Las víctimas tendrán como su representante a un victimario

Por: Germán Navas Talero y Pablo Ceballos Navas

No por vestirse de militar se es valiente.
También lo es quien se enfrenta a la realidad con palabras.
Quien dice verdades a quienes se las merecen.
El valiente nunca es encubridor.

A los líderes sociales habrá que tratarlos bien, o por lo menos pedirle a la fuerza pública que les pegue pasito. Esa parece ser la conclusión del gobierno nacional tras la publicación del informe elaborado por la Oficina de la Alta Comisionada de la ONU para los Derechos Humanos, en el que la situación de buen o mal nombre de las fuerzas de seguridad colombianas no es nada buena. En esta investigación no aparecen como malos los estudiantes, sino quienes les pegaban a ellos, uniformados armados que en opinión del ministro del Interior eran los maltratados. Compartimos una preocupación que incluyó Naciones Unidas en esta publicación y es que, como van las cosas, si nos descuidamos, las curules destinadas a las víctimas del conflicto armado terminarán en manos de los victimarios. No tiene ninguna justificación que el hijo de Jorge 40 –que no es Jorge 20–, de nombre Jorge Rodrigo ‘Yoyo’ Tovar, tenga todas las posibilidades de ser elegido como representante mientras los otros candidatos a esa circunscripción (Nº 12 Transitoria Especial de Víctimas, que integra los departamentos de César, La Guajira y Magdalena) no puedan salir de sus casas por amenazas, como lo contó La Silla Vacía. Eso sí, con el perdón de los ministros Palacios y Molano, es vergonzoso.

Fuera de lo anterior, don Jorge 20 ha estado siempre en muy buenas ‘chanfas’. Ha trabajado en el Congreso, tuvo puesto en la presidencia de la República y recientemente cobró nómina en el ministerio del Interior como coordinador de víctimas de la entidad. Justo es decir que el joven Tovar nunca ha aumentado la tasa de desempleo. Según nos cuentan, goza de prestigio y buena fama entre los altos funcionarios del gobierno Duque. De ello se concluye que si usted está desempleado, en vez de pedir recomendaciones a sus profesores o conocidos lo haga al muchacho Tovar o algún integrante de su poderosa familia. Tenga por seguro que ya está colocado.

En estos días se le apareció la virgen al candidato Barguil, pues Viviane Morales le dio su bendición y –tan querida ella– en el anuncio de respaldo destacó su gran labor legislativa. Lo afirmado por Viviane parece desconocer las investigaciones publicadas el año pasado que demostraron que Barguil fue el congresista con mayor número de ausencias y de excusas médicas. Dicho de otra forma, el joven se la pasaba enfermito, con lo cual no se entiende en qué momento pudo hacer las gestiones que ahora Viviane le arroga. Te equivocaste Moralitos, puede que con tu respaldo en tu iglesia lo reciban con aplausos y le den premio por su puntualidad, pero el resto del país no lo hará.

El premio a la excelencia jurídica de la semana se lo ha llevado el autor de un titular en El Espectador que decía “Robo de mascotas: ¿hurto calificado o secuestro extorsivo?”. Los estudiantes de Germán y nuestros asesores jurídicos dijeron que con gusto le darían al autor de esa frase una clase de derecho penal. Primero, porque el robo no existe en el Código Penal desde hace mucho tiempo. El Código de 1936 sí contemplaba el robo, que es ni más ni menos que el hurto con violencia y que hoy vimos ya que es calificado, pero, señor periodista, el “robo de mascotas” no existe, puede haber hurto sobre las mascotas. ¿Y de dónde saca usted el secuestro extorsivo? Es cierto que hay una medida cautelar en derecho civil denominada secuestro y que se refiere a cuando el juez, para proteger los intereses del acreedor, resuelve quitarle la cosa a quien la posee y entregársela en calidad de secuestre a un tercero. En materia penal el secuestro puede ser simple o extorsivo, sin embargo, el secuestro en nuestro Código tiene como sujeto pasivo –o víctima– a un ser humano, nunca a un animal. Pueda ser que ahora estos genios que asuman la función legislativa desperdicien una neurona y les dé por inventarse el secuestro de mascotas. Ojo, que nosotros adoramos a nuestras perritas, pero también adoramos el derecho penal y no nos gusta que los futbolistas lo pateen.

No sabíamos que el día del amor y la amistad se había trasladado a marzo aquí en Colombia, dado que su símil, el día de San Valentín, no se celebra en el ducado de Iván. Decimos eso porque por estos días el señor Duque anda de beso en beso con un señor Bezos, viajando en un helicóptero oficial y posando para los periodistas. Dicen que el señor Bezos –apellido que para nosotros podría ser de dudosa ortografía– se encuentra en Colombia porque está interesado en cuidar el Amazonas. Si esa es su verdadera empresa, se equivocó de compañero, pues Duque no se distingue exactamente por el buen cuidado de este territorio, y durante su gobierno ha autorizado prácticas nocivas para el medio ambiente como el fracking, así como se ha opuesto a decisiones judiciales que buscan proteger los ecosistemas, como la prohibición de las aspersiones aéreas con glifosato. A pesar de todas las mentiras que diga en los foros internacionales, sigue sin aprobarse la ley que acoge el Acuerdo de Escazú por oposición del partido de gobierno y las veces que ha llegado a discusión en la Cámara de Representantes no ha habido el menor interés de parte del señor encargado de estos asuntos en el gobierno nacional, en tanto no se le ha visto en los debates. Mientras escribimos esta columna, el acuerdo permanece guardado en un cajón de la secretaría general a la espera de una nueva legislatura y de un nuevo gobierno.

Es cierto que a Duque le quedan solo 24 semanas en el poder, pero es mucho el daño que en este lapso puede cometer. Como no creemos en los filántropos, sería bueno que nos contaran la verdad sobre qué diablos andaba haciendo Bezos en Colombia, pues nadie da besos así porque sí. Preguntamos aquí y acullá y nadie nos dio información sobre los intereses de Bezos y sus muchos pesos –y uno que otro beso–.

Como cierre, en Bogotá la cosa para la Cámara va a estar buena. Hay dos candidatos que tienen mucha simpatía: son Katherine Miranda (@MirandaBogota), quien con su verbo ‘abudinear’ hizo diana en un chanchullo –merecido aplauso– y Juan Carlos Losada (@JuanKarloslos), un gran defensor de los animales y del medio ambiente. Llegará el domingo y sabremos si los bogotanos contaremos con el honor de tenerlos a ambos en la Cámara de Representantes por otros cuatro años.

Adenda:

¡Sin palabras!

Adenda 2: Fuentes de alta confiabilidad nos indican que la razón de tantos besos por parte del señor Bezos en Colombia tendría que ver con el conglomerado empresarial de los ahora también magnates Tom y Jerry. Ya tendremos para ampliar esta información.

If you found an error, highlight it and press Shift + Enter or click here to inform us.