Extrema preocupación de la CIDH por la grave crisis que atraviesa Colombia

La Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) este miércoles se volvió a pronunciar sobre la grave crisis que atraviesa Colombia y expresó su preocupación por la situación.

En un nuevo comunicado, condenó las violaciones de los derechos humanos que se vienen presentando en el marco de las protestas sociales, y le reiteró a al gobierno colombiano la necesidad de realizar la visita de trabajo al país por las graves denuncias de las que tiene registro.

Para la entidad internacional, en al menos mil de las manifestaciones que se registran desde el pasado 28 de abril se habrían presentado casos de «fallecimientos, desapariciones, y agresiones sexuales como consecuencia del uso desproporcionado e ilegítimo de la fuerza». 

Estos hechos se habrían registrado, especialmente, en ciudades como Bogotá, Cali, Pereira, Popayán y Yumbo, y han tenido afectaciones particulares en los pueblos indígenas, las mujeres y las personas afrodescendientes».

Además, la CIDH expresó su extrema preocupación por la pérdida de vidas en el marco de las protestas, que según los reportes de la Fiscalía y de algunas organizaciones de derechos humanos, las cifras varían entre 43 y 51 personas muertas durante las protestas del Paro Nacional.

Pero aquí no termina todo, la Comisión indicó que “encuentra extremadamente grave las denuncias sobre 132 personas que permanecen desaparecidas y respecto de las cuales la Fiscalía General de la Nación mantiene activado el mecanismo de búsqueda urgente”, así como lo por las denuncias de por lo menos 87 actos de violencia sexual cometidos presuntamente por agentes de la fuerza pública.

Del mismo modo, la CIDH también habla en su comunicado de los casi mil heridos que han dejado las protestas  y critica el uso de armamentos antidisturbios por parte de la fuerza pública que, » generan impactos indiscriminados en contra de los manifestantes», como es el caso del lanzacohetes Venom.

Por eso, recuerda al Estado Colombia que cuando la protesta se prolonga y se presenta una perturbación de la vida cotidiana, que afecta otros derechos de la ciudadanía, se deben facilitar todos los mecanismos de diálogo posibles.

«Cuando la eventual perturbación a la vida cotidiana en el seno de las protestas se extienda en el tiempo y escale a punto de comprometer la garantía de otros derechos como el aprovisionamiento de alimentos y el derecho a la salud, se acentúa el deber del Estado de facilitar todos los mecanismos de diálogo posibles, teniendo el uso de la fuerza como último recurso», dice.

En ese sentido, la Comisión condena categóricamente que en el contexto de las protestas se hayan presentado decenas de ataques a ambulancias y misiones médicas, dificultando el traslado de pacientes.

If you found an error, highlight it and press Shift + Enter or click here to inform us.