Desde Madrid, la vicepresidenta Francia Márquez habló de su liderazgo y su ardua lucha contra el racismo

Desde el país europeo la segunda al mando contó que en lo corrido de su mandato ha tenido que enfrentar comportamientos racistas, incluso, por parte de miembros del gobierno, expresó que todavía tiene que exigir a algunos funcionarios que la traten de manera respetuosa.

En una entrevista con Pepa Bueno, directora de El País de España, la vicepresidenta, Francia Márquez, habló de sus primeros días como la segunda del gobierno del Pacto Histórico y los retos que ha tenido que enfrentar desde este nuevo lugar de enunciación

Desde allí la vicepresidenta reconoció que al llegar al poder encontró “una institucionalidad que no está hecha para el cambio, sino para que todo siga igual”, sin embargo, destacó que con su arribo “las mujeres estamos rompiendo barreras en la política a nivel mundial (…) Estamos abriendo espacios, nuestra presencia coloca nuevas discusiones, nuevas formas de hacer política, de transformar realidades”,

Uno de los pronunciamientos que más llamó la atención por parte de lideresa fue cuando aseguró que, aún en un gobierno renovado presidido por un presidente de izquierda con nuevos paradigmas, se ha tenido que enfrentar a comportamientos racistas por parte de los nuevos funcionarios

“Si fuera un hombre blanco, ese respeto sería intrínseco”, dijo Márquez, expresando que ha tenido que exigirle respeto a algunos de sus colegas

“He sido comparada con animales o con simios por personas de la ultraderecha. Un claro pensamiento colonial, de deshumanizar, de expropiar la condición humana de las personas afrodescendientes o indígenas para someterlas a un proceso de esclavitud”, agregó.

Por otra parte, en medio de la conversación, Márquez también aseguró que sueña con que su legado logre una transición energética, “para dejar a las futuras generaciones un mundo posible”.

“También sueño con la justicia racial, que impulse acciones de reparación histórica sobre el colonialismo; y con la justicia social, que permita a las comunidades más vulnerables tener unas condiciones básicas”, concluyó.