Exsoldado relató ante la JEP cómo se cometieron falsos positivos en alianza con el paramilitarismo

En medio de la audiencia de reconocimiento, subcaso Costa Caribe, en la que comparecen al menos 12 convocados que desempeñaban diferentes rangos militares desde 2002 en el Cesar, el ex soldado Yeris Andrés Gómez, relató varios detalles de las reuniones, órdenes y operaciones que se dieron para dar de baja a civiles, mientras hizo parte del Batallón La Popa del Ejército Nacional.

Yeris, quien se encuentra privado de la libertad por otros hechos, reconoció su responsabilidad en los crímenes que le imputó la JEP y aceptó que dejaron como víctimas a decenas de indígenas kankuamos y wiwas, además de campesinos.

Como lo ha hecho en otras declaraciones, el exsoldado responsabilizó al Coronel Publio Hernan Mejía de ser uno de los hombres que daba las órdenes y de tener alianzas paramilitares con ‘Jorge 40’.

Gómez manifestó que eran estos altos mandos quienes daban los premios y permisos por estas operaciones. «Hasta el presidente de entonces Uribe Vélez pedía resultados, tropa que no daba resultados no tenía permisos. Y esa era la seguridad democrática, matar a personas inocentes, que nada tenían que ver en el conflicto».

Según contó, cuando él cometió su primer ‘falso positivo’ fue premiado con 100 mil pesos y toda la tropa fue llevada a comer arroz chino. Dinámica que se replicaba con otros uniformados a quienes “daban viajes para Cartagena, San Andrés,  pistolas como premio, fiestas y reuniones con trabajadoras sexuales»-

Además relató que en cierta ocasión salieron por orden del entonces comandante Mejía a un puente donde había un supuesto retén ilegal. En ese puente simularon un combate y bajo el puente encontraron tres cuerpos que ya llevaban varias horas de haber fallecido.

En su escalofriante declaración también relató que, en octubre de 2002, hubo un enfrentamiento con un grupo paramilitar donde, con conocimiento de los comandantes, asesinaron a combatientes que habían quedado heridos y ultimaron con tiros de gracia a otros 9 que habían capturado vivos, esto luego de que el Mayor Ruiz recibiera una llamada del ex Presidente Álvaro Uribe Vélez, quien denunció la presencia de 18 guerrilleros del ELN en la hacienda El Socorro.