Operación Artemisa: Otra cuestionada operación militar  

 Los senadores Antonio Sanguino e Iván Cepeda realizaron un rueda de prensa, en la que mostraron material y un resumen detallado de lo que fue el operativo a manos del Ejército en Puerto Leguízamo, Putumayo, pero lo que llamó la atención fueron unas nuevas denuncias realizada por el senador Cepeda.  

Varias comunidades del Caquetá han coincidido que ha habido uso desmedido de la fuerza por parte de los militares del Ejército al desarrollar la Operación Artemisa, que tiene como objetivo combatir la deforestación, preservar áreas protegidas, sin embargo, se realizan quemas de viviendas y abusos a la comunidad.  

El senador Iván Cepeda recolectó información sobre uno de los operativos de la operación realizada por el Ejército, ejecutado el pasado mes de marzo, en el Cabildo Indígena La Esperanza, ubicado en la vereda El Triunfo, San Vicente del Caguán, Caquetá. 

En uno de los videos compilados se denuncia que, el 5 de marzo integrantes del Ejército y de la Policía ingresaron al Cabildo Indígena La Esperanza e incineraron dos viviendas pertenecientes a campesinos de dicho Cabildo, en el hecho capturaron a varias personas. 

Al siguiente día, miembros de la comunidad pertenecientes a las veredas El Triunfo y el Diamante, se movilizaron con el fin de dar con el paradero de los capturados del día anterior, allí iba el líder Julián Andrés Suárez, no obstante, los campesinos fueron recibidos con ráfagas de fusil,  las municiones impactaron en el cuerpo del líder y de tres personas más. 

Ante esto, los militares manifestaron que los campesinos iban armados y que por esta razón accionaron sus armas, en pocas palabras justificaron el asesinato de líder indígena y los otros tres campesinos. 

En un tercer video,  muestra como miembros del ejército están manipulando el cuerpo sin vida del líder campesino Julián Andrés Suárez, que yacía en el piso, allí siendo desnudado por un uniformado que tiene guantes de látex, una campesina les pregunta por su proceder y lo soldados no saben qué responder, teniendo en cuenta que hay entidades encargadas de realizar estos procedimientos, según lo dicta la ley. 

Otro caso parecido se presentó el pasado 22 de abril en Mapiripán, Meta, miembros del Ejército que al parecer habían puesto dinamita en las casa de los habitantes de la vereda Unibrisas del Iteviare, con el fin de recuperar esta zona de reserva ambiental. 

La comunidad de esta vereda denunció, que como consecuencia de la explosión varios animales domésticos murieron y sus casas quedaron completamente en ruinas, así lo narró un mujer habitante de esa vereda. 

Se supone que la operación Artemisa, es una operación que pretende recuperar el espacio y mitigar la deforestación, sin embargo, en los dos casos los militares ejecutan su labor de manera cuestionable, no solo para el medio ambiente que supuestamente defienden con el operativo, sino también con las comunidades que allí se acentúan.