Por haber entregado información privilegiada imputan a tres funcionarios de la Fiscalía en el caso del ‘Cartel de los vehículos blindados’

La Fiscalía General de la Nación  imputó a tres funcionarios de esta entidad por el delito de interés indebido en la celebración de contratos, por su presunta participación en el denominado caso del ‘Cartel de los vehículos blindados’. 

Según fue determinado por el ente investigador, los tres funcionarios de la Fiscalía habrían entregado información privilegiada a Martín Ricardo Manjarres, uno de los procesados por este caso, al aparecer habrían direccionado varios contratos a beneficio del empresario. 

De acuerdo con W Radio, la diligencia se llevó a cabo el pasado martes 15 de octubre, la delegada imputó cargos al jefe de transporte de la Fiscalía, Jhon Henry Porras; al ingeniero mecánico encargado de realizar especificaciones técnicas a los vehículos, Harold Rodríguez; y Luis Lizarazo, quien hace parte de la Seccional Bogotá. 

El jefe de transporte, Jhon Henry Porras Quitián, Harold Rodríguez y Luis Lizarazo, quienes les proporcionaban la información referente a los estudios previos y las fichas técnicas incluso antes de ser publicadas con el propósito de beneficiarlos con las operaciones de venta en referente a las contrataciones por medio de la bolsa” notificó el ente investigador. 

Entre tanto, la Fiscalía logró determinar que los exfuncionarios le entregaban información clave sobre la contratación a Manjarres, para que con ello se pudiera beneficiar y así saliera elegido en las convocatorias que lanzaban.  

La fiscal delegada del caso, documentó que en dos contratos por más de 1.600 millones de pesos habría salido beneficiado el empresario, uno de ellos por 1.300 millones de pesos para comprar siete camionetas blindadas y el otro por $309 millones para la compra de 19 motos, de acuerdo como fue informado por la cadena radial antes citada.

Por último, se estableció que para lograr el fin de concretar la supuesta entrega de información, se reúnen en diferentes lugares de la ciudad y desde allí se presume, que se planeaban los cambios que harían a los requisitos de las licitaciones.