El cambio con las y los trabajadores: Estatuto del Trabajo y reforma laboral para la dignificación de la vida

Por: Gabriel Becerra

Una de las principales expectativas de las personas que le apostaron al cambio tiene que ver con la puesta en marcha de medidas que permitan la dignificación del trabajo en Colombia pues, han sido décadas de regresividad en la materia, en cuanto a derechos de las personas trabajadoras.

Adicionalmente, de la mano de la “innovación” tecnológica/digital y la diversificación de servicios/oficios, se han constituido nuevas formas de trabajo que suelen ser mucho más precarizadas y que se encuentran al margen de la legislación laboral. En ese sentido, la bancada del Pacto Histórico y el Gobierno Nacional, en cabeza de la Ministra del Trabajo, se encuentran en una fase de ardua actividad con el fin de construir las propuestas que logren reconocer derechos a quienes producen la riqueza del país. Dichas propuestas serán puestas a disposición de la ciudadanía, los sindicatos, las organizaciones, los empresarios, gremios y en general el pueblo colombiano, para concretar un proceso democrático y participativo.

Así, el día 16 de noviembre de 2022 inició el proceso de construcción de la reforma laboral Estatuto del Trabajo que impulsará el gobierno, instalándose la comisión de concertación y algunas subcomisiones con la centrales obreras, gremios y académicos. En la actualidad de encuentra trabajado una subcomisión de reforma laboral/estatuto del trabajo y la intención es presentar esta iniciativa, así como las demás reformas laborales pertinentes entre los meses de febrero y marzo de 2023.

Así las cosas, teniendo en cuenta que una tarea medular es la construcción de la reforma laboral a través del Estatuto del Trabajo, nos permitimos realizar algunos aportes para la discusión, teniendo en cuenta que si bien estamos en una fase de construcción inicial, estas propuestas se pondrán a disposición de la ciudadanía, trabajadores, trabajadoras, centrales y sindicatos, quienes en últimas contribuirán a la construcción de la solución de las principales problemáticas que se presentan en el mundo del trabajo. Para ello realizaremos una introducción constitucional sobre el manto al Congreso de la República de expedir el Estatuto del Trabajo (Art. 53); en segundo momento, se hará un breve paneo de la situación laboral en Colombia; en tercer lugar, los retos de la reforma laboral por vía de Estatuto del Trabajo y por último la forma en que dicha propuesta se debe construir y nutrir.

  1. Introducción Constitucional: mandato de expedición del Estatuto del Trabajo una omisión de más de 30 años.

En el preámbulo la Constitución Política de Colombia establece como uno de los fines del Estado asegurar el trabajo a las y los integrantes de la nación, dentro de un marco jurídico y participativo que garantice un orden político, económico y social justo. En ese sentido, el artículo 1° señala que nuestro país es un Estado Social de Derecho fundado en el respeto de la dignidad humana, el trabajo y la solidaridad de las personas que lo integran, en prevalencia del interés general. Concretando lo anterior, el artículo 25 consagra el trabajo como un derecho y una obligación social que gozará en todas sus modalidades de la especial protección del Estado, debiéndose garantizar el derecho de todas las personas a un trabajo en condiciones dignas y justas.

Sobre estos pilares, la misma Carta Política ordenó al Congreso de la República la expedición del Estatuto del Trabajo (Art. 53) en desarrollo de los principios mínimos entre los que se encuentran: la igualdad de oportunidades para las y los trabajadores; remuneración mínima vital y móvil; irrenunciabilidad a los beneficios mínimos establecidos en las normas laborales; facultades para transigir y conciliar sobre derechos inciertos y discutibles; situación más favorable al trabajador en caso de duda en la aplicación e interpretación de las fuentes formales de derecho; primacía de la realidad sobre formalidades establecidas por los sujetos de las relaciones laborales; garantía a la seguridad social, la capacitación, el adiestramiento y el descanso necesario y protección especial a la mujer, a la maternidad y al trabajador menor de edad.

Tras 31 años de inobservancia del mandato superior de la Carta Política y trayendo como valiosos insumos los esfuerzos realizados en su momento por la Central Unitaria de Trabajadores – CUT y ASOLABORALES (1993), el proyecto de ley estatutaria presentado por la actual Ministra del Trabajo, en ese momento Senadora Gloria Inés Ramírez (2007), el proyecto de ley impulsado por la senadora Piedad Córdoba (2011) y demás insumos políticos y técnicos elaborados desde las organizaciones sindicales, de la sociedad civil y de expertos, así como el exhorto realizado en el año 2021 por la Corte Suprema de Justicia, se hace necesario más que nunca trabajar de manera coordinada, amplia y democrática la propuesta de Estatuto que logre el desarrollo de la Carta Política y además represente una mejora real para las y los trabajadores, no solo de la economía formal, sino informal, rural, mujeres, hombres, independientes, etc.

  1. Situación laboral en Colombia – necesidad de una reforma laboral / Estatuto del Trabajo

En nuestro país existe una creciente difusión de herramientas para la intermediación, la deslaboralización y la precarización de las condiciones de empleo. Según información recogida por el Ministerio del Trabajo y el DANE, del total de ocupados que en promedio entre el 2015 y el 2021 ha sido de 21.138.695, el 62,67% se encuentra dentro de la informalidad laboral y tan solo el 37.32% hacen parte del empleo formal.

Dentro del “empleo formal” se encuentra incluido todo tipo de modalidades de contratación, así no estén cobijados por el Código Sustantivo del Trabajo: contratos por prestación de servicios, a término fijo, por obra y labor e indefinidos. Según información del Ministerio del Trabajo, solamente el 24% de los trabajadores tienen contrato a término indefinido por lo cual solamente 1 de cada 10 personas que se encuentran ocupadas cuentan con estabilidad laboral.

Paradójicamente y como lo señala el Grupo de Análisis del Mercado Laboral del Banco de la República el segmento informal de la economía a jalonado la creación de empleo en Colombia en el 2021, en otras palabras, las economías populares en las que se encuentra el 60% de las y los trabajadores de Colombia es la que genera en mayor medida el empleo, mitiga el hambre y lucha contra la pobreza.

En Colombia tenemos que atender las nuevas realidades e irrupciones en el mundo productivo como la creciente utilización de plataformas digitales, ventas por catálogo, negocios de corresponsales bancarios, entre otros. Estos modelos empresariales amparados en las zonas grises de la legislación colombiana pretenden denominar “socios”, “colaboradores” o “asociados” a personas que se encuentran en la total subordinación y precarización.

Otro factor para tener en cuenta es la violencia contra el movimiento sindical colombiano. Según una investigación de la Escuela Nacional Sindical, desde el 1 de enero de 1973 hasta el 5 de diciembre de 2019, se registraron al menos 15.129 violaciones a la vida, libertad e integridad contra sindicalistas, dentro de los cuales se han documentado 3.254 homicidios, 413 atentados contra la vida, 251 desapariciones forzadas, 7.424 amenazas de muerte, 110 torturas, 692 hostigamientos y 1951 desplazamientos forzados.

Por otro lado, los trabajadores no tienen herramientas reales para poder presionar mejoras de sus condiciones en los sustancial. En Colombia la Huelga pasó de ser un delito a una prohibición o en el mejor caso la más grande de las excepciones. La regulación actual de la huelga no se adecúa a los parámetros internacionales existentes. La Comisión de Expertos en Aplicación de Convenios y Recomendaciones ha llamado la atención del Gobierno en numerosas ocasiones para que asigne la competencia para la calificación de la legalidad de las huelgas a un órgano independiente.

Otra problemática tiene que ver con la aplicación heterogénea de los principios contenidos en el artículo 53 de la Constitución Política. Si bien la norma de normas señala cuales son los principios mínimos fundamentales, cuando deben aplicarse en el marco del proceso judicial un mismo principio funciona para negar o conceder un derecho. Es decir, la amplitud y la falta de regulación da para que el arbitrio del operador judicial sea abismalmente indefinido con lo cual resultan indefinidos también los derechos de las y los trabajadores.

Estas son solo algunas de las problemáticas que de manera efectiva debe enfrentar la reforma laboral a través del Estatuto del Trabajo, normativa que pueda ser amplia pero certera en atacar las principales causas que generan inequidad en el mundo del trabajo.

  1. Retos de la reforma laboral / Estatuto del Trabajo

Independientemente del tipo de ley del que estemos hablando, o el que sea el más adecuado política, técnica y jurídicamente, este proyecto debe tender a solucionar problemáticas reales y actuales, haciendo frente a la precarización y deslaboralización, vulneración de derechosy regresividad.

Esta reforma deberá partir por una concepción amplia del mundo del trabajo. En ese sentido los destinatarios deberán ser: todas las personas que trabajan tanto del sector público como privado, en centros urbanos o zonas rurales, sean estos dependientes o independientes, hagan parte de la economía formal, informal o popular y sin distinción sobre la vinculación.

Tendrá que contener una aproximación a que se considera como trabajo, con el fin de acabar eufemismos como la denominación de “socios”, “asociados”, “colaboradores. El trabajo debe ser considerado como toda actividad humana libre, material o intelectual, permanente o transitoria, que una persona natural ejecute al servicio de otra, o en forma independiente y cualquiera sea su finalidad.

Se deben definir algunos principios y conceptos que tengan implicaciones reales en la toma de decisiones generando un efecto directo sobre el operador jurídico, especialmente en los jueces de la república que en ocasiones adecúan los principios del artículo 53 a su arbitrio. Se debe definir claramente que se entiende por igualdad de oportunidades para los trabajadores; protección especial a la mujer, primacía de la realidad sobre las formas, estabilidad, entre otros.

Se deberán trabajar normas que tengan impacto en la relación individual de trabajo como, por ejemplo: la regulación de los contratos a término fijo como excepción, la protección a la mujer en el trabajo, exclusión de la discriminación en el acceso y en el empleo, reducción de la jornada laboral, dominicales y festivos, remuneración mínima vital y móvil y derecho al descanso.

Deberá contener regulación en el marco de la protección al derecho de asociación sindical, promoviendo las relaciones democráticas en el mundo laboral a través de la regulación sobre el derecho a la información, negociación por rama, participación en utilidades, huelga, protesta, incentivos, etc.

  1. Construcción amplia, democrática y colectiva.

Por último, debe señalarse que se considera que este proyecto deberá contar con una amplia deliberación y discusión por parte de trabajadores, trabajadoras, sindicatos, centrales, empresarios, ciudadanos, colectivos, organizaciones de trabajadores independientes, trabajadores de la cultura, deportistas, etc. Hablar de un cambio implica darle la vuelta a la forma en que se ha construido la ley por años, de espalda a la gente y desde los escritorios de los sabios. Es el momento de aprovechar todos los insumos, luchas y propuestas del movimiento social para lograr un efecto real en las justas e históricas disputas del movimiento obrero, sobre todo en un tema que atraviesa de manera profunda todas las relaciones que se dan en la cotidianidad de las y los colombianos.

Como Representante y como líder del movimiento social siempre he estado del lado de las luchas de los trabajadores, por eso desde mi curul y con mi equipo de trabajo estaremos siempre al tanto y promoviendo estas iniciativas, desde su proceso de construcción, en el proceso de socialización y por supuesto en el trámite legislativo. En nosotros encontrarán aliados para poder seguir luchando y haciendo realidad el cambio que necesita nuestro país.