“Los mercenarios asesinaron a mi marido”: las primeras palabras de la primera dama de Haití tras el magnicidio

En las últimas horas se conoció un mensaje de voz de atribuido a Martine Moïse, la viuda del asesinado presidente haitiano Jovenel Moise, tras sufrir el atentado que terminó con la vida mandatario del país caribeño el miércoles pasado.

En el audio de dos minutos y veinte segundos publicado en su cuenta oficial de Twitter, Martine Moïse afirmó que está “viva” y denunció que aunque los mercenarios que mataron a su esposo están en la cárcel hay otros que quieren matar los sueños que tenía Jovenel para su país.

«Mientras hoy los mercenarios que asesinaron al presidente están en la cárcel, hay otros mercenarios que quieren asesinar el sueño del presidente, que quieren asesinar la visión del presidente, quieren asesinar la idea que el presidente tenía para el país», dijo la viuda del mandatario.

Además, en el mensaje, enviado desde el hospital Jackson Memorial de Miami donde Moise se recupera, relacionó el motivo del asesinato con el deseo del presidente de celebrar un referéndum para aprobar una nueva Constitución.

Estas fueron algunas de sus palabras:

«Siempre supe que desde que Jovenel se metió en la política él no estaría para mi sola, ese asesinato nos causa sufrimiento a mí y a mis hijos y yo sé que ustedes también lamentan ese asesinato».

«Ustedes saben en contra de quien estaba luchando el presidente, enviaron a mercenarios asesinar al presidente en casa con toda su familia porque quería agua, carreteras, el referéndum y elecciones al final del año para que no haya transición en el país», indicó.

«El presidente siempre creía en la institucionalidad, en la estabilidad como siempre lo ha dicho la estabilidad es el primero de los bienes públicos», señaló.

«Mientras hoy los mercenarios que asesinaron al presidente están en la cárcel pero hay otros mercenarios que quieren asesinar el sueño del presidente que quieren asesinar la visión del presidente, quieren asesinar la idea que el presidente tenía para el país», acotó.

«Veinticinco años de matrimonios, de vida común, esos mercenarios me lo han quitado nunca dejaré de llorar esa muerte, mi corazón está entristecido, pero ustedes no pueden dejar el presidente morir segunda vez, estoy en llanto por esa muerte, pero no podemos dejar que el país pierda su dirección».

 

If you found an error, highlight it and press Shift + Enter or click here to inform us.