Arquidiócesis de Medellín el entregará archivos de pederastia a Barrientos y lo acusó «manchar» el nombre de la iglesia 

Luego del fallo proferido por la Corte Constitucional, el cual le ordenaba a la Arquidiócesis de Medellín a entregarle los archivos sobre pederastia al periodista Juan Pablo Barrientos, ante las demoras por parte de la institución y el levantamiento de un incidente de desacato, el pasado jueves monseñor Ricardo Tobón informó que hará la entrega del material. 

Monseñor  hizo un pronunciamiento, allí manifestó que acataría la orden del tribunal, sin embargo, aprovechó para asegurar que el periodistas Juan Pablo Barrientos está haciendo una campaña de desprestigio en contra de la iglesia católica. 

Tal es el caso del periodista Juan Pablo Barrientos, quien viene promoviendo una agresiva campaña de desprestigio contra la iglesia de Colombia”, aseguró monseñor Tobón en su comunicado. 

Posterior a las afirmaciones del religioso, el video trae a colación unas declaraciones del autor de dos polémicos libros que relatan algunos casos de pederastia cometidos por algunos miembros de la iglesia en Colombia: Recordemos que la Iglesia católica es una empresa del crimen organizado trasnacional, una red de pederastas internacional que delinquen impunemente en todos los rincones del planeta, escudándose en el fervor de la gente”, aseguró Barrientos el pasado 22 de agosto. 

El sacerdote rechazó las palabras del autor de los dos libros:Como arzobispo de Medellín, como sacerdote, como católico y como ciudadano de Colombia, rechazo y denuncio públicamente estas afirmaciones. No puedo permanecer en silencio frente a esta cadena de ataques injustos e inaceptables”. 

En esa misma línea, monseñor Tobón instó a los feligreses para que “no se dejen confundir por quienes se empeñan en disfrazar la investigación objetiva y neutral en una campaña malintencionada”, a su vez señaló, que los abusos en contra lo menores les “duelen profundamente”

Por su parte, la Fundación para la Libertad de Prensa (FLIP), calificó las aseveraciones realizadas por el sacerdote como “una declaración de guerra, es como decirle a todos lo fieles ‘cáiganle al periodista’”.