Entre la vida y la muerte no hay centro posible

Entre la vida y la muerte no hay centro posible

Por Gustavo Petro

Desde hace más de treinta años, Colombia vive de sacar petróleo y carbón igual que lo hace Venezuela y en general, sumando el gas, buena parte de América Latina.

Antes vivíamos del café que generaba muchísimo trabajo, que necesitaba esfuerzos centrados en el conocimiento y el trabajo y que, al sacar de la pobreza una parte importante del campesinado, generó el primer gran impulso para una industrialización que lamentablemente fue balbuceante.

Tuvimos una clase media campesina en el agricultor cafetero.

Pero las mismas élites de la política tradicional que vivieron del café, que muchas veces saquearon los fondos cafeteros, y que desataron una violencia para apropiarse del café que era apropiarse de la riqueza en el siglo XX, decidieron extinguir su cultivo y desbaratar el pacto cafetero mundial que defendía su precio internacional. Con sus vestidos de fino paño extranjero, nuestros gobernantes y sus tecnócratas decidieron abrazar el libre mercado que empobreció al campesinado cafetero, y acabó con el café.

Así en la zona cafetera, que dejó de serlo, las mafias del narcotráfico se enseñorearon, se acabó la Flota Mercante Grancolombiana que habíamos fundado con ecuatorianos y venezolanos, acabamos nuestros trenes, acabamos con Avianca que vendimos, acabamos con el Banco Cafetero, acabamos con la industria. El verdadero Juan Valdez fue reemplazado por Pablo Escobar.

Esa misma élite que no supo cuidar el café se lanzó al camino más fácil: abrir huecos para sacar los combustibles fósiles que la geología puso en el subsuelo. Para ello no se necesitaba de mucho trabajo y mucho menos de conocimiento, solo había que llenar de gabelas tributarias a las empresas petroleras y carboneras que vinieran del exterior para sacar por tubo o por tren lo que Dios o el planeta puso allí.

A cambio de sacar de los huecos, minerales energéticos basados en el carbono, un chorro de decenas de miles de dólares fluiría para repartir en una sociedad, como toda economía extractivista hace, aquí o en Venezuela, a veces equitativamente, las más de las veces inequitativamente. En Colombia se decidió repartir la mayor tajada a los más armados, a los más vivos, a los que más roban y matan.

Sin embargo, esa economía extractivista que parece tan fácil y tan pródiga en dólares, tiene un veneno mortal.

El consumo intenso de combustibles fósiles y el uso como materia prima para producir mercancías del petróleo y el carbón, genera unos gases en la atmósfera que mantienen, por su composición molecular, la radiación solar hasta por 200 años y más. Es decir, calientan el planeta, es lo que se llama gases efecto invernadero.

Como las cantidades arrojadas a la atmósfera son gigantes, ese cambio de la composición química de la atmósfera, eleva la temperatura promedio del planeta de manera irreversible por siglos, y, como sucede con el agua que arrojamos en un patio a la luz del sol, se originó un cambio monumental y a nivel planetario, en el ciclo del agua.

El calentamiento global provoca derretimientos del hielo y evaporación del agua líquida, principalmente de los océanos, en proporciones planetarias. Esos cambios planetarios del ciclo del agua ocasiona lo que se denomina el cambio climático.

El cambio climático es una agudización cambiante y violenta del clima tradicional del planeta: enormes huracanes, lluvias intensas, sequías pavorosas, derretimiento de hielos antiquísimos, van jalonando el diario vivir.

Al cambiar el clima de manera tan aguda, se rompen equilibrios vitales, de pronto se liberan virus que estaban atrapados en los glaciares; de pronto virus y bacterias antes inofensivos que habitan en los seres vivos se vuelven mortales; de pronto empiezan a desaparecer especies que eran vitales para otras especies; de pronto mueren los arrecifes que eran receptorios de la vida marina y el plancton; de pronto desaparece la comida de las grandes especies del mar; de pronto nos damos cuenta, científicamente, que está desapareciendo la vida del planeta.

El cambio climático, dicen los científicos, puede desaparecer toda la vida del planeta tierra.

Cuando se lanza una frase así, significa que no solo desaparecerá la vida ajena a la humanidad, la vida de los otros en el planeta, sino la especie humana.

Tamaña gravedad del asunto, es normalizada, como hacemos con la masacre y en general con todos los asuntos cercanos a la muerte, creyendo que eso sucederá en mucho tiempo, pensando que de todas maneras nos vamos a morir, que es un designio de Dios, que eso no es con nosotros,  o que alguien nos salvará.

Tales frases que construimos en el imaginario popular y que se vuelven el relato de nuestros políticos, nos conducen a la inercia, a la pereza de hacer algo, a pensar que otros harán algo para salvarnos. Confiamos en que pronto se inventarán la vacuna, idearán algo para mejorar el clima y que todo pasará como un anuncio de un mal sueño. O pensamos simplemente, que no es un tema para hablar o para escribir, que quienes lo hablan exageran o parecen locos.

Como no se le escucha una palabra de esto a Uribe, a Duque, al Ministro de Salud, o a la mayoría de senadores, suponemos que deben ser mentiras castrochavistas inventadas por Petro. Claro, no sabemos que toda una hermosa encíclica fue escrita por el Papa Francisco para alertar a toda la humanidad. Pero claro, lo olvidaba, también el Papa debe ser castrochavista.

Cuando nos anuncian el apocalipsis simplemente lo negamos para no preocuparnos con su cercanía.

Negar el cambio climático equivale al llamado a la inercia para no hacer los cambios imprescindibles que hay que hacer si queremos vivir.

Como nos dicen que en 200 años la humanidad desaparecerá si no hacemos algo en los próximos diez años, vemos tan lejanos esos dos siglos que desperdiciamos el tiempo de estos diez años que son, precisamente, los más claves, los determinantes, para salvar la vida toda en el planeta.  Elegimos Peñalosas y Duques, nos vamos por el camino fácil, no nos arriesgamos. Y así se repite en todo el mundo, se eligen los Bolsonaros y los Trump, se elige la codicia y la guerra, y se nos esfuma el tiempo vital en que aún se puede hacer algo, en el que aún se pueden cambiar las cosas. Preferimos el camino fácil, el camino del avestruz que nos lleva directo hacia el abismo general.

Como son dos siglos los que le quedan a la humanidad, pensamos que el problema lo padecerán aquellos pobrecitos que vivirán dentro de dos siglos. No nos preocupamos porque todos los hoy presentes ya estarán muertos para esa fecha. En realidad el egoísmo no nos permite preocuparnos porque la humanidad deje de existir.

Pero lamentablemente los males del cambio climático no sucederán en una fecha exacta, digamos en el año 2.220.  No. No habrá un día bíblico del juicio final. La humanidad se irá extinguiendo poco a poco. No son solamente los que vivirán en dos siglos los que se enfrentarán a la peor tragedia de la humanidad, su propia extinción, sino que seremos nosotros mismos, nuestros hijos y nuestros nietos los que sufriremos, cada vez con mayor rigor, las terribles consecuencias.

Esa mala experiencia no sucederá exclusivamente en islas lejanas que se sumergirán, o en EEUU que padecerá los huracanes en sus tierras petroleras, o en los malls de la Florida, o en su icónica Nueva York, no. También sucederá en nuestro propio país.

Cada día que pasa será peor. Nuestra existencia se deteriorará cada vez más, la enfermedad y el hambre, porque se desertizan paulatinamente las tierras fértiles del trópico, serán cada vez mayores. En cinco años viviremos peor que hoy y en diez mucho peor. Nuestros hijos, al contrario que nosotros con nuestros padres, vivirán mucho peor que lo que vivimos nosotros. Enfrentarán tragedias generalizadas que nosotros ni nos imaginamos, o que solo la vivencia de esta pandemia del covid nos permiten ya vislumbrar.

No es que yo sea apocalíptico, esto es lo que afirman miles de científicos en todos los países del mundo, y que nosotros, absorbidos, por el fútbol, o por Uribe, o por el rebusque del diario vivir, o por la masacre cotidiana, no escuchamos, o simplemente porque nuestra televisión no lo informa.

Si no hacemos nada, si nuestra conducta en todo el mundo es como la que asumimos en Colombia al votar por Peñalosa o por Duque; más vale malo conocido que bueno por conocer,decimos creyéndonos sabios; será irreversible el camino hacia el abismo.

Ese tipo de políticos que los pueblos eligen ahora, son ignorantes de este tema, lo niegan, están subordinados a poderosos intereses que son, precisamente, los responsables del cambio climático. Las grandes corporaciones de banqueros, del petróleo, del carbón, de la industria automotriz, del diesel y de la gasolina, tienen tanto dinero, que son capaces de adormecer a nuestro país y al mundo entero.

En este tema , como en muchos, nuestros políticos son iguales a Trump, a Duque, a Bolsonaro y a Maduro.

Por eso en Venezuela todo el plan de reactivación se centra en el llamado “arco minero”, es decir, en seguir saqueando cosas del subsuelo, en una región ambientalmente delicada. Cosas que puestas en la atmósfera nos matarán. Por eso Trump decide continuar un plan de inversiones en gasoductos para mantener viva la industria fósil gringa, así se ensucie la atmósfera, por eso los chinos siguen aumentando la demanda de carbón.

Por eso el Estado colombiano utiliza el dinero público para salvar Avianca, o estimula la extracción de carbón al reducir sus impuestos, o burla a la justicia para meter un mico en una ley que reduce las regalías a la actividad del fracking.

Ni un solo plan para reconvertir Ecopetrol en una empresa de energía limpia, ni un solo plan para reconvertir a los trabajadores del carbón de las minas de la Guajira y el Cesar en propietarios, con las comunidades indígenas, de la generación de energías limpias de tipo solar en la región que más sol recibe de toda Colombia.

Por eso todo lo que hace Duque es buscar cómo se saca más carbón y más petróleo, no importa que se sacrifique toda el agua de los territorios. El agua que se vuelve profundamente preciosa, precisamente, por los cambios del clima.

Por eso un Peñalosa solo propone más y más transmilenios a diesel y sabotea el transporte férreo eléctrico y por eso el famoso plan Marshall de Claudia no es más que un endeudamiento sin precedentes en Bogotá para hacer más y más transmilenios generadores del cambio climático, entre más y más gases efecto invernadero expidan.

Dirán que Colombia no es un gran responsable de la emisión de gases a la atmósfera por su raquitismo económico, pero no es cierto. Somos responsables, y mucho, a través de nuestra matriz exportadora. Al ser Colombia el quinto exportador mundial de carbón y exportar petróleo, nuestra exportaciones generan una buena cantidad de gases efecto invernadero en otras partes del mundo.

Es decir, que a diferencia del café, esta vez nuestras exportaciones ayudan a matar a la humanidad.

El carbón y el petróleo envenenan, mucho más que la cocaína que perseguimos.

Entonces, ¿qué es lo que hay que hacer?

Hay que dejar de emitir gases efecto invernadero, es decir, hay que dejar de usar el petróleo y el carbón.

En todo el mundo hay que cambiar el modelo de desarrollo y la concepción del progreso.

Como nuestra responsabilidad con la humanidad y con nosotros mismos está aquí, debemos hacerlo en Colombia y ayudar a empujar al mundo. Son diez años que tenemos para quitar la población de las zonas de mayor peligro: riberas de los ríos y quebradas, pendientes, áreas inundables, áreas muy cercanas al nivel del mar. Son diez años los que tenemos para recuperar y cuidar el agua, para ubicar en la tierra fértil del país, los cultivos para alimentar con nutrientes a la población.

Son cinco años que tenemos para cambiar la matriz exportadora de los hidrocombustibles a la agricultura y la industria. Esto implica basar nuestro desarrollo en la agricultura y la industria descarbonizada. Descarbonizada significa una agricultura y una industria que no usen ni el carbón ni el petróleo ni sus derivados. Este cambio de modelo de desarrollo quiere decir que depende del agua, el líquido vital, y que no se puede permitir que nada dañe el agua como pretenden hacer en Santurbán.

Cambiar en diez años nuestra matriz energética, que implica reemplazar todas las termoeléctricas por energía solar. La Guajira y el Cesar se vuelven prioritarias para las grandes granjas solares. Son diez años para cambiar los techos de asbesto de las casas por páneles solares. Es el tiempo que tenemos para reconvertir Ecopetrol, EEB y EPM en generadoras de energía limpia.

Tenemos diez años para cambiar nuestra matriz de movilidad en el transporte hoy basado en la gasolina y el diesel, hacia un transporte basado en la electricidad: los trenes, los metros y los tranvías, los taxis y motos eléctricas. La humilde bicicleta y el caminar alrededor de los cuales se debe construir el nuevo urbanismo de nuestras grandes ciudades.

Tenemos diez años para cambiar nuestra matriz de consumo, comenzando por la alimentación, dejar de consumir la carne de res, plásticos, aerosoles. En diez años el concepto de la riqueza tendría que pasar de la acumulación de cosas, a experimentar vivencias, entre ellas la cultura y el saber.

La fibra óptica, la universidad, la atención a la niñez, la salud preventiva cada vez más fuerte por el surgimiento de las nuevas enfermedades y epidemias, la siembra generalizada de árboles, la recuperación del agua, del bosque, de la selva, se vuelven la prioridad del desarrollo y no la ilusión de la autopista 4G o de la troncal de transmilenio de la ciudad.

Solo tenemos diez años para hacer esto, después será demasiado tarde. El cambio climático es irreversible y si no detenemos la emisión de gases efecto invernadero, se generará un efecto en cadena en todo el mundo que ya no podremos contener.

El mundo enfrenta entonces la necesidad de generar un gran cambio político para salvar la vida del planeta incluida la de la humanidad, la de nosotros, la de nuestros hijos.

La experiencia vivida en la pandemia, es la señal que la humanidad necesita para actuar.

Colombia debe escoger ese camino de cambio político. Somos nosotros los que más podríamos ganar, porque se generarían millones de puestos de trabajo, incluso para ocupar casi toda la población activa laboralmente, en la agricultura de alimentos con alto nivel de nutrientes, en la industria descarbonizada intensiva en conocimiento, en la extensión de la universidad y el sistema de salud preventivo en todo el país, en la conexión de fibra óptica a todos los hogares, en el cambio de los techos por los paneles solares que permitan que el hogar genere energía eléctrica limpia, en las vías férreas por hacer, en la conversión de las troncales de transmilenio en tranvías, en la siembra de millones de árboles, en el reordenamiento de territorio alrededor del agua, en la renovación urbana para densificar los centros y dejar de expandir el cemento sobre las tierras fértiles y los bosques que deberían rodear las grandes ciudades.

¿Quién puede decir que un plan así no es capaz de reactivar una economía? En EEUU a este plan le llaman New Deal Green. A este plan si que se le podría llamar un plan Marshall para la Vida. Pero más modestamente, este es un plan simplemente progresista.

¿Cómo se financia? Con el impuesto al patrimonio, con los impuestos a las importaciones de alto contenido o de grandes emisiones fósiles, con quitar las exenciones tributarias a los grupos del poder, con el impuesto al latifundio improductivo, con las reservas internacionales por encima del básico para garantizar las importaciones y el pago de la deuda, con la restructuración mundial de deudas.

Colombia tiene una tradición agraria importante, tiene una tradición larga de cultura laboral, tiene capacidad académica, tiene tierras fértiles, agua y sol, tenemos la base para iniciar ya la transición vital sobre la cual montar la paz y la democracia.

No hacerlo nos va a significar la muerte, hacerlo, la vida. Entre la vida y la muerte, recuérdenlo, no hay centro.

  • Te puede interesar leer: Fraude

If you found an error, highlight it and press Shift + Enter or click here to inform us.

24 Comments on "Entre la vida y la muerte no hay centro posible"

  1. Excelente y profundo análisis. Es una realidad que muchos se niegan a ver o a sentir. Algunos religiosos dirán eso ya está escrito en Apocalipsis o ya estamos viendo el principio del fin. Lo que si es cierto es que de cada uno y de todos nosotros depende parar la catastrofe

  2. Nos estamos autodestruyendo. De no actuar, nuestra desaparición será más rápida.

    • La economía cafetera tuvo aristas diferentes a las que plantea Petro. Para justificar su postura alternativa no tiene por qué mitificar la cultura cafetera; La llamada Violencia es producto de esa economía y los presidentes incluyendo Gaviria son expresión de la economía cafetera a excepción de Barco (petróleo). La ruptura del Pacto Cafetero fue en contra de esa élite que sin embargo defendía en ese momento el neoliberalismo. La “industria cafetera” fue dominada por intereses financieros transnacionales y la Oligarquía tradicional bipartidista.

  3. Carlos Villegas | 30 agosto, 2020 at 6:48 am |

    Magistral programa de gobierno por la vida.

  4. Es así pero no escluya ni minimice el papel que tiene la geología porque Colombia tiene los recursos para generar de todo sin estigmatizar una industria que trae muchos beneficios. Por otro lado ese futuro de paneles solares, de electroconectividad, movilidad eléctrica, trenes y rieles como se hace, pues con minerales que vienen de una mina así que no es cambiar un modelo por otro es trabajar conjuntamente por un mejor futuro.

  5. Cecher Herhu | 30 agosto, 2020 at 7:19 am |

    Gracias senador Gustavo Petro por estar siempre con la política de la vida, por recordarnos que hoy tenemos que ser parte de esa política, defender la vida es la tarea principal para ser Gobierno en Colombia, usted es un gran líder y cuente con el apoyo de TODOS LOS COLOMBIANOS que comprendemos que entre la vida y la muerte no hay Centro.

  6. Ramón David Jiménez | 30 agosto, 2020 at 7:20 am |

    Este es el programa de gobierno que necesita el país para el próximo cuatrenio. La narcopolítica, la oligarquía, sus aliados (esto incluye a los camaleónicos y tibios), se oponen a él porque sus intereses son otros. Todos se unen para que no llegue, porque esto traería un cambio positivo y ellos quieren que el país siga igual.

  7. Manuel J. Vivero Burgos | 30 agosto, 2020 at 7:22 am |

    En su excelente análisis, que se presagia no es invento, ya vivimos el malestar producido por el cambio climatico, que en 10 años sería catastrófico, si no se avanza en la utilización de energias limpias, minimizando con tecnologias que disminuyan la emoción de gases invernaderos producidas por petroleo y carbón, los cuales desapareceran en pocas decadas como energias por ser dañinas para la vida en nuestro hermoso planeta tierra.Solo con propuestas programaticas como las de Colombia Humana-UP, que Ud lidera, iniciaremos la defensas de la vida humana, animal y vegetal en nuestra Nación, un paso importante para la contribución de ella, en todo el Planeta Tierra.

    • Miller landy | 30 agosto, 2020 at 8:23 am |

      Siempre tan consecuente y tan veraz, tocando realidades que duelen y que no se quieren ver;necesitamos con urgencia un cambio en el modelo de país o nos hundimos

  8. Alejandro Álvarez | 30 agosto, 2020 at 7:26 am |

    Definitivamente, nunca me he equivocado con usted Doctor Petro, que visión de país y de mundo tiene, lo admiro profundamente y mi apoyo es incondicional hacia la presidencia, un abrazo desde Cartagena

  9. Gilberto Zaraza Arcila | 30 agosto, 2020 at 7:30 am |

    De acuerdo. Necesitamos una economía para la vida y no para la muerte. Una economía incluyente y al servicio del ser humano, y no el ser humano al servicio de la economía concentradora de la riqueza que genera desigualdad.

  10. GP. En el momento de miedo y desesperanza COLOMBIA HUMANA levanta agenda de esperanza. Felicitaciones por ese esfuerzo y aliento.

    • Expedito Sinuco | 30 agosto, 2020 at 7:57 pm |

      Excelente documento, el futuro depende de nuestra conservación del medio ambiente sano.

  11. Excelente felicitaciones senador Petro ,una gran verdad, un analisis para reflexionar y concientizarnos de lo que viene.si no se actua ya, gracias , gracias ,en este momento ningúno de los candidtos tiene su inteligencia para competir con usted.

  12. Marlon Puentes | 30 agosto, 2020 at 8:19 am |

    Valioso análisis y sentida invitación a la reflexión frente al mundo q queremos dejar para las futuras generaciones, ese llamado a la solidaridad ínter generacional debe ser un elemento central en el diseño de la política pública.

  13. Laudato si. Una gran contribución de este artículo es presentar los problemas y las posibles soluciones. Existe solución perfecta? Imagino que no. Poco a poco salimos de hacer diagnósticos y no ofrecer propuestas. Tener un concepto claro ayuda al elector. Entre la vida y la muerte no hay punto medio. Un concepto fundamental. Habrá quienes lo apoyamos. Habrá quienes no. Elegimos. Nada es para siempre sino lo imperdurable.

  14. María Pérez | 30 agosto, 2020 at 10:28 am |

    Excelente columna Honorable Senador Gustavo Petro, Ud. Como siempre ilustrandonos acerca del cuidado de la vida; indudablemente Ud. Es quien se necesita para dale un gran cambio a nuestro Colombia!

  15. Gracias por esta dosis de esperanza

    • Esperanza…Para los qie no conocen la realidad y lo que hizo con la basura en Bogotá!

      • La realidad es que los empresarios corruptos secuestraron los vehículos del Distrito en la sucia y feroz oposición que le montaron a Petro desde su primer día como alcalde.

  16. Jesús Amado | 30 agosto, 2020 at 11:52 am |

    Esta propuesta, de verdadero estadista, debe irse implementando desde ya, como instrumento de organización participativa e incluyente, a través de la colombia humana y con miras a las próximas elecciones.

  17. Excelente como siempre, pero veré el video de lectura de las columnas durante la semana porque veré uncantoxcolombia. La próxima semana estaré fijo escuchando sus columnas en vivo. Los amo.

  18. hace 84 años, un presidente colombiano, lopez pumarejo, creo q el unico en la historia, propuso el desarrollo del agro mediante reformas educativas, laborales, tributarias y el concepto de funcion social de la propiedad. casi lo mismo, sin la reforma economica ambiental porque en aquel entonces no existia la amenaza del cambio climatico. al adelantar las reformas, hubo una ferrea y violenta oposicion por parte de la elite empresarial y el latifundista, derivando en un intento de golpe de estado primero y un baño de sangre de 300 mil muertos despues. el camino esta trazado es claro, sin embargo, cual es la estrategia para menguar la ira de ese sector codicioso y egoista que no renunciara a su poder, ¿como transformar a colombia sin muerte, sin sangre? como puede jugar un papel productivo en una nueva sociedad ese sector renuente al cambio?. se puede acaso pactar con asesinos enfermos de venganza como uribe?.
    hace 86 años existian las mayorias en la calle, en el organo legislativo y el liderato ejecutivo era indiscutible. y no se logro concretar el cambio.

    ¿como hacerlo ahora petrosky?

  19. MAS CLARO, ¡IMPOSIBLE !! NO existe en Colombia un político que tenga mas claridad sobre las consecuencias del cambio climático y las políticas para combatirlo que GUSTAVO PETRO!!!
    Colombiano: Si quieres ver crecer tus hijos y dejarles un país mas humano y decente, te invito a que escuches a Gustavo Petro Hazlo por ti, por tu familia. Pon tu granito de arena para salvar nuestra Patria!!!!!

Comments are closed.