Fico no espabiló para apoyar a Rodolfo Hernández

Por: Rigail Romero

Después de la contundente derrota electoral del representante del establecimiento Federico Gutiérrez, muchos Senadores y líderes que lo acompañaron salieron a celebrar eufóricos como si realmente hubiesen ganado. No alcanzaron a guardarle luto a su candidato cuando ya estaban mandándole mensajes de apoyos al ingeniero Rodolfo Hernández con la esperanza de juntar fuerzas para tratar de impedir el ascenso al poder del líder del Pacto Histórico.

El temor a Petro todavía da vueltas en la cabeza de muchos votantes y estos se vieron seducidos por un personaje que solo dice lo que los ciudadanos quieren oír, sin importar si lo que dice es coherente o no, la verdad eso lo tiene sin cuidado, lo importante es cautivar al ciudadanos que quiera un cambio aún sin profundizar en propuestas concretas.

Federico Gutiérrez no tiene ninguna opción distinta a intentar conservar su dignidad  y algo de vigencia política y decide, en forma automática y sin espabilar, adherirse al que  ocupó el segundo lugar en los comicios presidenciales. El único candidato donde se podrían acomodar los miembros de la coalición de Equipo por Colombia es donde el ingeniero Rodolfo Hernández, considerando que con él podrían garantizar un mínimo de posibilidad al conservar el “statu quo” y frenar la latente  posibilidad de la llegada al poder del proyecto progresista.

Muchos Uribistas están felices porque ven en Rodolfo Hernández una tabla de salvación, no les importa  que los traten como la amante, que los nieguen en público para guardar las apariencias con tal que en privado les mantengan  sus privilegios.

La alegría y el triunfalismo de la coalición de gobierno, como si hubieran ganado, contrasta con lo mesurado de los líderes del Pacto Histórico. Sin embargo, de ninguna manera la mesura se puede entender como derrotismo, pero no se pueden demorar en tomar decisiones para definir las nuevas estrategias que lleven a un triunfo histórico al senador Gustavo Petro.

Quedan tres semanas para derrotar al Antipetrismo, representado en los Uribistas y los ciudadanos que le temen a Petro, que creyeron en las mentiras repetidas  fabricadas desde el establecimiento, construyendo la matriz de opinión: Que iban a expropiar las pensiones y patrimonios, acabar con los subsidios a los sectores vulnerables,  entre muchos otros mitos que están lejos de la real propuesta de Gustavo Petro.

Es en este momento, donde debe aparecer el líder que guía el camino, ya los representantes del establecimiento mostraron sus fichas, en mi concepto un poco apresuradas fruto de la desesperación, lo cual es apenas entendible, pero no es menos cierto que la certeza con la que actúe el líder del Pacto Histórico marcará las diferencias y alumbrará con sus decisiones el camino del triunfo para una Colombia progresista.