Mientras Disney busca a Nemo aquí estamos buscando a Anatolio

Por Germán Navas Talero y Pablo Ceballos Navas

Los ignorantes copian todo lo que les suena extraño, por eso ahora el carro nuevo es de ‘alta gama’ y cualquier tienda es ‘emprendimiento’.

Bienvenido al circo romano, donde las fieras perseguían al cristiano para ingerírselo.

Hay quienes afirman que los cristianos eran más o menos como los guerrillos de la época, pero lo dejamos a su imaginación. Algo parecido se vio en el circo de la Plenaria de la Cámara de Representantes. Todas estas fieras, ávidas de contratos, corrían a ver cómo se engullían –entre todos– la ley de Presupuesto. La domadora, una señora Jennifer Arias –o la ‘ternera a la llanera’– les indicaba cuáles eran las piezas que tenían que morder y dónde estaba la carnecita de los contratos.

A los ingenuos de la oposición que creyeron que con ideas se podía competir contra la barbarie, les fue muy mal. Por poco los sacan a patadas por honrados, pero en fin… ese era el circo que había que presenciar.

¿En últimas qué paso? Obviamente se comieron el presupuesto; se lo van a repartir; y todavía hay uno que otro detrás de un pedacito que no alcanzaron a llevarse.

Pobre país con este Congreso que no tiene opiniones sino contratos, y unos representantes o congresistas a quienes no les interesan las ideas sino conseguir una idea para que les den contratos. Los ministros, como espectadores del circo, muy contentos de ver que el objetivo se había conseguido, que podrán feriarse los contratos, con la absoluta seguridad de que así habrá reelecciones.

Colombia: bienvenida a la reelección después del circo de la contratación.

Cuando veíamos aquel circo y lo que pasó, recordamos una película llamada “buscando a Nemo”. Ahora diríamos que el título sería:

“La llanera solitaria buscando a Anatolio”.

Este capítulo es muy chistoso. A pleno grito, en la plenaria del prevaricato, la presidente gritaba “¡Anatoooooliooooo vooooote sííííí!”. Asustada estaba ‘la pres’ de que de pronto este despistado se le saliera del redil y votara “NO”, como lo había sugerido Navas Talero.

Haga clic aquí y diga si esto no le produce risa.

Debería realmente darles pena a quienes a este caballero eligieron para que le enseñen por lo menos a escuchar y votar a conciencia y no obedeciendo órdenes.

Cómo sufrirían los griegos si resucitaran y vieran que su invención del Congreso y la democracia fracasó estruendosamente en el país de las vakis ¡las vakis sagradas! Donde se vota lo que mandan y no porque les entiendan.

El retrato de este país nos lo dio el lenguaje futbolístico de un profesor en Barranquilla que, para no rajar a sus alumnos y permitirles “repechaje” –lenguaje futbolero– les cobra la tontería de 500 mil pesos. Precisamente en la misma ciudad donde los votos se compran baratos; o si no, pregúntenle a doña Aída Merlano.

Pero lo gracioso no es que este sinvergüenza haga eso, sino que compare la trampa con el ‘repechaje’. ¿Todavía estará ese sinvergüenza como profesor en esa universidad de Barranquilla?

Esperamos que como homenaje a este ingenioso tramposo algún desocupado del norte componga el vallenato de ‘el repechaje’, ya que como en Colombia todo es fútbol y trampa, quedaría perfecto.

Hay brincos espectaculares, como el de las ranas tropicales, especialmente esas gigantescas de las selvas; pero no tanto como el de una china tan querida como la Ibargüen (@tripleCIbarguen) quien después de un triple salto espectacular y en una pista sucia, cae sentada exactamente en un partido que para algunos se está desbaratando, y que es una hez política. Allí fue donde cayó, después de su triple salto mortal, la querida Caty.

Caty, tus triunfos merecían un salto en un mejor lugar. No dañes lo que todos te aplaudimos. No puedes ignorar el pasado de quienes conforman ese partido que nació como un homenaje al innombrable.

Está tan desbarajustado ese partido que personas tan respetables como Roosvelt Rodríguez (@RoosveltRodri) han preferido saltar antes que continuar acolitando lo que en este rincón político se cocina.

Pero el mejor chiste, grammy político y nobel de la tontarronería, lo cometió la vicepresidente, nominada “canciller” por algunos periodistas que se inventaron ese inexistente cargo aquí en Colombia –y aprovechamos este espacio para recordarles una vez más que “canciller” no existe en este país–, la disculpa que ella da para referirse del pasado, presente y futuro de su esposo, es que su “único pecado” fue haberse casado con ella. Si ella lo dice, debemos creerle, y aceptarle entonces sus buenas relaciones con el fantasma, etc., etc., etc.

Eso sí. ¡Martuchis tiene todos los requisitos para ser uribista! Nosotros no nos inventamos esto. Miren la intervención de ella durante la plenaria de la Cámara de Representantes. Los pobres de Colombia le estamos pidiendo que nos ayude a abrir una cuenta de ahorros en un banco de un paraíso fiscal para evitar que el ministro de Hacienda nos robe los 92 mil pesitos que nos quedan en nuestras humildes cuentas corrientes. Vicepresidente, Ministra, ex–MinDefensa, por favor, no hable más, porque cada vez que lo hace la embarra más que Caterine en pista mojada.

A propósito… Sería bueno saber si con todas sus lagarteadas, Martuchis logró al fin su propósito de conseguirles abogado a esas pobres almitas cautivas en Haití.

Adenda: Se le reblandeció el cerebro a quien parecía que no lo tenía. La alcaldesa insiste en que los bogotanos no podemos tener carro, sino que tenemos que montar en la bicicleta que ella monta… ¡una sin barra! Esperamos que ella devuelva todos los carros oficiales y se dedique a trotar y montar en su ‘bici’ femenina. Tal vez algún día tengamos un alcalde que quiera de Bogotá una ciudad moderna.

Razón tenía un viejo periodista bogotano que decía que Bogotá era linda, pero cuando Peñalosa era chiquito.

Y una de última hora…
Hasta los delincuentes presidiarios votaron SÍ para tumbar la ley de garantías. El congresista Gustavo Puentes, de Cambio Radical, que –según informan– está actualmente detenido, votó afirmativamente a ese engendro de presupuesto.

 

If you found an error, highlight it and press Shift + Enter or click here to inform us.

1 Comment on "Mientras Disney busca a Nemo aquí estamos buscando a Anatolio"

  1. Excelente columna. Como siempre haciendo claridad a los vergonzosos eventos que ocurren en el
    Congreso por culpa del uribismo.

Comments are closed.