‘Fico’ es víctima del espionaje del Chapulín Colorado y por eso el Consejo Electoral abrirá investigación

Por Germán Navas Talero y Pablo Ceballos Navas

Nunca habrá democracia en los países donde la protesta social se reprime matando o hiriendo estudiantes.

Hay personas que sin involucrarse se chiflan. Eso es ni más ni menos lo que parece que le aconteció a pachito Santos, exembajador de Colombia en USA y mandadero de Trump. Ahora decidió pontificar desde una universidad en La Florida y se vino sin lanza en ristre contra todos los componentes de la izquierda colombiana que no han hincado su rodilla ante la imagen del redentor Uribe, y les critica que afirmen que en Colombia no hay democracia. Aquí lo que hay es una elección de ricos para seguir dominando a los pobres, y los pobres son los que votan, pero no eligen; para él la única democracia al parecer es la de los falsos positivos de Uribe. Pobre pachito, qué lástima, se nos chifló.

En Twitter está la intervención gaminezca de pacho Santos con las vulgaridades que obviamente acostumbran los seguidores del Centro Democrático. Si los griegos hubieran supuesto de lo que eran capaces las democracias a la colombiana, nunca se hubieran inventado ese sistema de gobierno. Que nos excusen los griegos por la concepción de democracia que tienen los seguidores de pacho Santos y el mismo pacho.

Y como estamos adentrándonos en problemas psiquiátricos, creemos que el sub-presidente Duque también requiere una visita al consultorio de un loquero, pues solo a él se le ocurre decir que gracias a su gran presión sobre Venezuela fue que Biden resolvió negociar con Maduro y arreglar parte de los problemas con Cuba. Unos extranjeros que nos comentaban diversos hechos noticiosos decían que era el colmo de algunos periodistas al hacerle eco a estas fantocherías del ‘pre’, pues está claro que fue la presión por la falta de carburantes lo que obligó a Estados Unidos a bajar la guardia, morigerar las sanciones a Venezuela, y asumir una posición más sensata frente a Cuba.

Le preguntamos a un psiquiatra si Duque sería capaz de creerse las mentiras que él mismo se inventa, a lo que nos respondió que la falta de litio, en algunos casos, hace que las personas terminen como Esopo: fabulando; es decir, hablando con los animales. Por otro lado, estamos deseosos de saber cuántas millas tiene ya en su tarjeta de vuelos el señor Duque y su hermanito, pues ahora se fue a decir barbaridades a Inglaterra y quién sabe a qué otros lugares del mundo con el presupuesto nacional. Definitivamente, Ivancito se nos descocó. Cuando se retire del cargo –en agosto– parece que buscará que le den puesto como auxiliar de vuelo en una empresa aérea, ya que lo que él prefiere es estar siempre por las nubes.

Tal es el gusto de ivancito por los aviones que decidió dejar de fabricarlos de papel y prefirió en cambio comprarse algunos con destino a la Policía Nacional. Pero estas aeronaves no las regalan, ¡estas nos cuestan plata! Pero no son aviones de combate, son aviones para pasear. Ahora sí los altos oficiales –y también los bajitos– tendrán unos súper jets parecidos a los que usaba James Bond, para que vuelen de un lugar a otro controlando desde el aire las manifestaciones estudiantiles; pues se dice que la razón de la compra de estos aeroplanos es para controlar situaciones como las que se presentaron en Bogotá, Cali y otros lugares, ante la protesta del pueblo por las reformas que quería imponer este mal-gobierno.

(… te voy a comprar un avioncito para volar… canción que sin ningún cariño le dedicamos a ivancito y que ustedes –apreciados lectores– pueden escuchar aquí)

Así las cosas, los del ESMAD se podrán subir a estos avioncitos y desde arriba practicar con caucheras a ver cómo les espichan los ojos a los manifestantes, pues en eso es especialista la policía anti-disturbio. Y cuando se les inquiere por haber dejado a tantísimos estudiantes tuertos, dicen que “en tierra de ciegos, el tuerto es rey”.

Se han puesto ustedes a pensar ¿cuántas escuelas, cuántas becas estudiantiles y cuántas camas hospitalarias podrían comprarse con lo que cuestan estos avioncitos? Son miles de millones de pesos desperdiciados; pero que se haga la voluntad del emperador, que los esclavos obedecen, pues la suma de la que se nos habla supera los 190 MIL millones de pesos.

La información que descubrió este derroche surgió de la mente de la periodista investigadora Paola Herrera (@PaoHerreraC), quien en la emisora W Radio denunció que son seis (6) aviones, tres (3) de ellos ejecutivos de lujo. Y nos cuenta la misma Paola Herrera que los aviones se comprarán a tres compañías: Río Sur, y dos empresas araucanas, a pesar de que sus negocios no tienen nada que ver con aeronaves. Aunque hay mutismo por parte del gobierno se sabe que ya se firmó el contrato para la compra de tres de estos avioncitos. Necesitamos que el periodo de Duque termine lo más rápido posible, porque de lo contrario no nos quedará dinero ni para comprar la ración alimenticia de Nieve, que es la perrita consentida de la casa.

Interesante entonces nos pareció el tuit de Luis Alfonso Mena (@LuisMena7) quién cuenta que la policía dice necesitar de aviones para reprimir la protesta social. Ja, Ja, Ja.

–Cambiando de tema–. Chisme bueno el que nos cuenta Eduardo Montealegre, ex-fiscal general de la Nación, quien descubre las intrigas de nuestro Néstor Humberto Martínez –alias ‘doctor Cianuro’– al estar promocionando a su discípulo, Fabio Espitia –acusado de acoso sexual en la U. Externado–, para conseguirle a este una chanfita de magistratura en la Sala Penal.

La política está hirviendo y los uribe-duquistas no saben a quién hacerle combo, pues originalmente miraron para el lado de Fajardo, pero este ni fu, ni fa; entonces decidieron que, como ya no les sirve para nada el dinosaurio Zuluaga, necesitaban un ‘microbús’ de segunda mano, y se montaron en el de alias ‘Fico’ Gutiérrez; pero fue tanto el aire que le echaron –como a bomba de piñata–, que se les terminó desinflando, y ahora entonces tratan de tomar otro impulso y salen corriendo a ver si el ingeniero Rodolfo Hernández los monta en su ‘micro’ candidatura; pues según ellos, con el ingeniero Hernández sí llegarán al poder.

Lo grave es que cuando mejor iba Hernández en la contienda se le apareció Ingrid Betancourt, quien se ofreció a aliarse con el piedecuestano, y ahí sí salieron con el dicho: si la bruja Zascandil se aparece en casa de los siete enanitos, los enanitos sacan a patadas a la bruja. Y es que parece que a nadie le llama la atención que la Betancourt le dé ni su apoyo ni su bendición, puesto que, para muchos, ella no sería elegida ni en un reinado barrial de la simpatía.

Un veterinario nos decía que las encuestas políticas en Colombia son más mentirosas que el embarazo fantasma de las perritas en celo cuando no han podido quedar embarazadas.

Pero dejemos que las cosas se sigan calentando mientras llega el día de las elecciones, pues hasta el momento el que aparece como fijo –siempre y cuando no haya fraude– es Gustavo Petro (@petrogustavo).

–Y no podía faltarnos el tema de ciudad–. Tuvimos oportunidad de ver el metro de Panamá, el cual ya tiene dos líneas subterráneas. La parte elevada solo está fuera de la ciudad; les quedó espectacular, y la reconstrucción de la zona vieja quedó tan bonita que nada tiene que envidiarle al viejo San Juan. Si el tramposo de Peñalosa no nos hubiera goleado con su TransMilenio, ya tendríamos metro; y no estaríamos mendigando la genial obra de arquitectura de la mentirosa Claudia López, quien dibuja líneas azules en el suelo mientras dice estar “construyendo” ciclovías.

Para destacar: El sainete del Chapulín Colorado buscando la grabación en una cinta es lo más parecido al sainete que montó alias ‘Fico’ para decir que las gentes del pacto histórico lo estaban espiando con un balastro de una lámpara led.

Miren acá el video

https://www.youtube.com/watch?v=aDNWCohcqvM

Adenda de nuestro colaborador invitado, el exmagistrado José Gregorio Hernández (@josegreghg): Hay diferencia entre el contrato de trabajo y la esclavitud. Entre el empleador y el amo. Entre el empleado y el siervo.

Están muy equivocados los empresarios que se consideran dueños de los votos y de las preferencias políticas de los trabajadores. El voto es secreto y libre. El constreñimiento al elector es un delito.

¡Hasta la próxima semana!