Indignante caso de maltrato animal en el SENA de Malambo, Atlántico

MALTRATO ANIMAL

/yu

Denuncian como maltrato animal el procedimiento para supuestamente controlar perros agresivos que realizaban en el SENA sede Malambo, Atlántico. 

A través de un vídeo que circula en redes sociales, se pudo observar lo que sería un caso de maltrato animal en una sede del Servicio Nacional de Aprendizaje (SENA) en el departamento del Atlántico.

En las imágenes se registran un grupo de personas sometiendo e introduciendo a un perro vivo en una bolsa plástica la cual es sellada con cinta. En el vídeo se ven otras bolsas similares lo que supone contener otros animales en su interior.

El Grupo Especial para la Lucha Contra el Maltrato Animal (GELMA) de la Fiscalía adelanta las investigaciones pertinentes para determinar los hechos y sus responsables.

Por su parte, el director del SENA en el Atlántico, Víctor Arbeláez, a pesar de rechazar el maltrato animal, justificó estas acciones en un error de procedimiento

“Algunos de estos animales presentaron comportamientos agresivos que pusieron en riesgo a trabajadores por lo que un servidor que presta apoyo a la sede lideró una actividad con el fin de guardar la seguridad del personal administrativo y de vigilancia pero que lamentablemente terminó en un error de procedimiento”, indicó el director Arbeláez

Ante el indignante hecho, animalistas y ciudadanía en general que procedieron a la denuncia, exigen a las autoridades que establezcan las sanciones contra los responsables de esta crueldad animal.

If you found an error, highlight it and press Shift + Enter or click here to inform us.

1 Comment on "Indignante caso de maltrato animal en el SENA de Malambo, Atlántico"

  1. To fui funcionaria del Sena en Cartagena durante 20 años y en los Centros siempre se refugiaban perros de la caller que eran acogidos por el personal de vigilancia y de servicio y los trabajadores los protegíamos. Hoy se perdió toda sensibilidad y defensa de estos pobres seres. La crueldad del Coordinador y sus sirvientes no tiene límites. Si eran agresivos ¿por qué no llamaron a la entidad pùblica encargada de protegerlos para que se los llevaran a un refugio? Ojalá se aplique justicia en este caso, aunque aparentemente no tengan dolientes. Pero los dolientes somos todos los que defendemos a los animales. Palo con ellos.

Deje un comentario

Your email address will not be published.


*