¿Dónde está el Estado?

¿Dónde está el Estado?

Por:  Sebastian  Sora

El  Estado  colombiano  es  un  papá  machista  y  maltratador  que  se  gasta  la  plata  de  su  familia  en  parrandas  con  sus  amigos  mientras  deja  pasar  necesidades  a  los  de  su  casa.  También  es  ese  padre  ausente  que  nunca  ve  a  sus  hijos  y  no  los  respeta,  pero  les  exige  todo  el  amor  y  todo  el  respeto,  por  supuesto,  a  la  fuerza.  Es  el  típico  macho  que  habla  de  moralidad  señalando  a  otros  por  no  hacer  así  o  asá,  pero  es  infiel,  no  se  ocupa  de  sus  propios  asuntos,  roba,  asesina,  engaña,  trafica  con  droga  y  es  incapaz  de  sostenerse  por  sí  mismo,  es  el  más  inmoral  de  todos.

Hago  parte  de  una  pequeña  congregación  en  Bogotá,  tan  pequeña  que  los  domingos  no  superamos  los  30  asistentes  contando  a  niños,  niñas  e  invitados  ocasionales.  Hace  casi  dos  años,  dos  familias  de  migrantes  venezolanos,  los  González  y  los  Pérez[i],  empezaron  a  congregarse  con  nosotros.  Habían  salido  de  su  país  buscando  mejores  oportunidades,  entusiasmados  por  las  noticias  que  escuchan  sobre  Colombia  y  el  apoyo  que  el  gobierno  de  Iván  Duque  daría  a  la  población  desplazada;  sus  sueños  y  esperanzas  estaban  puestas  en  que  a  Maduro  le  quedaban  las  horas  contadas,  como  lo  había  prometido  el  gobierno  colombiano, pensaron  que  encontrarían  un  país  de  puertas  abiertas  y  grandes  oportunidades  de  vida  digna.

Sin  embargo,  ha  pasado  el  tiempo  y  Maduro  sigue  siendo  el  presidente  de  Venezuela,  las  oportunidades  de  retorno  cada  vez  se  ven  más  alejadas  y  el  Estado  colombiano  más  distante.  Como  las  sirenas  que  engañan  con  sus  cantos  a  los  marineros  para  luego  tirarles  al  agua  y  ahogarlos,  el  Gobierno  nacional  con  su  propaganda  traicionó  a  millones  de  venezolanos  para  hundirles  en  la  pobreza  y  mendicidad.

Volviendo al caso  de  los  Pérez  y  los  González,  estos se  han  visto  maltratados  en  varios  sentidos,  no  solo  durante  todo  este  tiempo  ha  sido  imposible  que  consigan  trabajo  estable,  a  pesar  de  ser  profesionales  con  amplia  experiencia  en  sus  campos  – ¿cómo  van  a  conseguir  trabajo  estable,  si  el  Gobierno  saca  el  decreto 1174  acabando  con  la  poca  formalidad  laboral  que  existe? -.  También,  se  han  visto  “echados  a  la  calle” más  de  una  vez  de  las  habitaciones  en  las  que  logran  que  les  arrienden,  tampoco  tienen  seguridad  social  y  en  medio  de  la  pandemia  no  recibieron  ni  una  sola  solidaridad  por  parte  del  Estado.

Ojalá  esos  fueran  los  únicos  casos,  pero  en  una  congregación  tan  pequeña,  hay  una  señora,  la  hermana  Cecilia,  que  por  problemas  de  salud  no  puede  seguir  trabajando,  ella  tiene  cerca  de  60  años,  pero  no  tiene  acceso  a  pensión  y  no  por  falta  de  esfuerzo,  como  pregonan  los  falsos  profetas  del  neoliberalismo,  sino  porque  se  ve  envuelta  en  un  sistema  que  menosprecia  el  trabajo  honrado  pero  que  muchas  veces  es  informal.  Hay  dos  familias  desempleadas,  una,  la  familia  Suarez,  con  una  pequeña  niña  de  3  años  y  otra,  la  familia  Rodríguez,  con  un  pequeño  que  nació  empezando  la  pandemia.  Al  igual  que  sucede  con  las  familias  venezolanas,  para  las  familias  colombianas,  no  hay  un  seguro  al  desempleo  ni  un  apoyo  por  parte  del  Estado,  gracias  a  que  sus  anteriores  trabajos  eran  informales.

La  familia  Rodríguez  no  cuenta  con  empleo,  está  integrada  por  personas    ex-habitantes  de  calle,  que,  por  lazos  eclesiales,  familiares  y  de  amigos,  lograron  superar  tal  condición,  pero  no  cuentan  con  un  proceso  de  resocialización  e  inserción  que  apoyé  su  proceso,  aunque  sea  no  uno  brindado  por  el  Estado  quien  continuamente  les  está  corrigiendo  y  diciendo:  ¡pórtense  bien!

Alguien  podría  pensar  que  esos  son  casos  aislados,  que  la  realidad  colombiana  es  otra,  pero  basta  con  acercarse  a  cualquier  congregación  pequeña  –en  las  mega  iglesias  es  más  difícil  hacer  este  ejercicio-  y  hablar  con  sus  asistentes,  se  encontrarán  con  muchos  casos  similares,  en  donde  la  desigualdad  y  pobreza,  que  deja  la  avaricia,  corrupción  y  guerra,  les  golpean  fuertemente.

Hace  poco  tuve  la  oportunidad  de  acompañar  a  la  población  de  la  Isla  la  Amargura  de  Cáceres,  Antioquia. Fueron  desplazados  por  grupos  paramilitares,  cerca  de  700  personas.  La  institucionalidad  llegó  rápidamente  a  atenderles,  pero  pronto  se  fue  e  insinuó  constantemente  a  que  volviesen  a  la  Isla,  un  lugar  en  donde  ya  se  han  metido  en  menos  de  un  año  3  veces  los  grupos  paramilitares,  disparando  contra  la  población,  reteniéndolos  contra  su  voluntad  y  hostigándoles  constantemente, – están  vivos  es  de  milagro -.  Les  dicen  que  vuelvan,  que  allá  está  el  ejército,  – la  única  manera  en  que  el  Estado  sabe  presentarse-.

¿Dónde  está  el  Estado  para  todas  estas  personas?  Está  de  compras  con  el  ESMAD  dándole  grandes  dotaciones  de  armas  con  eso  si  la  gente  protesta  se  les  puede  exigir  respeto  y  amor  a  la  patria, está  muy  ocupado  hablando  mentiras  en  la  ONU,  está  atareado  destruyendo  la  división  de  poderes  y  concentrando  poder  en  el  ejecutivo,  está  afanado  poniendo  a  sus  ministros  y  presidente  a  defender  a  un  exsenador  preso,  está  pendiente  de  lo  que  hace  el  vecino  Maduro,  está  de  fiesta  con  sus  amigos diciéndoles  que  tranquilos  que  él  les  presta  la  plata  que  necesiten,  está  en  todo  lados,  menos  ocupado  de  su  gente.

Pero  si  el  Estado  cumple  el papel del  padre  machista  y  maltratador,  la  sociedad  civil  es  la  mamá  cuidadora.  Nuestra  pequeña  congregación  de  30  personas  y  escasos  recursos  ha  logrado  colaborarles  a  las  familias  en  necesidad,  acompañarlas  en  sus  dolores  y  buscar  soluciones  a  sus  problemas.  En  la  Isla  la  Amargura,  las  iglesias  lideran  el  proceso  con  las  victimas  desplazadas,  de  igual  manera  acompañándoles,  aconsejándoles,  sirviendo  de  puente  para  hablar  con  papá  Estado.  Las  iglesias  no  son  las  únicas,  están  las  organizaciones  de  mujeres,  de  víctimas,  colectivos  artísticos,  y  demás  formas  que  con  amor  protegen  a  la  población  y  suplen  lo  que  el  Estado  hoy  se  niega  a  dar.  Son  las  organizaciones  las  que  abren  sus  puertas  al  extranjero  y  habitante  de  calle,  dan  auxilio  al  desempleado,  aconsejan  y  consuelan  a  las  víctimas,  dan  educación  a  los  niños  mientras  sus  padres  trabajan,  dan  soporte  psicosocial  a  las  familias  y  todo  lo  hacen  con  amor  y  vocación  de  servicio.

Tal  vez,  el  problema  no  sea  el  Estado  en  sí,  sino  quienes  lo  dirigen.  el  Estado  es  solo  una  herramienta  para  quienes  ejercen  el  poder,  es  decir,  el  Gobierno,  la  Justicia,  el  Congreso,  las  ias  como  Fiscalía,  Contraloría,  Procuraduría,  Personería  y  demás  instituciones.  Con  unos  que  ejerzan  ese  poder  de  manera  diferente  el  Estado  puede  ser  otro,  uno  que  no  maltrate.

La  alternativa  a  un  Estado  ausente  está  en  ser  la  madre  cuidadora  de  nuestra  sociedad.  Debemos  tener  claro,  que  una  mamá  tan  dedicada  a  los  suyos  no  necesita  de  un  maltratador  a  su  lado.  Una  sociedad  como  la  nuestra  merece  un  Estado  diferente,  uno  que  se  le  parezca  y  en  vez  de  estar  ausente  y  ser  un  maltratador  sea  una cuidadora.

  • Te puede interesar leer:

 

[i]  Los  nombres  y  apellidos  de  las  personas  han  sido  modificados  por  respeto  a  su  intimidad.

If you found an error, highlight it and press Shift + Enter or click here to inform us.

Sea el primero en dejar un comentario on "¿Dónde está el Estado?"

Deje un comentario

Your email address will not be published.


*