La DEA y la Fiscalía se habrían asociado para dar un profundo golpe al corazón del acuerdo de paz y desprestigiarlo

Un informe presentado por la Comisión de la Verdad detalló que la captura de Jesús Santrich fue una operación en encubierta con la Administración de Control de Drogas (DEA), con el apoyo de la Fiscalía que se encontraba encabezada por Néstor Humberto Martínez y Marlon Marín sobrino de Iván Márquez. 

El papel de Marlon Marín, sobrino del exguerrillero de las Farc, fue ficha clave en el operativo, lo que hizo fue tenderle una trampa Santrich, con el fin de que fuera capturado. 

El análisis fue realizado por el Alfredo Molano Jimeno para la revista Cambio Colombia, de un anexo de la Comisión de la Verdad, que para el autor “pasó desapercibido” esta semana y que fue titulado “Los obstáculos para la continuidad de los procesos de paz en Colombia”, dicho documento se divide en tres partes. 

Dentro del anexo incluyen varias interceptaciones que permiten evidenciar como Néstor Humberto Martínez (fiscal de la época) permitió que la Fiscalía participara en el operativo e incluso dejó que se usara cocaína que había sido incautada para adelantar el montaje.

De acuerdo con el autor, Marlon Marín, habría inducido a Jesús Santrich, a que se involucrara en un negocio ilícito que tenía como fin, deslegitimar el proceso de Paz que fue firmado en el gobierno del expresidente Juan Manuel Santos en el 2016.  

Para la Comisión fue importante esclarecer las razones por las cuales querían entrampar el Acuerdo de Paz y según el anexo, este entrampamiento desató un nuevo ciclo de violencia y puso en riesgo la implementación de la firma, lo que impulsó a muchos guerrilleros a volver a las armas. 

Dentro del informe se confirmó la participación de un oficial retirado del Ejército, teniente coronel Gustavo Adolfo Calvache Prado, quien fue protagonista en dos ocasiones de provocar una crisis de desacreditación del Acuerdo de Paz. 

La Comisión de la Verdad le hizo seguimiento al teniente coronel Calvache Prado y por cinco fuentes diferentes ratificó su participación en una conspiración en contra de la Jurisdicción Especial para la Paz y en el caso de Santrich. 

Así las cosas y teniendo en cuenta el duro golpe que sufrió el Acuerdo de Paz, de acuerdo con Milano Jimeno, podría concluirse que la DEA en compañía de la Fiscalía se asociaron para que esto sucediera, y como consecuencia de esto se multiplicaron las disidencias y los asesinatos  los firmantes del Acuerdo de Paz.