasaría de tener una participación de 65,68% a un 56,28%, es decir, contaría con una mayoría muy débil frente a la capacidad de acción y decisión de tan importante entidad para las y los bogotanos. El GEB tiene proyección de crecimiento en utilidades de más del 20% a 2025, para el 2022 se recibieron aproximadamente $259.000 millones más de lo esperado en dividendos. ¿Por qué vender acciones de una empresa que está dando rentabilidad?

Afectación presupuestal por sectores
Claramente esa idea que nos quieren vender que la mayor inversión es para lo social es falsa, pues la prioridad continúa siendo el sector de movilidad, como lo evidenciaremos más adelante, y los sectores que en realidad necesitan recursos para cumplir con las metas en términos sociales están siendo gravemente afectados por las asignaciones presupuestales.

Secretaría de Desarrollo Económico
Si una de las banderas de la administración ha sido la generación de empleo para así contribuir al desarrollo económico y social, ¿por qué reducir recursos en un 56,6% en proyectos como el mejoramiento del empleo incluyente y pertinente?

Secretaría de la Mujer
La Secretaría de la Mujer, siendo una entidad tan importante con proyectos insignia de la “Bogotá cuidadora”, es de las que menos tiene asignación presupuestal. Esta entidad presentó su anteproyecto presupuestal el cual tuvo que ajustarse reduciendo rubros, para lo que indican que de ese gasto mínimo “depende de la continuidad de la función misma de la entidad”.

Secretaría de Movilidad
El sector de movilidad, con poca sorpresa, es el que más asignación presupuestal tiene, pese a que es el que con más lentitud avanza. La Secretaría de Movilidad proyecta en el 2023 un incremento del 26% en relación con el 2022, ventaja que no tienen todas las entidades. En cuanto a la inversión directa en proyectos es tan solo un 13% con $451.000 millones, mientras el otro 87% son los $3 billones dirigidos a cubrir el déficit de la operación van al Fondo de Estabilización Tarifaria (FET), donde el Distrito pone $1.6 billones y la Nación $1.4 billones.

Secretaría de Integración social
Con relación a la Secretaría de Integración Social genera mucha preocupación que en lugar de contar con presupuestos robustos que permitan el cumplimiento de sus metas, estos presentan limitaciones constantes. Proyectos importantes que generan gran impacto a la ciudadanía, principalmente a las mujeres y las diversidades, tienen reducciones significativas, como el “compromiso social por la diversidad en Bogotá” (-34%), lo cual contradice el discurso de la alcaldesa Claudia López con su supuesto compromiso para brindar garantía de derechos a la población LGBTIQ, donde por ejemplo la meta relacionada con apoyos económicos tiene una reducción del 93%. No solo no se han atendido a plenitud las personas vulnerables de este sector poblacional, sino que también, según el seguimiento a las metas de la política pública LGBT, esta es una de las más atrasadas.
En lo relacionado con el Sistema Distrital de Cuidado, es muy grave la reducción que viene presentando desde 2021 el proyecto de inversión de “mejoramiento de la capacidad de respuesta institucional de las Comisarías de Familia en Bogotá”, el cual supone dar respaldo y asesoría principalmente a mujeres víctimas de violencia intrafamiliar y contrario a fortalecerse, está en un constante debilitamiento en términos presupuestales.

Secretaría de Educación
En el anteproyecto donde esta entidad relaciona los recursos que requiere para el funcionamiento y cumplimiento de metas para el año 2023, evidenciamos que el rubro era más alto de lo que finalmente asignado por la administración, es así como varias líneas en términos de inversión y prestación de servicios se verán afectadas. Por ejemplo, el Programa de Alimentación Escolar (PAE) que, además de disminuir, no se tiene en cuenta el incremento en el costo de los alimentos, por ende, con base en la asignación presupuestal habrá una cobertura hasta el mes de septiembre del año 2023.

Por otro lado, es de suma gravedad la afectación que se tendrá en el pago de servicios públicos, pues el dinero destinado se proyecta hasta octubre del 2023, generando posible desabastecimiento de agua, cortes de energía y problemas de bioseguridad. No obstante, el programa de Jóvenes a la U continúa con una importante asignación presupuestal ($45.650 millones). Definitivamente el ego de Claudia López hace que prefiera potenciar la bandera de su administración, en torno a la financiación de la demanda de la universidad privada, en vez de dar el presupuesto necesario para el PAE o suplir el pago de los servicios públicos, que son gastos indispensables para el sector.

La Universidad Distrital (UD)
Queremos insistir, como hemos hecho en varias oportunidades, en la necesidad de dirigir recursos a la Universidad Distrital para atender sus problemáticas en materia de infraestructura, planta docente, ampliación de cobertura, entre otras. La UD ha crecido, por ejemplo, los estudiantes que estaban inscritos en 1990 eran 6.766 y en el 2022 llegaron a ser 31.449, pero el presupuesto durante los últimos 10 años solo ha aumentado un 4%.

Frente a la planta docente proyectamos una proposición para adición de $6.000 millones para gastos de contratación y formalización docente. En términos de infraestructura la UD requiere cerca de 193.000 m², de los cuales solo hay 98.000 m², por lo que existe un déficit de infraestructura de 97,18% en m². Al respecto elaboramos una proposición de adición de $4.500 millones para gastos de funcionamiento de infraestructura. Sumado, esperamos que se hagan efectivos los $250.000 millones comprometidos verbalmente por la secretaria de Educación, Edna Bonilla, en el marco de la aprobación del cupo de endeudamiento de 2022 para la Facultad de Ciencias de la Salud y la Facultad de Artes de la UD.

¿Cómo se aprobó el presupuesto de 2023 para la ciudad?
Ya son dos años consecutivos en los que en el Concejo de Bogotá se torpedea la discusión de presupuesto para la ciudad, un tema tan importante que es deber de las y los concejales discutirlo y aprobarlo para que resulte ser el más idóneo para la ciudad. Sin embargo, “extrañamente” se implementó un “plan tortuga” en la corporación para evitar que se surtiera el trámite de la manera correcta.

No hubo presentación por parte de la administración, las sesiones se levantaron apenas transcurridas unas horas y de forma “curiosa” e “inexplicable” horas antes de cumplir con los tiempos reglamentarios para cerrar el primer debate, aparece una recusación contra un concejal del partido Liberal, lo cual inevitablemente detuvo el proceso y hace que este tan importante proyecto de ciudad sea decretado tal cual como fue radicado y sin una sola modificación, por lo que por ejemplo, $3 billones del presupuesto de Bogotá en 2023 se irán para el FET. Lejos de cumplir con metas sociales, pero sí se le garantizará las ganancias a los operadores privados del transporte público masivo de la ciudad.

En ese sentido, rechazamos tajantemente estas estrategias amañadas de la administración y de los concejales que intervinieron en el proceso para que el presupuesto saliera por decreto, pues le incumplen a la ciudad quien tiene diversas necesidades por cumplir, que en definitiva no se ven reflejadas en la propuesta del presupuesto presentado por la administración distrital.