En Colombia los feminicidios aumentan sin solución por parte del Estado

¿Qué dice el Gobierno ante está barbarie?

Por: Las Mujeres de la Colombia Humana

El día de hoy lunes 15 de marzo de 2021, nos reunimos mujeres de los territorios olvidados de Colombia, con el acompañamiento de la Senadora Aida Avella Esquivel, la Representante a la Cámara por Bogotá María José Pizarro, y la Concejala Ana Teresa Bernal; para solicitarle al señor Presidente de la República Iván Duque Márquez garantías de protección para las mujeres víctimas de violencia intrafamiliar, mujeres lideresas que son amenazadas y mujeres víctimas del conflicto armado y sus núcleos familiares. Solicitamos que de manera inmediata se construyan y pongan en funcionamiento las casas de protección.

También solicitamos el respaldo y acompañamiento del Congreso de la República y ONU Mujeres, para garantizar que el gobierno cumpla con el deber enmarcado en la Ley 1257 de 2008 y 1148 de 2011.

La Senadora Aida Avella manifiesta que en la Comisión de Equidad de la Mujer del Senado de la República se han realizado varios debates denunciando maltrato por parte de funcionarios del Estado, las situaciones presentadas con las niñas en los campamentos militares que han sufrido agresión sexual. Es necesario cambiar el sistema para denunciar, ya que a las mujeres campesinas se les dificulta marcar y que las líneas de atención sean atendidas por mujeres especializadas en temas de protección. Conjuntamente hemos propuesto y que es vital que el Gobierno Nacional habilite las fincas que están en poder de las SAE en los territorios rurales para proteger allí a las mujeres campesinas y su núcleo familiar. Es importante que las mujeres campesinas puedan salir a trabajar y puedan contar con protección. Así mismo estamos trabajando en un proyecto de Ley que les garantice tener el 50% de los bienes que fueron adquiridos durante la convivencia porque generalmente salen sin nada.

La representante a la Cámara María José Pizarro expresa gran indignación por lo que ocurre al interior de nuestro país, históricamente vivimos en una sociedad profundamente patriarcal y machista donde las mujeres llevamos la peor parte, también el aumento dramático de violencia en contra de las mujeres en Latinoamérica, tanto la violencia física, psicológica, y en especial económica, porque las mujeres quedan en total desprotección cuando se separan de sus familias. Es necesario lograr la independencia y autonomía económica para que las mujeres no dependan de la pareja obligándolas a volver donde el agresor; que las mujeres puedan producir de forma autónoma sus propios ingresos y que puedan estar en entornos seguros. A veces no contemplamos la problemática existente en el acceso a la salud sexual y reproductiva. Es crucial mirar el aumento de embarazos en niñas y adolescentes tras la pandemia, para conocer lo que tuvimos que padecer las mujeres en el confinamiento, ya que existió un aumento de la violencia demostrando la situación de las mujeres al interior del hogar. No solo evaluamos la violencia política, conjuntamente realizamos una estrategia con varias parlamentarias latinoamericanas, llamada JUNTAS, que consiste en que las mujeres podamos plantear propuestas a nivel continental de políticas públicas y rutas de protección. Es aterrador que los feminicidios son el doble que el asesinato de lideres sociales, ya que mientras fueron 320 lideres asesinados, de los cuales 59 fueron mujeres, se presentaron 640 feminicidios. No tenemos rutas de atención diferencial en la Fiscalía, las mismas comisarías se han convertido en espacios violentos porque no existen rutas claras, ni espacios seguros, y las líneas de atención no son especializadas para dar respuesta a las 20.000 denuncias que realizaron las mujeres durante el 2020. Si evaluamos realmente cuántas de estas denuncias fueron atendidas, mostraría la gran impunidad de atención a las mujeres, convirtiéndose en un hecho gravísimo. Existen 1258 mujeres desaparecidas y más de 13.000 mujeres son amenazadas, esto muestra a qué nos enfrentamos realmente y lo poco eficiente y oportuno que han sido las atenciones a las mujeres que se han atrevido a denunciar al igual que los vecinos y personas cercanas que denuncian.

Es fundamental hacer una campaña seria para que las mujeres puedan denunciar, por medio de símbolos y estrategias pedagógicas eficientes. También una concientización social para que la atención se preste cuando un vecino o cercano denuncie, es imprescindible que cuando denuncien ellas y sus núcleos familiares sean puestas en lugares seguros. A pesar de que ellas denuncian no hay rutas de atención ni mecanismos para proteger realmente a las mujeres. Se necesita mayor capacitación para las personas que reciben las denuncias, y una transformación en el sistema judicial para que estas no terminen en una total impunidad.

Carolina Madrid nos cuenta que el motivo de realizar esta propuesta, es que paradójicamente ya existe una Ley de la República y que sólo estamos solicitando al Gobierno Nacional que se cumpla esta Ley para proteger a las mujeres que sufren violencia. Trabajamos con el Movimiento de mujeres Kurdas y con el movimiento feminista de Argentina; y nos pudimos dar cuenta que mientras el Movimiento de mujeres Kurdas realizaban la Campaña 100 RAZONES, donde denunciaban 100 feminicidios y en Argentina la cifra llego en el 2020 a 265 feminicidios, en Colombia la cifra es alarmante, 640 feminicidios y tristemente por parte de personas cercanas y conocidas por las víctimas, por las personas con las que conviven, por eso decidimos solicitar que se cumple algo que ya es Ley, y es que el Gobierno Nacional cumpla con su mision de proteger a las mujeres y nucleos familiares. Aunque no es una solución total, porque esta pasa por el cambio en el modelo educativo, por asegurar una renta básica, por cambiar el modelo de salud, porque las personas tengan garantías sociales para vivir con dignidad.

La Concejala Ana Teresa Bernal resalta el trabajo de las Mujeres de la Colombia Humana, nosotras como concejalas estamos en toda la disposición de apoyar estas iniciativas que se basan en hechos concretos, evidentes de que existe una situación crítica que vivimos las mujeres en la sociedad, y por lo tanto el Estado debe hacer todos los esfuerzos necesarios para protegernos. La pandemia ha evidenciado la situación real de las mujeres al interior de sus hogares, es importante ahondar en el tema de prevención, ya que parte de la problemática es un tema cultural, se está convirtiendo en un tema de solo mujeres, y no debe ser así, debemos trabajar con los hombres, con los padres, con los hijos, con los familiares y amigos, debemos trabajar con quienes nos agreden, porque no solo los hombres agreden, también hay mujeres agresoras, hacer un esfuerzo para que la relación entre hombres y mujeres puedan convivir en paz, exigir al estado todas las herramientas para protegernos y que se cumplan los protocolos porque existen mujeres que llaman insistentemente y no reciben respuesta ni ayuda de nadie.

Ana Cristina Muñoz informa que existe un equipo de trabajo de mujeres solidarias donde hacemos un trabajo voluntario en temas de desaparición, de violencia intrafamiliar, feminicidios y de acompañamiento a las familias. Donde buscamos crear una gran red de mujeres que nos apoyamos para evitar que aumenten los feminicidios y donde entre todas ayudamos a buscar las mujeres desaparecidas, invitamos a que todas nos comprometamos a abrir nuestras redes para poder buscar a las mujeres y niñas desaparecidas, ya que esta labor es solidaria y no está patrocinada por ninguna entidad.

Es crucial tener entornos seguros, por esto esta rueda de prensa es muy oportuna para solicitarle al Gobierno Nacional Casas de Protección ya y atención prioritaria para las niñas y adolescentes que no pueden denunciar porque dependen totalmente de sus padres. Si nos tocan a una nos tocan a todas.

Diana Mabel Montero nos dice que las mujeres avanzamos en las casas refugio, es un ejercicio que necesitan las autoridades porque quienes hemos tenido la oportunidad de estar al tanto de este tipo de circunstancias no hemos tenido los instrumentos necesarios, porque las autoridades encargadas de este tema no escuchan y no tienen el presupuesto. En Bogotá ha avanzado el tema pero para más de diez millones de personas es insuficiente y es una dinámica compleja de vulneración, es un llamado de atención para las autoridades nacionales, regionales y locales porque se necesita materializar lo planteado en las normas. Estas casas deben contar con capacitación, atención psicosocial y atención para su núcleo familiar, es vital que las mujeres tengamos donde llegar en caso de violencia intrafamiliar y no solo de apoyo de su red familiar.

En el encuentro las mujeres expresaron las diferentes denuncias sin resolver por las autoridades y que terminan en feminicidios.

A continuación compartimos la carta radicada el día lunes ocho de marzo ante la Presidencia de la República, el Congreso de la República y ONU Mujeres.

Colombia, 15 de marzo de 2021

Presidente

IVAN DUQUE MARQUEZ

[email protected]

ASUNTO: Derecho de Petición

Nosotras, las mujeres de Colombia tenemos la certeza que el Estado ha omitido el deber de protegernos como grupo vulnerable, lo cual se tipifica en una conducta omisiva que quebranta los principios de la Administración Pública y pone de presente la responsabilidad del Estado frente a la comisión del delito de feminicidio, tipificado en el Ordenamiento Jurídico Colombiano, ya que muchas mujeres que fueron asesinadas habían denunciado y el Estado se quedó inerme.

Por lo tanto, urge el actuar de las instituciones gubernamentales y organizaciones sociales para desplegar un campo de acción pedagógico en temas como casas de protección, violencia intrafamiliar, violencia de género, protocolos, que obtenga como resultado que la sociedad comprenda el significado de esta problemática y a su vez conozca y promueva las formas de prevención y alertas tempranas con ocasión de hechos violentos contra las mujeres. Lo anterior, debe hacerse con el apoyo de los medios de comunicación en su rol de impactar a la ciudadanía en general, que incide de forma mediática sobre su comportamiento social.

Hablando de cifras que registran este flagelo, las mismas no concuerdan con la realidad, se quedan en los subregistros, 228 feminicidios son las cifras oficiales del Gobierno, mientras que el resultado de observatorios como la red feminista antimilitarista muestra que son 630 feminicidios ocurridos en el 2020.

Esto evidencia cómo la institucionalidad se queda corta en la actualización de la información y por fortuna organizaciones independientes de mujeres se han esforzado por hacer un trabajo de registro de actualización en estos datos.

Según la red feminista antimilitarista esta es la información real que tenemos:

630 feminicidios solo en el año 2020

55 feminicidios en enero del año 2021

32 feminicidios en febrero de 2021.

7 mujeres trans asesinadas en lo que va corrido del año 2021.

En el país tenemos varias leyes de protección a la mujer, pero éstas están en el papel, necesitamos que estas leyes se cumplan y que tanto el Congreso como La ONU MUJERES sirvan como garante con el Gobierno Nacional para que en todo el  territorio nacional  se construyan las casas de protección a la mujer, tal cual lo ordena la Ley.

Cabe recordar que las Casas Refugio son centros de atención que brindan acogida y atención integral a mujeres y a su núcleo familiar cuando han sido víctimas de violencia al interior de la familia, según Ley 1257 del 2008, y a mujeres víctimas de la violencia en el marco del conflicto armado, de acuerdo  a la Ley 1148 de 2011.

La situación es compleja pues muchas mujeres víctimas de violencias intrafamiliar y/o social en el marco del conflicto armado existente salen de sus casas sin tener adonde ir, y el proceso de atención de instituciones como la Fiscalía y la Policía es demorado, además del trato inoportuno que el personal de estas instituciones brinda. Es importante destacar que solo el diez por ciento de la población tiene acceso a casas de protección, sin embargo estas no cuentan con los requerimientos que les permitan prestar un servicio de atención completo.

También denunciamos de frente, la violencia política que vivimos las mujeres del Movimiento político Colombia Humana, ya que nueve lideresas nuestras han sido asesinadas en los territorios. Estamos en alerta roja, porque no puede repetirse el magnicidio sucedido con la Unión Patriótica. Muchas de nuestras mujeres para salvar sus vidas han tenido que salir de sus territorios. Solicitamos tener especial cuidado con las mujeres de las poblaciones del Chocó, Nariño, Cauca, Llanos y Guajira que están siendo asediadas por grupos al margen de la ley siendo víctimas de toda clase de violencias y la vulneración permanente de todos sus derechos.

Otro tema de vital importancia son las desapariciones de mujeres que día a día se presentan en nuestro país. Es notoria la inoperancia de la institucionalidad, que en gran parte se da por la desarticulación entre los sectores que se supone, están presentes para abordar estas situaciones. También vemos la ineficacia de las líneas existentes para reportar emergencias por violencia contra las mujeres en los territorios y en las grandes ciudades. Lo anterior debe llevar al Estado a replantear de manera urgente los mecanismos de apoyo existentes generando una respuesta oportuna y eficiente ante estos hechos.

También, resaltar el trabajo individual y colectivo de muchas mujeres anónimas que sin remuneración alguna, realizan una gran labor para encontrar a mujeres que son reportadas como desaparecidas, su compromiso sólo es evitar que estas desapariciones tengan un desenlace  fatal, como ha ocurrido tantas veces.

3. EXIGENCIAS

En base a lo anteriormente expuesto, las Mujeres del Nodo SOMOS del Movimiento Colombia Humana hacemos las siguientes peticiones con condición de exigencia:

  1. Exigimos al Gobierno construir, dotar, y poner en funcionamiento en el menor tiempo posible, en todo el país, las casas de refugio o de protección como lo dictamina la Ley 1257 del 2008 y la Ley 1148 de 2011. Para que esto se cumpla, solicitamos a ONU MUJERES y al Congreso de la República hacer vigilancia constante del avance de esta solicitud o establecer un mecanismo de vigilancia permanente para el cumplimiento de las exigencias establecidas en la Ley.
  2. Exigimos que se preste atención personalizada y efectiva en las líneas de atención ya existentes para atender las denuncias por violencia hacia las mujeres, además de solicitar que se implemente este servicio en todo el territorio nacional, ya que una persona en estado de vulnerabilidad y en estado de shock emocional en el momento de llamar puede perder minutos valiosos al ser atendida simplemente por una máquina.
  3. Exigimos al Estado dar cumplimiento a lo establecido en la Convención Interamericana “Convención de Belém do Pará”, que Colombia ratificó el 29 de Diciembre de 1995 con la ley 248, por medio de la cual se dictan normas para sensibilizar, prevenir y sancionar todas las formas de violencia y discriminación contra las mujeres. En los artículos 8 y 9, de esta Convención se insta a los Estados signatarios a adoptar progresivamente medidas específicas o programas para suministrar servicios de atención especializados apropiados a las mujeres que son objeto de la violencia, a través de la acción de las entidades, de los sectores público y privado, incluyendo los refugios, con servicios de orientación y apoyo psicosocial para toda la familia, cuando sea el caso, así como el cuidado y custodia de niñas, niños y adolescentes que resulten afectados.
  4. Exigimos de forma contundente al Gobierno Nacional y a los Gobiernos Departamentales y Municipales, y a todos los entes del Estado que tengan que ver con esta problemática, cumplir y hacer cumplir la Constitución Nacional y todos los convenios realizados, tratados firmados, leyes aprobadas, decretos, normas nacionales e internacionales para erradicar la violencia contra las mujeres, con políticas y estrategías de Estado coordinadas con la Sociedad Civil.

Este derecho de petición de exigibilidad, lo radicamos las mujeres miembros del Nodo SOMOS del Movimiento Colombia Humana, hoy ocho (08) de marzo del año dos mil veintiuno (2021), ante el Gobierno Nacional en cabeza del Señor Iván Duque Márquez, ante el Congreso de la República y ante ONU MUJERES para sirvan como garante.

Esperamos respuesta a este Derecho de Petición tal como lo consagra la Constitución Política de Colombia en su artículo 23 y agradecemos la atención prestada.

Cordialmente,

Nodo Nacional de Mujeres de la Colombia Humana SOMOS

Con copia:

-. Congreso de la República de Colombia

-. Organización ONU MUJERES

 

If you found an error, highlight it and press Shift + Enter or click here to inform us.