LA PIETÀ LE CASCÓ AL CÉSAR

Por Germán Navas Talero y Pablo Ceballos Navas

No todo lo que vuela es un pájaro,

puede ser Superman o un avión lleno de lagartos.

Esta no fue la semana de las caricias para César, no el de los romanos, sino el de los pereiranos, ubicados al lado del Otún. Resulta que al fin explotó y con sobrada razón ‘La Pietà’ y mandó a freír espárragos a quien funge como propietario del partido “cachiporro”. Ella sostiene que el romano y su hijo Simón –no el Bobito, sino el que aprendió a leer en un borrador de una reforma a la Justicia (reforma que se barajó como parece que le pasará ahora a la del bello puerto de mar)– en fin, papá y filio, han vivido siempre del Estado, con ubre aquí y allá. El partido provee avales a quien la pareja diga y maldicen o bendicen a su antojo. Ahora César ha resuelto confesar pecado que no conocemos y asevera que, si a su íntimo Alvarito lo condenaren, también deberían condenar a los demás expresidentes. Así las cosas, que nos cuente cuál fue su pecadito y qué sabe de los otros, para que se les encierre en una mazmorra a toditos.

Esto es lo que se concluye cuando César hace tamaña confesión. No es invento de nosotros. Ahora Piedad, descendiente del mártir de Santuario y héroe de las batallas de la independencia: Córdoba, le saca los chiros al sol, lo trata de inútil, y otras cosas más. Piedad Córdoba (@piedadcordoba) textualmente dice:

“No soy yo la que me retiro del liberalismo colombiano. Usted retiró al Partido Liberal de la vida política de Colombia. No puedo militar en un cadáver insepulto. Ud enterró 150 años de historia con su desastrosa gestión que se ha hecho además sempiterna…” En otro de los apartes de la vaciada, le dice: “Es hora de recordarle que Ud también es artífice del gobierno catástrofe de Iván Duque cuando sediento de burocracia llamó ilusionado a votar por el Centro Democrático en segunda vuelta.”

Aquí puede ver la carta completa de Córdoba a Gaviria.

Los que conocen al ‘Ave, César’ dicen que se acurrucó en el rincón de los castigados, pues al parecer, todo lo que ‘la Pietà’ le dice en su misiva es cierto, y por eso lo dejó mudo. Sería bueno que nosotros los curiosos supiéramos qué más piensan esos lagartos que se dicen liberales en el Congreso y que se comportan como fascistas de exposición; votan por acabar con las leyes de garantías; votan por patear la justicia, y todavía se dicen cobijados por el manto del liberalismo.

Toca reír como los pícaros ratoncillos de La Cenicienta… “ji ji ji”.

Como diría el costeño: “con zipote vaciadón se largó ‘la piti’ del cadáver insepulto”. El país fue testigo de la orfandad total en que quedó Piedad Córdoba cuando el mojigato Ordoñez –haciendo goles desde la Procuraduría contra la democracia– sancionó injustamente a esta senadora liberal, y el presidente de ese partido ni una mínima protesta ante tamaño desafuero. ¿O era que Ordoñez le conocía algún pecadito oculto al señor Gaviria y por eso él no se atrevió a decir que era absolutamente inconstitucional la medida del inquisidor que marginaba a Piedad de la política?

Estamos intrigados en saber qué fue lo que le calló la boquilla al señor Gaviria que nunca defendió a su copartidaria.

Piedad… Los que te conocemos aplaudimos tu regreso a la política y esperamos que por lo menos gastritis les dé de la piedra a Gaviria y a Ordoñez.

–Ahora, cambiando de tema, o de rumbo, como diría el niño perdido– qué tal, chinos, el paseíto que se dio el preduque a Glasgow llevando una patanería completa en el avión, y decimos patanería porque podría ser sinónimo de colección de patos, pues 150 de estos especímenes llevó el primer mandatario en el avión presidencial. Y no podía faltar el más lagarto de todos: el señor Juan Carlos Pinzón, exministro de Defensa y embajador en gringolandia que se colinchó en el Duque-jet. Decimos Duque-jet porque esto nos recuerda que cuando López Michelsen q.e.p.d., adquirió el foker, distinguido con el FAC 001, para estrenarlo dio una vueltecita por Europa y trasteó algunos lagartos que querían montar en avión y ahí se le vino el mundo encima; y los columnistas de humor como Alfonso Castillo, Klim, entre otros, bautizaron el avioncito como el Fonsijet. Ahora le pondríamos a este el ‘Iván jet’. No olvidemos que aquí, hasta chef y auxiliar de cocina lleva el dux, para que la comida no le cause estragos en su delicada panza.

Le sugerimos al preduque que por razón de la altura lleve unas cuantas pastillitas, de esas antigases, pero no los lacrimógenos, porque el Esmad no va en ese el avión.

La lista de colados es impresionante y ha sido publicada en varios medios; y se pregunta uno ¿a qué va tanto lagarto? Porque no creemos que a todos los vayan a dejar entrar al salón de recepciones y, sabiendo que esos 150 son colombianos, quien quita que les pidan el certificado de policía.

Durante su paseo el dux anunció la siembra de 180 millones de árboles en su periodo. Es la mentira que le hemos oído y por eso le daremos el premio nobel, pero también de mentiras. Claro que nuestro investigador, alias ‘pacho’ Cristancho, sostiene que esto podría ser cierto, ya que esos arbolitos los está sembrando junto con Claudia López, la arborizada del siglo.

Los entendidos auguran éxito a la conferencia del cambio climático a la cual contribuirá Colombia con creces después de que el preduque haga una escala en Dubái para hacer algún negocito contaminante con los árabes de turbante y arena. A veces pensamos que sería mejor para Colombia que se quedara del todo por allá, estudiando cualquier cosa, ya que para presidente no sirvió.

Cuando uno piensa en el primer mandatario se recuerda que él tiene un gabinete de brillantes ministros, uno de ellos, el ministro del interior. –Cada vez que me hablan del min-interior yo pienso en los calzoncillos, ya que a esos nuestras mamás los llamaban “ropa-interor”; luego, si alguien habla del ‘ministro – calzoncillo’, debemos entender que se trata de él–. Pero lo que sí nos dio risa fue su falta de conocimiento jurídico penal, pues cuando nos dio la chiva que será obligatorio el porte de certificado de vacunación contra el Covid-19 para ingresar a ciertos espectáculos y a lugares públicos, y le preguntaron que qué le pasaría a quien falsifique un carné de vacunación él, sacando pecho y sin colorearse, contestó: “se le acusará de un delito penal”. Ja ja ja, señor ministro. ¿Acaso hay delitos civiles o comerciales? Para su información los delitos –salvo el hijo chiquito de Delio– son penales. Aquí en esta columna dictaremos clase de lo que quieran, pero eso sí, tendrán que matricularse y estudiar ¡vagos!

Pero volviendo a Glasgow… fue mucha la lagarteada de Duque para darse un pique de nudillos a manera de saludo con Biden. Si no toca a Biden, si no hace coquitos para que lo vean, se habría venido frustrado. No le podría contar a sus nietos que un presidente demócrata de los Estados Unidos osó tocar nudillos vs nudillos. Estos encuentros con presidentes gringos nos recuerdan el asalto de Pastrana y Uribe al sanitario de Trump, para que les picara un ojo.

Pero como el ridículo no falta, encontramos un twitter de Paola Herrera (@PaoHerreraC) en el cual nos cuenta el sumun de la ridiculez y autobombo, cuando el ministro de Justicia –recién salido del Consejo Superior de la Judicatura y recién llegado al ministerio de Justicia– prepara “un muy merecido” reconocimiento para el fiscal Barbosa y otros de sus secuaces en la Fiscalía; esto para exaltar su consagración, su sapiencia, su lucha contra la impunidad. Nosotros agregaríamos de nuestro caletre: “y su fracaso como Fiscal y como Fiscalía”.

El pasado fin de semana en el diario El Tiempo el ex-fiscal Gómez Méndez afirmó que “el sistema fracasó por la forma como se estableció. El trasplante del sistema se hizo mal y por eso hoy la Justicia no es más ágil que antes”.

Hay que recordar que El Tiempo no es ningún periódico de oposición, sin embargo, dedica una página completa a una dura crítica contra ese engendro que les ha dado por llamar “reforma a la Justicia”.

No hay derecho a este ridículo. Se nos dice que en Colombia hay un 95% de impunidad, ¿será que si lo condecoran llegará al 100% y obtendrá el Récord Guinness? Señor Ruíz, trabaje, coja oficio, vaya y mire el engendro de reforma que están haciendo, opine. En realidad, cuando uno ve este ridículo no dan ganas de llorar sino de morirse de la risa. Esa condecoración al Fiscal y a la Fiscalía, según la fotocopia de tuit, se haría por decreto y el encabezamiento dice: “Presidente de la República”. No sabemos si Duque también la firme.

Sería bueno que al respaldo de ese decreto se recogieran autógrafos, y de pronto completar así el número de firmas que requiere Fajardo para poder inscribir su candidatura, pues los verdes no están como muy inclinados a darle el aval. Algunos verdes sensatos dicen: “con un fracaso que tuvimos, ya es suficiente”.

Nos informan a última hora que los ponentes de la reforma a la Justicia, para ponerle seriedad a su sainete de proyecto, han resuelto que para ser Procurador General de la Nación se requiere ser del Opus Dei y tener la bendición de Piedad Córdoba.

En materia de capacitación jurídica se exigirá haber estudiado Derecho en la misma universidad que le dio título universitario a Peñalosa y a Macías, porque se considera que, con todo lo que aprendieron allí, bien podrían ser fiscales generales o conductores generales de Transmilenio.

Para terminar con el tema Glasgow, encontramos por Twitter una simpática broma en la que se afirma que los 180 millones de árboles anunciados por el preduque hacen alusión a los 180 millones de hojas de coca que han florecido durante su gobierno.

Adenda: Este fin de semana El Tiempo, en su sección Bogotá metropolitana, publicó estas dos notas:

C:\Users\francisco.cristancho.CAMARA\AppData\Local\Microsoft\Windows\INetCache\Content.Word\1 (1).jpeg C:\Users\francisco.cristancho.CAMARA\AppData\Local\Microsoft\Windows\INetCache\Content.Word\1 (2).jpeg

Una, justo detrás de la otra. No podemos negar que alcanzaron a confundirnos, ya que no sabíamos si ‘Joaco’ realmente era un ‘rey’ o el ‘rey’ se convirtió en payaso; todo por la visita de la ambientalista tala-árboles, Claudia López.

Nos gustaría que nos aclararan entonces con cuál ‘rey’ fue el que se entrevistó la alcaldesa, si con el rey de los payasos o con el rey de España.

¿Invitará doña Claudia tala-árboles al Rey a pegarse un viajecito en su modernísimo y anticontaminante sistema de transporte… ¡TransMilenio!?

 

If you found an error, highlight it and press Shift + Enter or click here to inform us.

1 Comment on "LA PIETÀ LE CASCÓ AL CÉSAR"

  1. Jorge Lopez G. | 10 noviembre, 2021 at 8:55 am |

    Hola, encontré un mínimo error:

    «…
    Cuando uno piensa en el primer mandatario se recuerda…»

    Obs.: uno «se» acuerda o simplemente recuerda, pero nunca «se recuerda»; es decir, el verbo recordar no es reflexivo mientras el verbo acordar(se) sí.

    Atentamente

    Jorge Lopez

Comments are closed.