El gabinete colombiano se parece al circo de enanos gigantes de Pedro el Grande

Por: Germán Navas Talero y Pablo Ceballos Navas

Los Tonton Macoute –o paracos al servicio del sistema– no son invento exclusivo de Haití. Aquí en Colombia también se dan.

Tamaño favor le hizo la Corte Suprema de Justicia en su Sala Penal a Álvaro Uribe Vélez. Le quitó un gran problema de encima cuando manda para la chirona a Luis Alfredo Ramos. Y si decimos que le hizo un favor es porque Luis Alfredo era uno de los candidatos a la Presidencia de la República con la bendición de Uribe; y este se sentía muy seguro de recoger la votación del uribismo y hacerle contrapeso así a los otros candidatos como la Cabal, Nieto Loaiza, etc., etc.

Al tener que apartarse, Luis Alfredo le quita esa inquietud a Uribe y lo deja descansar un poquito. Claro está que Ramos tiene en sus manos una solución, la cual es postular a su delfín, quien también tiene aspiraciones presidenciales (Ya fue senador). Así pues, se le volverían a complicar las cosas al ex-presidiario –perdón– al ex-presidente, y quedaría como un domingo de ramos: lleno de palitos como espigas, pero nadita de flores.

Ese señor Ramos era tan hincha de Duque que basta mirar un tuit del entonces precandidato en el cual afirmaba: “Nos honra el respaldo del doctor Luis Alfredo Ramos, una persona de gran trayectoria política que tanto le ha servido al país. Él nos va a acompañar con su liderazgo en este proceso para ganar la consulta este 11 de marzo y llegar a la presidencia este 2018”. Como de ese tuit se deduce, Ramitos le hizo buena campaña al Dux, porque para ellos Iván Duque era el hombre indicado –indicado pero por Uribe–. ¿Entonces como le quedó el ojito, Dr. Duque, con su recomendación del señor Ramos? ¿La acepta todavía? ¿Sigue con el mismo concepto o se arrepiente de lo dicho?

Las cosas, definitivamente, no están tan fáciles para Uribe como marcapasos que es del corazón del Centro Democrático.

Ahora, dentro de las linduras de este gobierno, montaron el negocio de la exportación de mercenarios para cometer toda clase de desaguisados, como aconteció en Haití, donde estos nuevos Tonton Macoute, resuelven meter las narices y sus pistolas criminales en un gobierno que nada tenía que ver con este paraíso de virtudes que es Colombia.

Al pobre presidente haitiano, Jovenel Moïse, estos nuevos Tonton Macoute lo asesinaron en su casa y parece que le robaron hasta el reloj que portaba, mientras la cínica y desocupada vicepresidente, quien se acomoda el cargo de “canciller” –ignorando que en Colombia dicho cargo no es más que otro invento de la fantochería periodística. (Insistimos en que aquí lo que existe es el ministerio de Relaciones Exteriores)– no hace más que abogar por ellos.

Cuando uno ve el gabinete de Duque y repasa la historia, debe acordarse de aquel circo de enanos gigantes que tenía Pedro el grande en Rusia; acá estos ministros –enanos de conocimientos– son gigantes de la barbaridad. Luego el término que acomodaron a los enanos de Pedro el grande le cae como anillo al dedo a los miembros de este gabinete, espacialmente a doña Martha Lucía, quien todos los días llora porque no mandan un avión de la Fuerza Aérea Colombiana a rescatar a ese ejemplo de colombianos que son los sicarios que están a buen recaudo en Haití.

La señora Martha Lucía, de raros vínculos parentales con el narcotráfico, insiste en que la Defensoría del Pueblo debe costear la defensa de estos criminales allá en Haití. Según ella, y su combo narco-paraco, a estos pobres colombianos acusados solamente de un homicidio, no les están respetando sus derechos humanos. Tal vez aquí en Colombia tampoco se los respetan a muchos rebeldes que, por una u otra razón, cayeron en manos de la justicia vengativa, que es la que le gusta al uribismo:

“¡Que les den duro a esos izquierdistas!”

“¡Que les saquen los ojos a esos estudiantes izquierdosos!”

“¡Que los mate la Policía, que eso no duele!”

Pero eso sí, pobrecitos estos criminales que están en Haití.

Realmente, los autores de esta columna, vamos a hacer una vaki para que martuchis y sus copartidarios le consigan abogado a estos angelitos recluidos en las mazmorras haitianas.

–Por otro lado– Muy triste debe estar Uribe con la pichoneada de su fórmula vicepresidencial –más conocido como pachito Santos– cuando se afirma que él también estaba lagarteando para que no le aplicaran la caducidad al contrato de Centros Poblados, pues se dijo que este llamó a interceder para que no se aplicara dicha caducidad y ese contratico se lo dieran a unos gringos amigos del expresidente Trump, y suponemos, amigos también de pachito. Parece que la Karen Abudinen, ya con la piedra afuera, no les aceptó la intriga y el contrato en mención sí caducó.

–Y otro datico relacionado con Luis Alfredo– Por si no lo sabían ustedes, el último chisme es cierto: ya el cuñado nesticor está organizando unas votaciones al aire para que las gentes pidan, en manifestaciones y en protestas, que suelten a Luis Alfredo porque es inocente. Lo que haya dicho la Corte tiene sin cuidado al cuñadito del presidente. Él lo que quiere es que se borre de la mente de los colombianos que su cuñado andaba recomendando y haciéndole elogios a Luis Alfredo Ramos, y aceptando su colaboración para llegar a la presidencia. Ahí están los videos donde se ve y se escucha lo que el candidato cuñado y hoy presidente cuñado, decía del prócer Luis Alfredo.

–Pero siguiendo con otras perlas– Parece que las féminas le quieren organizar una encerrona al Dr. ‘bonos’ Carrasquilla y están demandando su designación en la Junta del Banco de la República porque este nombramiento es violatorio de la ley de cuotas para las mujeres. Y es que ese puesto que le dan a Carrasquilla lo tenía una mujer –quien como cosa curiosa era de la esposa del candidato a la presidencia (Fajardo II) – Alejandro Gaviria– y al ella retirarse pues obviamente la vacante debía ser para otra mujer. No he visto la protesta por parte de un montón de señoras que hicieron en contra de Hollman Morris para dañarle la alcaldía y sí se quedan calladas ante este atropello en la Junta del Banco de la República. Ahí sí vale la protesta. Salgan a la calle, protesten. Exijan que esa cuota se les respete.

–Y ya finalizando– Muy graciosa e ingeniosa nos pareció una foto aparecida en la columna de noticias de Luis A. Mena la cual copiamos, reconociendo que nosotros no somos los autores.

Notas finales

Damos la bienvenida, desde esta modesta columna, a la reaparición de la Revista Cambio que ha de dirigir nuestro amigo Daniel Coronell (@DCoronell). Estaremos pendientes de esta publicación, como hemos estado siempre pendientes de todo lo que es producto de nuestro gran amigo.

Y ya que en párrafo anterior nos referimos a Hollman Morris (@HOLLMANMORRIS), le felicitamos por la gran acogida que ha tenido su candidatura al Senado. Estaremos pendientes de cómo le va en su campaña. Si se porta bien, de pronto hasta votamos por él.

–Y ya para cerrar– A estos uribistas nada les hizo el negocio de las notarías para Yidis y Teodolindo a cambio de la reelección de Uribe; son tan descarados que ahora están agarrados, el aparecido ministro del Interior –engendro de Peñalosa–, pidiendo que esa notaría 24 se la den a su mamá, y la parentela de Uribe, –por el lado del Uribe paraco: Mario; quien pagó condena–. El señor Mario Uribe quiere que esa notaría se la den a sus hermanos.

¡Lindo país de sin vergüenzas este!

El resumen de este sancocho de inmoralidades nos lo da en este video el senador Yezid García (@yezidgarciaa):

https://twitter.com/yezidgarciaa/status/1444297616678871047

 

If you found an error, highlight it and press Shift + Enter or click here to inform us.

2 Comments on "El gabinete colombiano se parece al circo de enanos gigantes de Pedro el Grande"

  1. Como siempre excelente la columna.

  2. Una columna excelente que resume brevemente el acontecer nacional. Nadamos en un lodazal de mierda propiciado por la banda de uribe y los secuaces del marrano Duque

Comments are closed.