El Palacio del Colesterol, un símbolo gastronómico y del fútbol capitalino

Por: Heidy Sánchez Barreto

Hablar del Palacio del Colesterol es sin duda hacer referencia a un lugar característico de Bogotá. Es un mítico espacio que está simbióticamente relacionado con el futbol, la comida tradicional capitalina y los encuentros de amigos y familiares en las previas a los partidos y los análisis posteriores a los encuentros deportivos.

Este sitio, que lleva constituyendo a la ciudad por más de 60 años, también es donde generaciones de familias han configurado su lugar de trabajo con tal de garantizar un sustento para vivir. Allí, con fraternidad y sin importar el equipo de fútbol que juegue en el “coloso de la 57”, atienden a su clientela con una sonrisa y productos de calidad. Entrar al Palacio a deleitarse con un cuchuco de trigo con espinazo, una sopa de arroz, una picada o la famosísima fritanga, es un perfecto acompañamiento para el ritual del fútbol capitalino, motivo por el que, sin importar si los partidos son los fines de semana o entre semana, el público se concentra en este lugar tradicional.

Como es sabido, el Estadio Nemesio Camacho El Campín es uno de los epicentros deportivos de mayor relevancia en la ciudad, es por ello por lo que se ha venido proyectando su adecuación integral, que no solo implica el estadio, sino los parqueaderos, el Campincito, las canchas de tenis aledañas y también el Palacio del Colesterol. Desde el año 2019, en la administración de Enrique Peñalosa y a través de la figura de alianza público-privada (APP) se ha planteado su adecuación, con un monto aproximado de $450.000 millones de pesos de inversión y la entrega a los privados por un periodo de 30 años del usufructo del Complejo El Campín.

A partir de la llegada a la administración de Claudia López, el Distrito solicitó a los privados la inclusión de la sede de la Filarmónica de Bogotá dentro del Complejo, lo que demoró los tiempos de entrega de la propuesta de remodelación. El pasado 31 de agosto del 2021, se hizo entrega de los diseños a la administración distrital, los cuales actualmente están siendo estudiados para la aprobación y suscripción del contrato de APP para la construcción, con inicio de obras posiblemente para el año 2023.

Existe un consenso frente a la necesidad de innovación y reforzamiento de la infraestructura de la ciudad, pero hay una gran preocupación sobre cómo bajo este discurso se está expulsando la tradición, la cultura y las comunidades de la ciudad, sobre todo a los más pobres o aquellos que se desenvuelven en la economía popular, en beneficio absoluto de los grandes empresarios. Este el caso del Palacio del Colesterol, el cual no es contemplado para la administración dentro de las adecuaciones de El Campín, lo que generaría la pérdida para la ciudad de este emblemático lugar y dejaría sin sustento económico a más de 40 familias que dependen de su funcionamiento.

Por tal motivo, se han adelantado mesas de trabajo desde el año 2020 entre el IDRD y las y los trabajadores de la economía popular organizados en la Asociación de Comidas Típicas del Palacio del Colesterol, buscando alternativas para la continuidad del Palacio. No obstante, hasta el momento no ha habido propuestas viables y concretas por parte de la Alcaldía, mientras la comunidad exige que se respete la historia y tradición que representa este espacio al significar un lugar para compartir alrededor del fútbol y la comida típica, permitiéndoseles su derecho al trabajo y a la reactivación económica, pues en este momento no cuentan con autorización para abrir en un contexto de crisis económica ahondado por la pandemia.

Es así como muchas voces se han levantado exigiendo preservar el Palacio por su significado para Bogotá. Por ejemplo, desde el Concejo se envió una carta firmada por 23 concejales y concejales solicitado la conservación del espacio, al igual que diferentes medios de comunicación, la fanaticada de clubes capitalinos y visitantes y, por supuesto, la Asociación de Comidas Típicas del Palacio del Colesterol. Toda esta ciudadanía ha hecho el llamado al Distrito en cabeza del IDRD y su directora Blanca Durán para que se busquen alternativas que incluyan al Palacio y las personas que viven de él dentro del proyecto de APP que se pretende constituir.

Esperamos que el clamor popular sea escuchado por la “Bogotá Cuidadora”. El Palacio del Colesterol es un patrimonio cultural, turístico, gastronómico y futbolístico de la ciudad que debe ser preservado y potencializado. Estaremos pendientes de la reunión del próximo 5 de octubre donde se definirá cómo se resuelve esta situación.

If you found an error, highlight it and press Shift + Enter or click here to inform us.