Diomedes, Uribe y la justicia

entrevista a uribe

Por: Gustavo Bolívar Moreno

Muy niño, ante la muerte de mi padre, mis cinco hermanos y yo tuvimos que salir a trabajar para ayudar a mi madre con los gastos de la casa. Acabábamos de inmigrar de Girardot a Bogotá. Mi primer trabajo fue vender cachuchas, cojines y banderas en los estadios de toda Colombia. Gracias a esa labor, tuve que viajar mucho y ese contacto tan temprano con todas las regiones del país me conectó con sus problemas, su idiosincrasia, su gastronomía diversa, con su música.

Uno de esos viajes fue a la Costa Atlántica. Allí, a las afueras del estadio Romelio Martínez, en un partido entre Junior y Millonarios, y en medio de vendedores de jugo de corozo y arroz de lisa, descubrí la música vallenata. Creo recordar que la primera canción que me llegó al alma fue una de Silvio Brito que se llama “Llegaste a mí”. Al finalizar ese partido, después de una gran venta, me dio por entrar a ver a mi equipo del alma, pero no me dejaron entrar con las maletas donde llevaba la mercancía. Entonces un vendedor que se encontraba a mi lado, muy acomedido él, me dijo que me cuidaba las tulas mientras terminaba el partido. Confié en él, con inocencia de niño y entré al estadio. Como todo buen primíparo, ante un gol de Juan José Irigoyen me levanté a celebrar sin recordar que estaba entre fanáticos y casi me acaban la cabeza a punta de cubos de hielo. Cachaco hpta, cabeza de no sé que vainas, me gritaban.

Millonarios perdió ese día 2 a 1. Como si fuera poco, al salir del estadio el acomedido vecino de ventas ya no estaba. Lo busqué por todos los alrededores del Romelio y no lo encontré. Muy acongojado me puse a llorar. Dentro de una de las tulas había dejado una grabadora que le prometí llevar a mi mamá. Otro vendedor que estuvo a mi lado toda la tarde durante la jornada de ventas me dijo que me tranquilizara que él me daba el chance de recuperarme y no tuve más que aceptar su ofrecimiento: Ir a su casa a lavar un carrito para llenarlo de jugo de corozo para vender al día siguiente en el Paseo Bolívar.

Durante horas, entre ese noble señor y su esposa, en una casa muy pero muy pobre, a la que llegamos por una serie de calles sucias y pantanosas, estuvimos recuperando el tanque de aquel coche que se encontraba muy deteriorado. Nos dieron las 4 de la madrugada, no solamente lavando esa mole de acero inoxidable sino también escuchando un casete de Diomedes Díaz que se repetía una y otra vez en una grabadora. Me aprendí de memoria las canciones “Cristina Isabel”, “Me deja el avión”, “El Gavilán Mayor” con el acordeón del gran Colacho Mendoza, y una de las que hoy en día es de mis favoritas llamada “Lluvia de verano”, del álbum “La Locura” que grabó junto a Juancho Rois. Puedo decir con toda humildad que esas letras y las de otros vallenatos como “tu firme enamorado” de los Hermanos Meriño, y “Muere una flor” del binomio de oro, hicieron mella en mi corazón de escritor. Pudo ser mi primer contacto con la literatura.

Lo anterior para contarles que soy vallenatólogo. Amo el vallenato. Me sé el 90% de las canciones de Diomedes. Creo ser uno de los colombianos que más letras se sabe de ese género. Y dentro de esa constelación de estrellas, el que más me gusta por su fuerza interpretativa, la filosofía de sus letras, la picaresca de su interpretación es, precisamente El Cacique de la Junta. También me encantan los hermanos Zuleta en su versión “Luna Sanjuanera” no en su versión “Viva la tierra paramilitar”.

“Años después frente al pelotón de fusilamiento” parodiando al gran Gabito, me encontré con el abogado Edgar Niño en un restaurante quien me propuso que hiciera un libro contando la historia del asesinato de Doris Adriana Niño en el apartamento que habitaba Diomedes Díaz, en el Edificio Navarra, por la calle 109 del barrio Santa Bárbara en Bogotá. Eso significaba, nada más ni nada menos, que dispararle a la cabeza de mi ídolo de la música de esa entonces. Ya había cursado varios semestres de Comunicación Social en la Universidad de la Sabana y también había publicado mi primer libro que se llamó “El candidato”. Ese libro, justamente había llegado a manos del abogado de marras a través de un amigo común de apellido Villarraga y por él llegó a mí.

Como periodista en formación acepté el reto. Dos días después, a una oficinita de publicidad que tenía con un amigo, hoy uribista furibundo, llegó el abogado niño con varias canastas plásticas repletas de documentos. Las pilas de páginas sumaban 1,40 metros de altura. Fueron 66.000 folios los que me llevó el abogado. Al verlos casi me desmayo. No acabaré nunca de leerlos, le dije. Le pedí un año. Me dijo que el libro tenía que estar antes de seis meses o perdería vigencia. Me comprometí a intentarlo. Entonces liquidé la sociedad con mi amigo y me dediqué a leer el voluminoso expediente.

Transcurría el año de 1.997. Fueron noches, semanas, meses, pegado a una historia apasionante. Me enganché tanto que se me olvidó vivir. Dejé todo lo que estaba haciendo a un lado. Incluso a Sonia, mi novia de la época sin saber que dentro de su vientre ya venía en camino mi amado hijo Santiago. A medida que leía y leía cada cosa que le habían hecho a esa muchacha dentro del apartamento de Diomedes, me llenaba de motivos para acabar rápido la lectura y así poderme sentar a escribir el libro que le hiciera justicia a su caso. Lo que escuchaba en la radio y la televisión, nada tenía que ver con lo que estaba leyendo. Los jueces, pensé, qué van a tener tiempo de leer tantos expedientes. Y lo pude constatar a medida que avanzaba en la tarea de leer.

Ya tenía experiencia en la lectura de expedientes, porque tres años atrás, por la época del proceso 8.000 el exministro de justicia Enrique Parejo González ya me había invitado a leer con él el expediente de dicho proceso, del cual salió un libro magnífico que pocos leyeron porque decía más verdades que las que se podían decir en los medios. Por eso es que me oyen decir, a cada rato, que otro expresidente que mereció la cárcel fue Ernesto Samper. Los que leyeron ese expediente, saben por qué lo digo.

Lo cierto es que seis meses después, terminé la lectura del expediente y esa fecha coincidió con la noticia del embarazo de la madre de mi hijo menor. Las dos cosas me causaron demasiada felicidad. Le dije que me tuviera paciencia que apenas terminara el libro que iba a empezar a escribir, me pondría al frente de la situación. Ella no solo aceptó mi situación, con mucha comprensión, lo cual agradezco hoy, sino que se ofreció a colaborarme con la clasificación de la gran cantidad de información que había extraído del expediente.

Así sucedió y a los tres meses nacieron Santiago y el libro. Si no el mismo día, sí por los mismos días. Fue una coincidencia magnífica y sentí que habían nacido dos hijos. Porque cada libro es un hijo, incluso cuando comparamos la escritura y el proceso de edición con un parto.

Los nueve meses completicos que duraron la gestación del libro, entre la lectura y la escritura, estuve escuchando alternadamente, salsa, rock y vallenato. Y no imaginan el dolor que sentía cada que Diomedes me cantaba, “te quiero mucho”, “bajo el palmar”, “un detalle” “Se te nota en la mirada” “para mi fanaticada”, “Camino Largo” o “señor abogado”, mientras escribía el libro que lo enviaría a la cárcel. Era todo un contrasentido que encontraba sentido en el oficio que había elegido para mi vida, el de escribir sin miedo, libremente, lo que debo y no lo que el miedo o las conveniencias manden.

Cuando salió el libro el país vio cómo su ídolo se derrumbaba ante sus ojos. Mi tesis, basada en el profundo conocimiento del expediente, luego de leer pruebas, dictámenes forenses y múltiples testimonios, fue que a Doris Adriana Niño la drogaron con cantidades de cocaína intolerables para el cuerpo humano, la violaron entre mínimo cuatro personas, la asfixiaron, ocultaron su cadáver, lo arrojaron luego en un basurero de Boyacá, le cambiaron el nombre y luego, como si fuera poco, la hicieron pasar por prostituta para finalmente, sepultarla en la bóveda fría, sin lápida, sin flores, solamente con el nombre de N.N. dibujado sobre el pañete fresco por el dedo del sepulturero.

Casi un mes después su hermano Rodrigo Niño fue al programa “Historias Secretas” que conducía un viejo amigo llamado “Wilson Núñez” al que le dicen cariñosamente “El Duende” y que hoy vive en Miami, e hizo pública la denuncia de la desaparición de Doris Adriana. Al finalizar el programa, una mujer llamó y aseguró que a esa mujer que estaban buscando la habían matado y que su cadáver se encontraba en Tunja.

Sin decirle nada a Rodrigo, Wilson armó una comisión de periodistas del programa y se fue a Tunja. Efectivamente, en Medicina Legal de la ciudad, en el álbum de los enterrados sin nombre, encontraron las fotos del levantamiento del cadáver de Doris Adriana. Esas fotos las publiqué en mi libro. Se ve a la joven con moretones en su rostro, huellas de asfixia mecánica y un detalle terrible: Los pantys enrollados a la altura de la rodilla. Según el testimonio que obra en el expediente, dado por tres campesinos de una zona rural de Tunja, ellos vieron cuando el carro blanco, por las características que dieron pareciera ser un Chevrolet Monza Blanco, se acercó a un barranco, se detuvo y empezó a sacudirse durante varios minutos. Ellos creyeron que se trataba de una pareja haciendo el amor y dicen que por ello le tiraron unas piedras. El escolta de Diomedes se asustó, lanzó el cadáver y arrancó. No es difícil pero sí doloroso concluir que el degenerado escolta abusó de la difunta antes de tirarla como un pedazo de basura en aquel paraje helado.

Cuando la familia se enteró del hallazgo, la vida se les derrumbó. Rodrigo hizo trasladar el cadáver a Bogotá y empezó una larga batalla por hacer justicia. No es fácil para un pobre enfrentarse a un poderoso en Colombia. Del lado de Diomedes estaban las grandes disqueras, los paramilitares que lo escondieron buena parte del proceso, los millones de fanáticos que no admitían un mal comentario de su ídolo. Aún así, él y el abogado Niño que, aunque llevan el mismo apellido no son familia, empezaron a desbaratar los argumentos del implicado. Se descubrió, por interceptaciones telefónicas que al portero del edificio le pagaron una buena suma para que dijera que él había dejado a Doris Adriana en un taxi esa madrugada.

Pero como los ángeles existen, la médico forense que efectuó la necropsia, a pesar de tratarse de un cadáver NN, hizo un gran trabajo y dejó las pistas para desenrollar el caso. Descubrió que a la mujer, aparte de asfixiarla mecánicamente, también le habían suministrado una sobredosis de cocaína suficiente para matar a una persona. También dejó una anotación que llamó la curiosidad del abogado de la parte civil: “Se efectuó barrido de fosa nasal y no se encontraron rastros del alcaloide”. Entonces, ¿Por dónde entró la cocaína a la sangre de la occisa?.

Una médico forense Guajira entregó la clave: “Existe una práctica algo popular entre algunos consumidores de cocaína de la Costa Atlántica que consiste en tacarse la uretra de cocaína y eyacular dentro de la mujer. De esa manera el torrente sanguíneo absorbe la droga, la lleva a las venas y la mujer queda drogada y a merced del atacante”. Y fue lo que hicieron. Después de Diomedes la accedieron violentamente otros dos hombres, a juzgar por los tres tipos de semen que encontraron dentro de la vagina de la muchacha y, cuando digo que fue violada por al menos cuatro personas es porque la misma forense de Tunja dejó escrito que dentro de las uñas de la difunta se encontraron rastros de tejidos humanos, lo que es compatible con la lucha que libró Doris Adriana por salvar su vida. Se supo después, por un cotejo de ADN, que esos tejidos pertenecían a Luz Consuelo Martínez, la compañera sentimental de Diomedes Díaz y quien, no obstante, como dicen los costeños, “Cipote” prueba, nunca fue condenada.

El 3 de octubre de 1.997 la Fiscalía dictó orden de captura contra Diomedes Díaz, Luz Consuelo Martínez, dos escoltas y el portero del edificio al calificar de “agravado” el homicidio cometido contra Doris Adriana Niño. Años después, el 26 de enero de 2001, el juez 46 penal del circuito condenó a Diomedes a 12 años y seis meses de prisión por el delito de homicidio preterintencional. Sin embargo, el 20 de agosto de 2002 el Tribunal Superior de Bogotá, cambió la calificación del crimen a “Homicidio culposo agravado” y rebajó la pena al cantautor vallenato a 37 meses y lo declaró excarcelable. Lo cierto es que Diomedes quedó libre.

Mientras Valledupar celebraba la libertad de su ídolo, con caravanas, miles de motos pitando, el carro de bomberos transportando al cantante que estaba acompañado por una estatua de la virgen del Carmen, gente colgada de los árboles para poder mirar más de cerca al héroe, la familia Niño lloraba destrozada y decepcionada de la justicia. Al Hermano de Doris Adriana, por decir en ese momento de rabia que la justicia era de bolsillo, los miembros del Tribunal que dejó en libertad al Cacique le metieron una demanda por calumnia que por poco les cuesta su casita de Soacha. A eso me refería en el trino de ayer cuando escribí: “Las caravanas por la libertad de un criminal me recuerdan el recibimiento apoteósico que le hicieron en Valledupar a Diomedes Díaz, después de matar a Doris Adriana Niño. Necesitamos 30 años con presupuestos portentosos para educar este país”.

En ese trino dije una verdad y una vulgar exageración, pero no mentí.

El 22 de mayo de 2003, La Corte Suprema emitió la sentencia 20756 y condenó a Diomedes Díaz a 12 años y seis meses de cárcel bajo el cargo de «homicidio preterintencional”. Esa es la verdad.

Y la vulgar exageración por la cual pido disculpas a su familia y a su fanaticada es por haber comparado a Diomedes Díaz con Álvaro Uribe Vélez.

Diomedes, a pesar de haber perdido la cabeza con la llegada de la fama y a pesar de los excesos a los que fue arrastrado por un entorno pesado de amigos degenerados, fue una persona humilde y sencilla. Una víctima diría yo, de ese Estado que no educa, de ese Estado que solo brinda oportunidades y privilegios a unos pocos, por lo regular, a los miembros del establecimiento, sus familiares y amigos cercanos. Antes que victimario, que lo fue, también es una víctima de la mala educación y del narcotráfico.

Mientras que Alvaro Uribe, él sí educado en Harvard, una de las mejores universidades del mundo, él sí repleto de oportunidades, de privilegios, del honor de haber sido el primer presidente que repite mandato, no tiene una sola disculpa para ser como es, aparte de la sed de venganza con la que ha envenenado y arruinado su vida a partir del asesinato de su padre, supuestamente a manos de las FARC y digo supuestamente, porque ese grupo guerrillero que ha reconocido acciones peores como el asesimnato de 36 personas en el Club El Nogal, siempre ha negado ser autor de esa muerte. Pero digamos que es cierto. Digamos que la venganza ha sido el motor de su malograda vida.

¿Qué tienen que ver los falsos positivos con lo que hicieron las FARC?

¿Qué tienen que ver la corrupción de Odebrecht con lo que hicieron las FARC?

¿Qué tienen que ver los Subsidios de Agro Ingreso Seguro a los terratenientes de este país con lo que hicieron las FARC? De pronto puede uno asociar ese odio a las masacres del Aro y la Granja, por las que está señalado por un Tribunal en Antioquia pero hay muchas sindicaciones a ese señor que nada tienen que ver con su venganza. Sencillamente porque es un mal ser humano.

Y aquí hay que ver la intención con la que cada uno realiza un acto. Estoy seguro que Diomedes nunca le dijo a sus escoltas y a sus amigos que planearan la muerte de Doris Adriana. Sencillamente, en medio del degenere se les fue la mano y no supieron cómo actuar. En medio de la traba y la borrachera, tomaron malas decisiones. Mientras que en cada imputación a Uribe uno nota una premeditación, la saña, el odio, el interés, el deseo de hacer daño, el dolo.

Cuando denuncia a Cepeda a partir de falsos testigos, es evidente su deseo de llevarlo a la cárcel para castigarle el debate que le hizo en el Congreso. Cuando manda a Salvador Arana como embajador de Chile, creo que quería sacarlo del país para que evadiera la justicia por el asesinato de Eudaldo Díaz, de quien hablaremos próximamente. Cuando manda a Jorge Noguera como Consul en Italia dio la impresión de quererlo proteger de las investigaciones por el asesinato del profesor Correa de Andreis. Cuando le dice a las madres de Soacha, inmersas en el dolor por el fusilamiento injusto de sus hijos que ellos “No estarían recogiendo café”, es evidente su maldito cinismo, más grande que su megalomanía. Cuando miente en el plebiscito diciendo a los pensionados que les van a quitar la mesada para pasarsela a la guerrilla, a los padres de familia que a sus hijos los van a volver gays en las escuelas o a los colombianos que Timochenko va a ser presidente de la República, es evidente su deseo de acabar con el anhelo más grande que hemos tenido los colombianos: la paz.

Sobre los fanáticos de Uribe y los de Diomedes, tengo que decirlo, sí se parecen. Para disculpar a sus ídolos en la política y en la música, esgrimen argumentos lamentables: “Fue el mejor presidente, duélale a quien le duela” o “es el más grande del vallenato”. ¿Qué tiene que ver una cosa con la otra?. Pero no los culpo. ¿Si el mismísimo presidente de la República, Iván Duque, también educado en grandes universidades, se atrevió a desafiar a los cinco magistrados de la Corte que por unanimidad dijeron que, “la prueba indiciaria es abundante, clara, inequívoca y concluyente de su condición de determinador de las conductas punibles”, ¿qué esperar de los demás fanáticos?.

Si el Presidente de una nación desconoce un fallo de la Corte, y dice sin sonrojarse, sin leer el expediente, sin siquiera ojear la providencia, que Uribe no debería tener medida de aseguramiento y que es un hombre honorable, qué esperar de los demás fanáticos?

Dejémoslo ahí. Reitero mis disculpas por la comparación. Hay un grandísimo abismo entre las personalidades de Diomedes Díaz y Alvaro Uribe, entre sus intencionalidades, entre sus atenuantes y entre sus agravantes. Diomedes fue un ignorante con talento, Uribe es el doctor, título que de nada sirve porque, parodiando al Cacique de la Junta, “es el ejemplo malo del pueblo”.

If you found an error, highlight it and press Shift + Enter or click here to inform us.

164 Comments on "Diomedes, Uribe y la justicia"

  1. Sabina Restrepo | 9 agosto, 2020 at 6:26 am | Responder

    Que bien, no sabia nada de ti, era una ignorante, gracias, te admiro, escribes muy bien, no tengo mucha elocuencia, ojala pudieras leer en mi alma el inmenso agradecimiento que siento por ti y por Petro, gracias por su lucha, por no dejarnos solos, por no dejar a los jóvenes solos en medio de esos lobos politiqueros, corruptos, malignos, que se empeñan en seguir sembrando odio para manipular y seguir robandose el erario público,dejando a tantos y tantos jóvenes fuera de lo que por ende tienen derecho. Gracias

  2. Jairo Alberto Roa | 9 agosto, 2020 at 6:37 am | Responder

    La frase final describe la realidad y tristemente la idiosincrasia de algunos colombianos que están tan enseñados a que en Colombia los poderosos hagan lo que se les da la gana, que ante unas «buenas acciones» legítiman graves delitos. A Pablo Escobar los de Medellín sin tugurios lo idolatraron mientras las viudas, madres y huérfanos de los policías que mandaba a matar anhelaba que hubiera justicia. A Álvaro Uribe Vélez lo quieren ver libre que por «librar» a Colombia de las garras de la guerrilla en sus gobiernos(cosa que nunca logró y de ello hablan hoy día los excombatientes, y los falsos positivos muestran que las bajas presentadas como guerrilleros muertos en combate eran realmente campesinos engañados con promesas de empleo) y ni éso logró al final, pero si le dejó al país una estela de muerte y corrupción que sólo podrá desmantelar la justicia, una Corte Suprema de Justicia imparcial, que no tolere las presiones provocadas por los medios de comunicación dominados por los más poderosos defensores del uribismo, ni por marchas, ni caravanas, ni firmas ni las vergonzantes alocuciónes presidenciales que buscan deslegitimar las decisiónes de los honorables magistrados, y mucho menos por pronunciamientos internacionales que sin haber vivido la travesía que ha representado el uribismo para nuestro país vengan a dar sus insulsas opiniones.

    • Mariluz González | 30 agosto, 2020 at 10:20 am | Responder

      Que grata sorpresa me he llevado al leer estas líneas de Gustavo Bolívar y me sorprende porque hasta momento pensaba que lo de Doris Adriana Niño había sido un rato de mala suerte, sacando provecho a Diomedes sin saber la crueldad por la que pasó ésta infortunada mujer. Así está Colombia con éste otro cruel criminal AUV

  3. Excelente descripcion de los dos delincuentes cada uno con sus caracteristicas pero en comun su facilidad para Mentir, nunca aceptar sus errores y sentirse intocables

    • Manzur Agustín Sierra | 9 agosto, 2020 at 10:51 am | Responder

      Espectacular tu escrito,muestra la verdad política y social,pero concluye que dura es la ley pero hay que cumplirla.o sea dos monstruos de la popularidad pero la cagaron.

      • Todo lo que dice Bolívar es cierto y da tristeza precisamente de que sea cierto ! Y por eso necesitamos un cambio de 360 grados en este país ! No mas uribestias no mas Diomedes tampoco !!

  4. Bernardino Pinto | 9 agosto, 2020 at 6:57 am | Responder

    Un análisis excelente y una comparación justa entre un bruto exitoso y un criminal brillante.

    • Terrible todos esos acontecimientos !! …. muy bien narrado, Bolivar su narración es perfecta, es la comparación de dos delincuentes el rico de estrato alto y de corbata y el pobre llevado de necesidades !!… Se creyeron dioses porque tenían mucho dinero !!… Pensaron q con el dinero compraban todo, que equivocados estaban !!… Ya uno murio pues ni modo, Y esperamos q el otro en el silencio de la noche en el Ubérrimo piense en todas las cagadas que hizo, reflexione y piense q esa medidas de aseguramiento fue lo mejor q le puso pasar !!… Felicitaciones Gustavo Bolivar, usted es lo máximo!!….

  5. Excelente columna hace distinción entre victimario y víctima puede captar que diosmedes fue una víctima que se convirtió en un victimario por culpa ¿del estado quizá? O simplemente alguien a quien no se le dio edicacion pero sea mucho que pensar, me gusta la postura en su escrito sobre uribe quien a diferencia de diomedes uribe lo tuvo todo

  6. Excelente aporte.

    • Para nada me gusta el vallenato lo concidero un melodrama fatídico, después de leerlo mi querido Bolívar coincido con usted. Su comparación fue una falta de respeto inmensa, el asecino Diaz le dejo, sin nombrar a los Niño, cultura a este platanal de mierda dejo riqueza musical y las ganas de que algunos otros pobres desgraciados lo tomen de ejemplo para su vida y vea usted que para nada esta mal que alguien quiera seguir ese ejemplo musical de este hombre que en buena forma hace parte de una historia linda de este pueblo.
      Pero Uribe, Uribe es un animal de escuela y nada bueno le deja ni a la cultura, ni a la historia, ni a la gente, pues esta visto ya. que la gente que sigue a este otro asesino magnicida convulsionan en su nombre y se transforman al limite de lo descomunal para engrandecer a este que tanto mal y retraso le a traído a Colombia.

    • Desde mi punto de vista digo: nunca es tarde para pedir disculpa y asepte que ofendio a mucha gente
      «que ni siquiera sabe cual cual es el significado de la politica» al comparar al moustro e imperdonable asesino de Alvaro Uribe con Diomedes Diaz.

      De pronto usted tiene sus argumentos para compararlos. Pero no es justo que tome ese ejemplo para combatir su politica.
      Colombia es un pais de justicia, garantias y de libre expresiòn, donde las opiniones no deben cruzar la linea de ofensas.

      De. David Carrascal.
      Para. El Doctor que nunca se equivoca Gustavo Bolivar.

    • Excelente columna, relata y concluye de manera clara los temas.

    • Nelly Cartagena | 9 agosto, 2020 at 2:00 pm | Responder

      Senador Bolivar, si como usted mismo lo dice, sabe separar, y por supuesto diferenciar,al musico del humano,digame porque no ha estado de acuerdo con que a Diomedes le hagan ley de honor como el mejor artista vallenato, si en verdad se lo merece, y lo uno no tiene nada que ver con lo otro?

      • Elizabeth Oquendo E | 9 agosto, 2020 at 11:27 pm | Responder

        Gustavo Bolivar siempre me ha llamado la atención la forma en q escribes y las posiciones q adoptas ante la historia que desarrollamos cada día en nuestro trajinar de vida. Ahora entiendo q eres un hombre q se ha formado con muchos sacrificios q a pesar de ello no perdió el rumbo, que la inteligencia de tu corazón y/o emocional te ha llevado a donde estás. Eres ejemplo de valor, de ganas, de conciencia y sensibilidad social, la inteligencia innata no se ha transformado hacia banalidades,sino que te asiste un gran sentido social y la férrea convicción de que podemos transformar muchas cosas para bien desde el lugar en que nos lleve la vida. Personas como tú las necesitamos en las instituciones Estatales para lograr la transformación que necesita la sociedad colombiana, Gracias por tu aporte y serás un gran apoyo para el Cambio que aspiramos con Gustavo Petro

  7. Jorge Eliecer Mayorga | 9 agosto, 2020 at 7:02 am | Responder

    Excelente descripción mis aplausos para Gustavo Bolívar

    • Excelente columna, con un análisis en profundidad de dos contextos en paralelos, pero con mensaje bastante profundo sobre la diferencia de delitos, entre una persona preparada y otra que sufrió la falta de educación a que tenía derecho; no le pudo brindar el estado.

  8. Jorge Diego Ramírez David | 9 agosto, 2020 at 7:04 am | Responder

    Sencillamente excelente

    • Gracias por contarnos la verdad,eso es lo que necesitamos argumentos.
      Gracias por su trabajo y querer tanto a colombia

      • Francisco Castellanos T. | 11 agosto, 2020 at 4:44 pm | Responder

        Gracias, muchas gracias por atenuar las heridas sin sacrificar el honor y la dignidad de las personas, llamando asesino al asesino y loco al loco.
        Te apreciamos.

    • Esto es “Realismo Mágico”!

      • Que columna, felicitaciones Don Gustavo. Como me gustaría tener una plática personal, no pierdo las esperanzas

      • Ernesto Monroy González | 9 agosto, 2020 at 10:20 pm | Responder

        Senador. Grande es quien se atreve a enfrentar la injusticia con la verdad. Gracias por su valor y sensibilidad social, pero más por su pulcritud. Con aprecio, respeto y admiración. ERNESTO MG Desde Ibagué

  9. Hernando Medina | 9 agosto, 2020 at 7:09 am | Responder

    Excelente narración de una verdad que conoce medio Colombia y la otra, mitad que está drogada por un asesino narcotraficante y no quiere aceptar

    • Ydalia Rosa Tamayo Suelto | 9 agosto, 2020 at 1:58 pm | Responder

      Diomedes Díaz en su incapacidad para planear el crimen perfecto dejó muchos cabos sueltos. Uribe, el «doctor», por más que haya querido cometer sus crímenes de forma perfecta, no ha podido salirse totalmente con la suya. La justicia llegará y Uribe caerá de su pedestal.

      • ¡ felicitaciones Gustavo! Excelente columna. Nos deja ver cómo ha sido la justicia en Colombia, la cuál parece empieza a dar resultados, y sí, lo que dices sobre la educación para este país es muy cierto, solo de esa manera, podrá despertar el país.

  10. Increíble la forma en que conduces este escrito para diferenciar la clase de homicidas que ha tenido el poder. Definitivamente eres grande. Qué aptitud tan impresionante.

  11. Hermoso articulo para leer dos y tres veces este dia.Siempre he dicho de Diomedes q fuè un gran artista como cantante y compositor,pero como persona no fuè «el mejor ejemplo del pueblo».Cuando el cantante Santiago Cruz,q no escucho, hizo referencia al hecho y lo levantaron «a palo» en las redes los seguidores del Cacique,incluido yo,no imaginaba siquiera còmo ocurrieron los hechos.Estoy de acuerdo con GustavoBolivar,en pensar q Diomedes era demasiado humilde como para planear un asesinato,pero si la justicia con pruebas valorò su responsabilidad en los hechos,entonces tuvo q asumir sus responsabilidades y someterse a pagar por ello.Pero q qde claro q personalmente,a un concierto de Santiago Cruz no irìa ni q me regalaran la boleta,eso no quiere decir q sea mal artista,sencillamente no me encaja su musica.

  12. Análisis detallado de dos sucesos vividos por vividores, en el que uno es más extremo que el otro. Pero ambos, perversos.

    • Rogelio Coronado | 9 agosto, 2020 at 4:30 pm | Responder

      Bueno el artículo, pero creo que no hubiese dejado de serlo sin mezclar el delito de un artista fallecido del que ya nada se puede hacer.
      Ojalá la justicia colombiana no espere a que ÁLVARO Uribe Vélez se muera para que el país cónozca toda la verdad de sus delitos y en vida pague por los mismos. De lo contrario todo seria simples relatos históricos que ni le quitan ni le ponen nada al victimario.

  13. YAMEL LÓPEZ FORERO | 9 agosto, 2020 at 7:20 am | Responder

    LE RUEGO AL SENADOR BOLÍVAR INVESTIGAR EL MITO DE URIBE Y DUQUE ESTUDIANDO EN HARVARD, LO MISMO QUE INVESTIGUE EL MITO DESPRECIABLE DE URIBE SIENDO PROFESOR EN OXFORD.EL ESTUDIAR EN HARVARD IMPLICA UNA PRODUCCIÓN ACADÉMICA QUE NINGUNO DE ESTOS DOS MITÓMANOS DEMUESTRA EN NINGÚN MOMENTO,POR EJEMPLO, ME GUSTARÍA CONOCER LOS TÍTULOS DE LAS DISERTACIONES DE TESIS DE ESTOS DOS PERSONAJES NINGUNO DE LOS DOS ES DOCTOR.LO DIGO PORQUE YO SOY PhD DE LA UNIVERSIDAD DE LOUVAIN-A LOUVAIN-LA NEUVE Y PUEDO MOSTRAR MI TESIS QUE ESTÁ EN LA BIBLIOTECA DE LA NACHO-PALMIRA. AH!Y PARA SER PROFESOR EN OXFORD, EN UNA TRADICIÓN DE CASI MIL AÑOS ES NECESARIO SER DOCTOR EN UN ÁREA ESPECÍFICA DEL CONOCIMIENTO. EN OXFORD NO ES PROFESOR NINGÚN PERICO DE LOS PALOTES!!!!

  14. Guillermo Peña Moya | 9 agosto, 2020 at 7:25 am | Responder

    Contundente su columna Gustavo, primero la verdad y decirla cuesta mucho en este país de gente manipulada por la perversidad de algunos dirigentes cinicos y malintencionados que hacen creer al común de las personas que tener fama es suficiente para cometer delitos y ganarse la impunidad. «De nada sirve el doctor, si es el ejemplo malo del pueblo». Resume contundentemente.

  15. Decía mí abuelita la justicia cojea pero algún día llega. Lo felicito senador Gustavo brillante su manuscrito la descripción perfecta de estos dos criminales No tiene comparación. eres orgullosamente senador Que viva la Colombia humana tenemos un gran ser humano estoy bien representada

  16. Rosemary Rivera | 9 agosto, 2020 at 7:27 am | Responder

    Con razón querido GB has llegado lejos con tu pluma, ahora usada en beneficio del pueblo. Se queda uno traumatizado al leer este relato de horror, sevicia y crueldad. Este relato supera las más impactantes novelas y películas de terror. Solo en los abismos del infierno de la inconsciencia puede protegerse a seres actuantes en lo más bajo del ser humano. ?Hasta dónde han caido los fans iracundos para proteger a estos mosntruos? A quienes colgados de los árboles aplaudn a us ángel del mal, quizá les llegue la luz para ver la luz de su vergonzante actitud; y, al pueblo postrado la consciencia para entender que la LIBERTAD existe!

    • Gustavo, me encanta tu forma de ver las cosas y expresarlas, es como si tuviera a alguien que dijera, gritara o escribiera lo que yo tanto he querido decir, gritar o escribir.
      Eres magnífico.

  17. Exageradamente fantástico como demuestra su gran conocimiento tanto de Diomedes como del Matarife, una verdad que el fanatismo no acepta, lastimosamente, porque esa ceguera es la que nos tiene eligiendo año tras año la bandola de Uribe y sus secuaces, y nos tiene sumidos en la desgracia de un país tan rico como el nuestro,
    con toda razón, no les ha interesado invertir en educación,
    entre más brutos más adeptos sin conocimiento, caminan, viven y solo repiten la mentira que les han mostrado 👏👏👏

  18. Me encanta la sinceridad y el análisis. Cada día lo admiro más.

  19. Gustado, un articulo para traer a la memoria todo ese proceso y el análisis que hace lo encuentro muy acertado. Excelente, aunque trae dolor de patria.

  20. Excelente columna y sobretodo el final, con una frase de la canción vallenata que mas he cantado, incluso en tarima con grupo vallenato «Mi Muchacho». La última estrofa de esa canción es una lección de vida, que le he dedicado a mis hijos. Un abrazo

  21. Hola Gustavo, has enriquecido, con razones, lo que ya todos en la costa sabíamos sobre el caso Diomedes y Adriana Niño.

    Me permito corregir, la canción Firme Enamorado, es de los Hermanos Molina.

  22. Bolivar, excelente artículo, solo falto hacer la terna con el arquitecto Rafael Uribe noguera, otro moustruo educado y con una perversión apenas comparable, que aparte de compartir el apellido también sus semejanza en cuanto a su sinismo al presumir su inocencia con las manos embarradas hasta el codo.

  23. Yo aprendí a trabajar desde pela’o
    Por eso es que yo estoy acostumbrado
    Siempre a vivir con plata
    Y con toda la plata que he ganado
    Cuántos problemas no he solucionado
    Pero nunca me alcanza
    Pa’ pagarle a mi viejo la crianza
    Que me dio con esmero
    Pa’ pagarle a mi viejo la crianza
    Que me dio con esmero
    Porque en la vida hay cosas del alma
    Que valen mucho más que el dinero
    Porque en la vida hay cosas del alma
    Que valen mucho más que el dinero
    Por eso Rafael Santos yo quiero
    Dejarte dicho en esta canción
    Que si te inspira ser zapatero
    Sólo quiero que seas el mejor
    Por que de nada sirve el doctor
    Si es el ejemplo malo del pueblo
    Y el ejemplo mío es mi viejo

  24. Bien estructurado su comentario y con mucha logica

  25. José Raúl Navarrete Valbuena | 9 agosto, 2020 at 7:48 am | Responder

    No hay peor sordo que quien no quiere escuchar, la ignorancia es la madre del fanatismo.

  26. Muy buena columna, espero que algun dia Colombia cambie para mejorar las condiciones de todos, el culpable debe ser castigado

  27. Crei que iba a decir que habia exagerado al decir que este pais necesita 30 años de educacion… este pais necesita 100 años para educarse. Como le decía una vez un seudoperiodista a petro: ud parece que quisiera refundar la patria, pareciera que en 200 años de pais no se ha hecho nada bien…
    Aunque lo dijo con sarcasmo y desprecio, el tenia razon, ese seudoperiodista desde la comodidad de su puesto puede decir que este pais va de mil maravillas, pero en realidad necesitamos cambios de fondo para empezar a ser un pais decente.

  28. Excelente columna,señor Bolívar, esa cultura de mis paisanos de hacer ídolos falsos , y no mirar su entorno ,nos empuja al fanatismo que nos enseguese, y no aceptan lo malo de su ídolo.

  29. Muchas personas sin estudios desconocen de esto.!! y es que el racionalismo no les da, no les da por no poder tener las necesidades de seré estudiado. Alguien menos ignorante. En dónde hoy en día con su marketing y queriendo se los dueños de Colombia. Quiere mantener las mentes de los más débiles engañados.!! Verdad oculta que nunca van a decir los noticias, vé y descúbrelo por ti mismo. El poder excedido controla más que una mente vacía. Que dicen las personas de estrato 1.2.3. cuando les dicen que para marchar por un narco tienen qué tener al menor un vehículo ??? Cuando el mismo estado les ha quitado la libertad de estudio. No hay equidad cuando el rico se cree por encima de los demás. Pero controlan sus mentes. de esa manera cegada se encuentran muchas personas a las que el mismo gobierno les quita la oportunidad de ser mejores.!! Adivinen como les sirve más al gobierno ? Obvio que menos estudiado y teniendo casi nada en tú mente, solo problemas en los que pensar y como solucionar. Se las dejo ahí.

  30. Barbaro Gustavo, así es y siempre lo he dicho, en este país las personas ven lo que quieren ver y se siegan ante la inminente verdad

  31. Bernardo Álvarez | 9 agosto, 2020 at 7:56 am | Responder

    Sr. Bolívar, no soy ni seré su «fan» político, pero déjeme decirle, excelente artículo!.
    Como dice el adagio popular, «no hay peor ciego que el que no quiere ver». A verdades absolutas, negaciones absolutas. Lamentable,pero eso es este país nuestro.

  32. Tremendo! Tremendo!👏🏻👏🏻👏🏻👏🏻
    Admiración y respeto para Bolívar!

  33. Valiente, frentero, sincero, leerlo me estremese, sus origenes que nunca a negado y como laboriosamente se ha hecho como persona usted es un ejemplo Senador que gusto y alegria que este con los decentes de la Colombia Humana personas como usted no dejan que se apague esa esperanza de ver a una Colombia nueva, que salga del atrazo, una Colombia con oportunidades como las que se tienen aqui en el pais que me ha acogido. Adelante Senador la verdad siempre sale a la luz publica. Un abrazo desde Canada y felicitaciones.

  34. Gustavo Bolivar… mi respeto.

  35. Excelente columna,G.B espero mucho de ti con la ayuda de G.P y su equipo. Gracias por darles una luz al final del túnel a es este país

  36. Excelente columna,G.B espero mucho de ti con la ayuda de G.P y su equipo. Gracias por darles una luz al final del túnel a es este país

  37. Cecilia Garzón Castañeda | 9 agosto, 2020 at 8:14 am | Responder

    Una columna muy fuerte pero con argumentos muy sólidos.

  38. GB. Felicitaciones es un escrito majestuoso. Antioquia, Atlántico, Bolivar, Coroda, guajira, y cuantos más departamentos se inspiraron en ese » ejemplo malo del pueblo «

  39. Es una clase magistral de periodismo investigativo y de narración. No se puede negar que Gustavo Bolívar sigue siendo un gran escritor.

  40. Excelente articulo, una verdad q duele pero a fin y al cabo verdad

  41. Una profunda reflexión , …pero en mentes subyugadas del uribismo su inconciente criminal les permitirá reflexión alguna…?

  42. Soy costeño de pura cepa y comparto su actuar senador Bolívar . Hay 2 facetas en la vida de Diómédez : La Musical q es la aplaudir por su talento y la segunda la adicción al alcohol y las drogas , siendo está última la causante de sus desgracias y su muerte. Adicionalmente al ser famoso se rodeó de buenas y malas personas (como drogadictos , paramilitares , oportunistas y bandidos) . Un abrazo fraternal Senador Bolivar. Me encantó su columna.

  43. Héctor Rubiano´Márquez | 9 agosto, 2020 at 8:30 am | Responder

    Ahora con la descripción que hace Daniel Coronel, queda en evidencia que Alvaro Uribe es la peor persona que puede existir en la tierra. No entiendo porque aún tiene seguidores.

    • Muy de acuerdo señor Gustavo bolívar!soy Barranquillera, crecí escuchando a Diomedez cada día de mi vida pero siempre me pregunte que clase de persona hace más de 20 hijos a costa de fama y los deja por ahí mientras repartia hombría en sus conciertos. No se trataba solo de parecer el cantante famoso si no de ser una persona ejemplar. No se trata de parecer un majestuoso expresidente si no de ser un ser humano doliente de las necesidades de su pueblo

    • Continue dedicandose a escribir novelas mejor.

  44. Excelente columna, gracias por abrir los ojos de un pueblo ciego que no sabe de donde vienen sus cicatrices.

  45. Gilberto Mejía | 9 agosto, 2020 at 8:35 am | Responder

    Estás apurado,se nota tu preocupación por perder popularidad por culpa de tu imprudencia,Tu y tu tocayo no hacen más que atacar al género vallenato solo por no comulgar con sus ideas, entre Uds y el que acusan que llamas Doctor no hay ninguna diferencia, son sectarios,rencorosos pero sobre todo se creen poseedores la lámpara de Aladino y la única opción de salvación de este país, Dios nos libre de radicalistas tóxicos como Uds.

  46. No somos nadie para juzgar, pero el sol no se puede tapar con un dedo…Felicitaciones Gustavo B…eres un crack.

  47. Jorge León Ortiz Castañeda | 9 agosto, 2020 at 8:40 am | Responder

    Señor
    GUSTAVO BOLIVAR
    bendición para nosotros todos los colombianos la forma como con su decencia y claridad
    Nos cuenta con honradez su vida y nos narra sus conocimientos y su lucha porque nosotros como su pueblo entendamos la verdad tan maltratada.
    Agradezco al creador poder estado leyendo este escrito que se asemeja a un evangelio de VERDAD,JUSTICIA y
    Que conociendo la verdad nosotros nos podremos LIBERAR PARA CERRAR ESTE EPISODIO DE NUESTRO PAIS y por fin unirnos como pueblo donde no nos maten los sueños y podamos descansar en PAZ con la certeza que la VERDAD y el AMOR por fin llegará a nuestra bella y querida COLOMBIA y nuestros jóvenes van a tener la tranquilidad que mi generación no logro.
    Gracias por esa honestidad por esa franqueza y por ese amor que tan honestamente usted derrama,sobre nosotros todos los COLOMBIANOS al fin nuestro país encontrará LA PAZ.

  48. Genial.

  49. Exelente 👏👏

  50. Excelente columna, demuestra una gran verdad de este país. Idolatrar a una persona culpable y decir con seguridad que es inocente sólo por ese cesgo de ser fanático, no es por nada menos.

  51. Excelente,es la primer columna que leo de este señor ,pero mis respetos ,atrapa al lector desde el principio y prueba que sabe lo que dice.Felicitaciones

  52. Felicitaciones amigo Bolivar q buen conocimiento de estos dos personajes , me sentí viendo una excelente película q en este caso son hechos reales .
    No sabía q su niñez fue precaria , por el inicio de su relato me sentí viendo su vida llevar al cine . Q excelente escritor ea usted un abrazo

  53. Siempre se ha hecho alarde de la cultura traqueta. Lo hemos visto y vivido desde los más altos círculos sociales hasta los más bajos.
    Creo que la educación en Colombia se cimienta no tanto en la estructura de valores, sino en el poder que da el dinero en un país de fácil compra.

  54. Soy Diomesdista y comparto completamente lo escrito es este artículo por el senador!

    • Yo también soy diomedista ….y si… Diomedez tubo pecados, estuvo implicado en un crimen…un crimen..el señor Uribe si está implicado en masacres, falsos positivos, se tiró el sistema de salud y pensiones de Colombia , antes de él.. el día domingo lo pagaban triple , el cambió para mal muchas garantías que teníamos los pobres asalariados…..Señor Bolívar..donde queda la comparación por Dios??

  55. Muy buena descripción y una vulgar comparación como el mismo reconoce. Uribe el delin cuente estudiado y mentiroso no se puede comparar con el cantante drogadicto y poco preparado.

  56. Señor Bolívar: leyendo su interesante artículo, recuerdo con claridad algunos escritos de Don Francisco Quevedo..»Donde hay poca justicia es un peligro tener razón…Y, para redondear el tema, Cicerón, decía: «Quien se beneficia cometió el delito» (cui prodest scelus is fecit). No obstante, los romanos pilares de la educación jurídica, con mucha insistencia pregonanban: «La justicia es el verdadero principio de la civilización».

  57. Amor no quita conocimiento

  58. Gracias Gustavo Bolívar, excelente columna;un relato interesante que toca el alma, pasa por una descripción documentada de un aberrante suceso y luego un realista análisis de dos perfiles, todo muy bien narrado y conducido.

    • Ashley Ordoñez | 9 agosto, 2020 at 2:04 pm | Responder

      Pienso Se. Gustavo Bolívar, al cual admiro, que su twit fue desafortunado y fuera de contexto. Lo de Diomedes fue cosa juzgada y ya está fuera de el plano terrenal, no se puede llevar un tema social a un ámbito político y creo que tiene que ser más cuidadoso con estos temas que no le van a dejar ningún rédito político y por el contrario lo van es a perjudicar, deja ver en su eescrito y justificación un resentimiento hacia el artista y el papel que usted jugó y lo que pretendía y no se dio, por esa misma situación debe declararse impedido para tocar el tema. Si no fuera porque dio unas disculpas a regañadientes, ya hoy tuviera al abogado fanfarrón de la Espriella de Gratis apoderándo a la familia del cacique, mucha papaya, algo que se debe evitar en adelante. Sin ánimo de ofender o criticar espero que el hecho y las implicaciones sirvan de experiencia. La droga no busca a las personas, las personas van a buscar la droga y en esos avatares pueden suceder desgracias que la justicia en su inteligencia debe resolver y dar su sentencia… respetemos las actuaciones judiciales y acatemos sus fallos.

  59. Wilmer Manquillo Riascos | 9 agosto, 2020 at 9:36 am | Responder

    Es una buena y sana comparación entre el pueblo y lo que idolatra el pueblo, no todo el mundo entenderá por diferentes razones. Solo quienes anhelamos La Paz y comprendemos el trabajo que personas honorables y justas como ustedes políticos del pueblo realizan, entendemos que es un gran realidad que debemos enfrentar.

  60. augusto velasquez elejalde | 9 agosto, 2020 at 9:36 am | Responder

    La ignorancia ignora que es ignorante pero presume que todo lo sabe. Nunca la humildad es ignorante, porque la humildad reconoce su condición y no presume de nada, por eso jamás existen barrios humildes, o países humildes, etc, existen barrios pobres, países pobres, etc; reconocer esa circunstancia, es dar un paso en ese despertar que necesitamos como humanidad.

  61. Nury Sánchez acista | 9 agosto, 2020 at 9:41 am | Responder

    Excelente….Gustavo Bolívar..su columna…amo las canciones de Diomedes…pero …estoy deacuerdo con la descripción de los personajes protagónicos de su columna.

  62. Excelente. Soy fanática de la música de Diomedes. Pero el cometido muchos errores. Felicidades Dr Bolivar toda una verdad para unos enseguesido por el fanatismo por el Dr Uribe.

  63. Muy buena descripción y la comparación perfecta

  64. Gustavo felicitaciones , tremenda ilustracion de una realidad dolorosa

  65. Muy de acuerdo señor Gustavo bolívar!soy Barranquillera, crecí escuchando a Diomedez cada día de mi vida pero siempre me pregunte que clase de persona hace más de 20 hijos a costa de fama y los deja por ahí mientras repartia hombría en sus conciertos. No se trataba solo de parecer el cantante famoso si no de ser una persona ejemplar. No se trata de parecer un majestuoso expresidente si no de ser un ser humano doliente de las necesidades de su pueblo

  66. Que gran entrega, para iniciar este domingo, muchos le agradecemos por si deseo y sentimiento de lucha lor nuestro país un abrazo, desde cali.

  67. Excelente columna,me encantó,muy acertada,que pena .

  68. Tiene razón en todo lo que dice según mi entender y dilucidar despues de leerlo. Gracias, por halarme con su columna, un poco mas hacia la luz del saber. Ignoraba mucho del tema de Doris Adriana Niño.

  69. Excelente análisis c👏👏👏👏👏👏👏

  70. Juan Pablo Guarín Chacón | 9 agosto, 2020 at 10:33 am | Responder

    ¡Excelente!

  71. Pienso de como el poder y la fama cuando se encuentran con el ego y el odio, hacen que cualquier conocimiento se por mas sofisticado que se tenga, se congele dentro de un campo totalmente irracional, cayendo en la ignorancia total, lo cual su moralidad y respeto que se halla tenido puedan caer más abajo que el polvo del suelo. La maldad no puede quedar impune, pues Dios nunca lo permitirá.

  72. Una comparación disímil pero aceptable al momento de ver las historias de dos hombres que tienen poder económico y de masas pero según su proceder atacan en el afán de su tranquilidad personal o de su egoísmo desmesurado de ser ellos y no pensar en los demás.

  73. Nora María Henao | 9 agosto, 2020 at 10:43 am | Responder

    Excelente escrito Hace una comparación maravillosa de estos personajes Siempre lo he admirado como escritor

  74. eres un gran hombre con una mente abierta, quizás muchos te juzguen por tu comparación pero como siempre digo, uno no debe abrir la boca si no tiene la razón y esta convencido con pruebas que es asi lo que se manifiesta, no sabia de tu investigación en el caso de Diomedes y quedo perplejo ante semejante oprobio, y como tu dices en medio de borrachera y droga se les fue la mano y no supieron que hacer ahí esta el pecado, y si es culpable por omisión y por complicidad desafortunadamente apartando su talento, su sencillez y su humildad.

  75. Pienso de como el poder y la fama cuando se encuentran con el ego y el odio, hacen de cualquier conocimiento por más sofisticado que se tenga, se congele dentro de un campo totalmente irracional, cayendo en la ignorancia total contaminando a sus seguidores, lo cual su moralidad y respeto que se halla tenido alguna vez, siempre estarán más abajo que el polvo. La maldad no puede quedar impune, pues Dios nunca lo permitirá.

  76. Luz Myriam Reyes | 9 agosto, 2020 at 10:44 am | Responder

    Excelente columna, Colombia está llena de pensadores, se ve por todos los comentarios.

  77. Buena columna. Muy real y objetivo. Asi de simple la verdad es inevitable ante la coyontura de muchos hechos , debe operar la justicia ……!!!! Cae el intocable los poderes nunca son vitalicios.

  78. Guillermo castañeda | 9 agosto, 2020 at 10:50 am | Responder

    Buena columna. Muy real y objetivo. Asi de simple la verdad es inevitable ante la coyontura de muchos hechos , debe operar la justicia ……!!!! Cae el intocable los poderes nunca son vitalicios.

  79. Excelente columna, Colombia está llena de pensadores, se ve por los excelentes comentarios.

  80. Soy vallenata y diomedista » a morir» como dicen popularmente en mi tierra pero es innegable que tiene la razón Bolivar.Una cosa es apasionarse por el artista y su música y otra justificar sus errores humanos, pasar por encima de decisiones judiciales con sustento jurídico,apoyar y enfrentarse ciegamente a la verdad por defenderlo.Aunque comparar a Diomedes con Uribe se justifica por la reacción guiada por el fanatismo pero en los otros aspectos no, porque como usted bien lo dice el primero no recibió educación,estaba enfermo por la droga y sus errores eran su responsabilidad individual;el segundo educado,servidor público,con la responsabilidad de proteger a la ciudadanía abusa de su poder,amaña y promueve el fanatismo ciego de un pueblo ignorante.Si,tiene razón en esta magistral defensa que debemos leer los vallenatos con calma,café y mente abierta.Nos falta mucha educación.Michael Jackson era un extraordinario artista a nivel mundial pero mo vi una marcha defendiéndolo frente a las acusaciones de abusador de niños.Para terminar, cito una frase bien coloquial que dicen en mi tierra:»No se puede confundir el caldo con las tajadas».

  81. Guillermo castañeda | 9 agosto, 2020 at 10:54 am | Responder

    Buena columna. Muy real y objetivo. Asi de simple la verdad es inevitable ante la coyontura de muchos hechos , debe operar la justicia ……!!!! Cae el intocable los poderes nunca son vitalicios..

  82. Compa Bolivar, le escribo desde Venezuela. Sin duda alguna el sistema imperante y modelo de «democracia » que tienen en su amada Colombia, es de mantener al pueblo «embobado», asustado y atemorizado con concursos de belleza, los idolos musicales, la farandula, el amarillismo en los grandes medios, la vanalidad, falsos positivos, masacres, drogas ilegales, robo de tierras y represion por parte de los cuerpos de seguridad, en contraposicion, tienen excluidos a las grandes mayorias del acceso a la educacion, trabajo, vivienda, tierras y alimentos. Su arma mas poderosa para controlar a las masas; LA IGNORANCIA, es por eso que vemos a gente humilde «alabando» o aplaudiendo a su verdugo. Sin duda que tienen una tarea ardua e inmensa para sacar del letargo a esas grandes mayorias excluidas y victimas de un sistema al que definitivamente hay que erradicar. Un pueblo educado no lo engaña nadie.
    Saludos!

  83. Me alegra saber qué hay personas como usted que tienen muy claro el panorama nacional y así mismo lo presenta para que la juventud no se dislumbre por salir adelante atropellándose a quien sea para conseguir sus propósitos. Gracias y continué aclarando más acontecimientos que han ensombrecido a nuestro país en las últimas décadas.

  84. De acuerdo con el último comentario sobre la diferencia entre humildad-ignorancia-pobreza. Sobre el artículo, pues ya lo han dicho, me gustó mucho, excelente pluma. Me encanta el vallenato con la misma pasión que lo describe Gustavo y casualmente tenemos las mismas canciones favoritas. De acuerdo con su «comparación» de los dos casos. Triste porque la gente sigue en las mismas. Bueno algunos ex- uribistas rehabilitados, eso sí, pero no tantos como debería ser.

  85. eres un hombre con capacidades grandes espero que nunca me defraudes te admiro como persona, escritor y congresista.

  86. Luis Alejandro Mena Córdoba | 9 agosto, 2020 at 10:57 am | Responder

    Exelente, Doctor bolivar

  87. Gracias por cada vez más aclararnos la realidad en la que estamos viviendo ojalá los fanáticos dejen eso de ser fanáticos porque no ven ni oyen y se remontan a la pruebas para que analicen y no discutan sin argumentos mi apoyo total siempre Don Gustavo Bolivar.

  88. Soy vallenata y diomedista » a morir» como dicen popularmente en mi tierra pero es innegable que tiene la razón Bolivar.Una cosa es apasionarse por el artista y su música y otra justificar sus errores humanos, pasar por encima de decisiones judiciales con sustento jurídico,apoyar y enfrentarse ciegamente a la verdad por defenderlo.Comparar a Diomedes con Uribe se justifica por la reacción guiada por el fanatismo pero en los otros aspectos no, porque como usted bien lo dice el primero no recibió educación,estaba enfermo por la droga y sus errores eran su responsabilidad individual;el segundo educado,servidor público,con la responsabilidad de proteger a la ciudadanía abusa de su poder,amaña y promueve el fanatismo ciego de un pueblo ignorante.Si,tiene razón en esta magistral defensa que debemos leer los vallenatos con calma,café y mente abierta.Nos falta mucha educación.Michael Jackson era un extraordinario artista a nivel mundial pero mo vi una marcha defendiéndolo frente a las acusaciones de abusador de niños.Para terminar, cito una frase bien coloquial que dicen en mi tierra:»No se puede confundir el caldo con las tajadas».

  89. Siempre es bueno que alguien visible diga lo que a otros no se les oiría decir. De acuerdo con Gustavo Bolívar en que nadie, ni Diomedes por su grana popularidad, ni Uribe por su enorme poder, puede estar por encima de la justicia. Desafortunada si su expresión sobre que el crimen de Diomedes es algo así como habérsele ido la mano en una rumba.

  90. Excelente! Me erice y se me salieron las lágrimas leyendo esto…Gracias Gustavo

  91. Conoci a Gustavo Bolivar por los comienzos de los 90s en la campaña al senado de Enrique Parejo. Como periodista y publicista que era, compartimos tan intensa y conmocionada época del funesto periodo presidencial de Ernesto Samper. La aspiración al senado de Enrique fue truncada por la corrupción electoral, que bajo ordenes del oscuro presidente, dejo sin contabilizar inmensa cantidad de votos y en una excelente investigación hecha por Bolivar se recopilo en un libro como se robaban las elecciones en Colombia.
    Surge de las experiencias compartidas el aprecio al compañero, al amigo y debo decir que reconoci en Gustavo Bolivar un hombre coherente, honesto, valiente, de fuerte convicción ideológica. Amigos que lo conocíamos apoyamos financieramente la impresión de 10.000 ejemplares del Libro “El Cacique y la Reina”. La gloria y el delirante culto a Diomedes como la siempre lenta e inoperante justicia de nuestro país, se impusieron a la juiciosa investigación del aberrante crimen de Doris Adriana Niño. El fracaso editorial fue total debiendo repartirnos los libros entre todos y darlos de regalo a conocidos y extraños.
    Compartimos buenos momentos, algun viaje, conocí a las jóvenes mujeres que sin duda dan origen al relato de sin tetas no hay paraíso. El ser ya adinerado y famoso sepulta su pasado y da paso a un engreído y resentido hombre que quiere cobrarse su difícil vida perdiendo la esencia del ser humano.

  92. Gracias por recordarnos que somos un país basado en los que nos vende los medios de comunicación. Que maquillan la verdad a su convenienza pero hay personas como usted que van más allá para recordarnos que la ignorancia y el poder van de la mano

    • Detallar el doloroso y espeluznante crimen de Doris Adriana para asemejar al verdugo con Alvaro Uribe es otra repugnante accion

  93. Terrible lo que ocurre en nuestro país.
    Lo de Diomedes lo hicieron pasar como un simple hecho de drogas, tratando de exonerarlo. Pero cuando se descubre la verdad, no falta quien en la Justicia se tuerza para favorecer intereses de terceros (lo que no sucedió en los preliminares del caso Uribe Vélez) y un pueblo enardecido salga a defender a quien propicio el ilícito, como sucede con el expresidente y también ocurrió con el cantautor vallenato, elevado a la condición de prócer por ser ídolo musical.
    Hoy en día, la Policía Nacional debe enfrentar no solamente a la familia y pandilla de un indiciado (ejemplo un sicario) sino a los vecinos de su entorno, que salen con palos y machates a defenderlo, no obstante saber que el capturado es el terror del barrio.

  94. Francisco Vallejo | 9 agosto, 2020 at 11:30 am | Responder

    La verdad sr Bolívar ud preferiría que hicieramos una caravana por la liberacion de Santrich.

  95. Excelente análisis Sr Gustavo. Felicitaciones espero seguir leyendo sus columnas. DIOS le bendiga Mario Pérez Montería Córdoba.

  96. Muy buena columna gustavo, como hablar de 2 temas en un solo escrito, que sin dudas, se relacionan a través y unicamente por sus fánaticos

  97. Senador Bolívar, su artículo Ma ha llevado a las lágrimas y reafirma en mi el inmenso respeto y admiración que profeso por usted y su trabajo como político y como escritor. Gracias por tanta verdad!!!

  98. Felicidades hermano Gustavo, excelente escrito. Yo añadiría que Uribe es una persona inestable emocionalmente y que todo lo ha solucionado al mejor estilo de los gánsters » con plomo». Estoy convencido que debe estar planeando como eliminar físicamente a todos los que están directamente relacionados con la decisión de la medida de aseguramiento. Tienen que cuidarse, ese es un pobre maniático. Y creo también que toda esta situación se puede convertir en la remomoracion en otrora, de la guerra de Pablo Escobar con el estado. Ojo

  99. Miguel Ángel Duarte Amado | 9 agosto, 2020 at 12:09 pm | Responder

    Los Gustavos, otro duo dinamico que abre poco a poco los ojos de esos siervos ciegos al progreso y faltos de valores, ética y sentido común.

    • Luis Fernando López Duque | 10 agosto, 2020 at 12:38 pm | Responder

      H.S. Gustavo Bolívar: luego de leer esta columna y todos los comentarios, tengo muy claro mi punto de
      de Diomedes. vistaa. Un magnífico texto que demuestra so objetividad y conocimiento de causa, sobre todo en el caso de Diomedes. Como dice alguien, ya es cosa juzgada y nada puede hacerse. En cuanto a Uribe, yo podría hablar desde mi condición de víctima – que no quiero comentar – para manifestar mi rechazo a todo lo que tenga que ver con dicho sujeto. Tal vez, yo sea uno de los pocos colombianos a los que no les gusta ni Diomedes y menos el insufrible Uribe. Nunca he superado los asesinatos de Galán, de Pizarro, de Jaramillo Ossa. Le esperanza de una Colombia nueva y digna. En cambio, he tenido que soportar a Samper, Pastrana, Gaviria,Uribe, Santis y Duque. Dese, sentido corazón, que su gestión como Senador, sea tan educativa como esta columna, o su mensaje desde el Senado, para darnos a conocer sus investigaciones para que el sueño de esa patria bonita y digna que todos queremos se haga realidad. Creo en su palabra y admiro su valentía. Personas como usted, hacen pensar que todavía hay futuro.

  100. Soy Barranquillera y esa es la verdad y la verdad no se discute, que no les guste la verdad o que se la recuerden ya es otra cosa y en ese caso ¿qué se puede hacer? Muy bien Bolivar !!!!!

  101. Muy forzada la comparación, pero cuando alguien simpatiza con una persona todo le parece bueno. Se nota mucho que conoce mucho del expediente de Doris Adriana pero no de Alvaro Uribe.

  102. Estoy tan impresionada con todo lo que leí, excelente articulo, muy bien explicado y detallado. Ojalá los seguidores de Uribe pudieran leerlo y darse cuenta de su error

  103. Por eso este pueblo está sumido en la ignorancia ya lo dijo la senadora Angélica Lozano ese hp bruto de Gustavo Bolivar que no hace sino apología al delito y a la prostitución y lo triste es que existen personas que le hacen el juego a estos políticos nosotros sabemos que todos los políticos sin distingo llámese Petro Gustavo Bolivar Uribe la Farc los paramimitares son bandidos ,por Dios entiendan a ran los ojos la política es una sola corrupta así como la justicia las altas cortes son corruptas o sino observen dónde están en la cárcel sean sensatos no le hagan juego a los políticos en Colombia no hay liderazgo y si los lectores quieren darse cuenta hablen con Gustavo Bolivar si a leído a Carlos Marx a Federico Engels a Mao pregúntele y los confunde con las putas de sus películas . Es como esa remiendo de ley que les aprobaron para los campesinos un adefecio cuando Petro Gustavo Bolivar y cualquiera de la Farc han cultivado o ahora me dicen que las lumbreras de Benedetti y el amigo Roy Barreras son campesinos,me perdonan pero no conocen ni han vivido con un campesino el día a día por eso en Colombia no funciona nada leyes realizadas desde un pupitre en el congreso y nunca han ido al campo y lo digo con responsabilidad más de 20 años hablando con la gente del campo .Pero de la noche a la mañana cuál personaje es un pH en Agricultura puros engaña bobos y populismo barato pero bueno allá cada cual es libre de pensar lo que quiera soy muy respetuoso yo solo como o mi pensamiento y estoy dispuesto a confrontar con argumentos y vivencias a cualquier político sea de derecha o de izquierda.

  104. La diferencia entre el uno y el otro es que Diomedez se rodeo de gente mala que lo manipulaban. Uribe es un hombre con gran influencia que manipula los que lo rodean….

  105. Mejor no lo puede describir , comparar y dilucidar , es una narrativa intensa y arrolladora , una pluma valiosa y necesaria para esta pobre sufrida , e ignorante Polombia !!

  106. JULIETH CAROLINA VICTORIA GONZALEZ | 9 agosto, 2020 at 12:46 pm | Responder

    Una columna escalofriante, pero mágicamente cautivadora…. Mil gracias

  107. La columna hace una descripción precisa de los hechos punibles por los cuales fué condenado Diomedes Dias;da señales claras del conocimiento de causa de los hechos de modo y lugar que tiene el escritor y su postura desde la ética y la moral respecto a las actuaciones del cantante sin involucrar su afición por la música del mismo.
    También plantea un escenario de simil o comparación frente a la sindicación del senador Uribe Velez en función de las voces de reclamo y desaprobación de algunos sectores en Colombia y el apoteósico recibimiento dado a Diomedes Díaz en Valledupar luego de ser probada su actuación criminal; también afina su parangón entre los dos individuos llevando a contexto el grado de estudios y de premeditación en sus actuaciones. Finalmente ofrece excusas a sus familiares pero haciendo salvedad que no ha dicho mentiras y que los dos casos no son fielmente comparables.

  108. Guillermo Valencia López | 9 agosto, 2020 at 1:34 pm | Responder

    Gustavo, es la mejor columna que he leído en mis últimos veinte años. Dejé de ser admirador del cacique y del vallenato, después de éste deplorable suceso.

  109. Paulina Caffroni | 9 agosto, 2020 at 1:47 pm | Responder

    Aplaudo su forma de conducir el escrito, claro y muy diciente. Me preocupa que si bien el expresidente Uribe es culpable, sea todo este proceso un trofeo para quiénes han deseado verle siempre en esta situación y hasta más, y no como el inicio de una depuración de la corrupción antigua y del presente que aqueja a nuestra nación. Lamentable que después continúe la misma situación, ya que con tristeza se mira desvanecer las ilusiones de un pueblo,que mira, que su simpatizante político con objetividad de uno u otro partido, resulte comprometido en la oscuridad de la ley en una u otra forma. Me continuaré preguntando: Puede cada representante de nuestros poderes, tirar piedra alguna?. Son tantas las situaciones que se nos presentan y que invaden cada día más nuestra mente de una lamentable desconfianza antes estás personas que pretenden los destinos de nuestro país.

    • No hay que ser pesimistas, si ya se metieron con el Matarife, quiere decir que ya no hay intocables. Que vayan colocando los corruptos sus barbas a remojar.

  110. Excelente columna!! Definitivamente las realidad supera la ficcion. El libro del cacique y la Dios es buenísimo? Super recomendado

  111. Ricardo Posada Castellar | 9 agosto, 2020 at 3:24 pm | Responder

    Excelente, mis respeto y admiración.

  112. La mejor decisión que he tomado ha sido votar por usted, senador Bolivar. Necesitamos gente como usted, con argumentos basados en hechos y con la verdad en la punta de la pluma. Qué delicia de artículo, y qué duro leer este <>

  113. Jaime Martin Franco | 9 agosto, 2020 at 4:16 pm | Responder

    Gracias Gustado, una historia triste, muy desagradable, bien argumentada, con estupenda claridad y contundencia.

  114. Y por qué no te ha dolido tantas muertes de inocentes a malos de las farc?

  115. 🤣🤣🤣🤣🤣

  116. Gustavo Barros Cantillo | 9 agosto, 2020 at 4:37 pm | Responder

    Excelente columna G.B.
    Mucha gente no sabe que después el cacique se perdió y se supo que estaba en la sierra nevada en compañia de algunos «amiguitos».

  117. Rubiela merchán | 9 agosto, 2020 at 5:06 pm | Responder

    Usted es un gran periodista de admirar siempre lo he dicho personas como usted muy pocas en este país ojalá todo el mundo abriera los ojos como usted no los está enseñando abrir gracias Gustavo Bolívar muchísimas gracias

  118. Excelente!
    Muchas gracias.

  119. Maryoris Camargo | 9 agosto, 2020 at 5:38 pm | Responder

    Excelente columna, sigamos en pie de lucha para lograr La Paz anhelada.

    • Adoro la narrativa de Bolívar, se llega al punto en que ésta me hace sentir a gran escala la empatía por la historia de Doris, se me salieron varias lágrimas. Quiero añadir que comprendo el contraste entre un personaje y otro, y las intencionalidades de cada uno, sin embargo, me parece que tiende un poco al reduccionismo de las «malas desiciones» respecto a los actos que llevaron al homicidio de Doris, ambos son homicidios, pero uno tiende a ser circunstancial y el otro a ser más premeditado y más planificado, no comparto que «en medio del degenere se les fue de las manos». Insisto en que admiro a Bolívar, su lucha y carácter, aún así también lo invito a no decir que fue un desliz en medio de la borrachera y traba que no supieron manejar.

  120. ¿ uribe es doctor ?

    ¿ qué doctorado hizo, y dónde ?

  121. Valeria Gutiérrez Pinzón | 9 agosto, 2020 at 6:45 pm | Responder

    Todo Colombiano debería leer esta columna escrita en un lenguaje sencillo, claro y revelador para reencontrarnos con un pasado doloroso que tiene que ver con nuestro imaginario cultural popular y permitirnos comprender por qué es necesario no repetir errores injustificables y darnos la posibilidad como Colombianos de recontruirnos alrededor de la PAZ Y LA JUSTICIA. GRACIAS Senador porque muchas personas pueden llegar a comprender la comparación que estas haciendo😍

  122. Total, lo que hizo con las manos lo daño con los pies. Y asi es la vida. puedes hacer todo bien pero si la embarras, se te juzga solo x eso. Entonces que alegan los uribistas. No se le esta juzgando por sus aciertos, sino por sus desaciertos.

  123. federico Restrepo Serrano | 9 agosto, 2020 at 8:27 pm | Responder

    Hola.Yo no se si el escritor y senador y sus asesores leen los comentarios. Sugiero que lo hagan y respondan algo a quienes les es criben sea compartiendo o rechazando la columna de opinión. La narración de las vidas paralelas de estos dos personajes machistas de la histeria y porno – miseria colombiana, evidencia la falta de educación de un pueblo que históricamente ha estado signado por los discursos excluyentes y elitistas de quienes a través de promesas electoreras repetidas atávicamente se quieren perpetuar en el poder (Congreso, Asambleas departamentales y Concejos Municipales) y ni que hablar de la obsesión de ser presidente salvador de un país.Parece que la megalomanía y el narcisismo son mas contagiosos que el Covid- 2019: Vacúnate Gustavo…Petro. P.D. Senador Bolívar le quiero hacer una pregunta: ¿Que puede hacer Usted para que el patrimonio público no se siga dilapidando a propósito de las sentencias de condena proferidas en contra del Estado en las Demandas de Reparación Directa que formularon los señores: Ex- Magistrado Iván Velásquez; la periodista Claudia Julieta Duque y Gustavo Petro en contra del estado y que recientemente se conocieron por los medios de comunicación? Sí se declaró responsable en algunas de Ellas a la presidencia de la República de la época en manos del EX presidente Uribe Vélez ¿Cuál es la razón para que dichas entidades y/o en su defecto la Agencia Nacional de Defensa Jurídica de la Nación que dirige el paje del inefable Andrés Pastrana,Camilo Gómez no haya iniciado el ejercicio de dicha acción para recobrar de éstos funcionarios públicos que actuaron con culpa grave, lo que se les va a pagar a éstos ciudadanos y sus familiares como indemnización de perjuicios por los daños causados por valor de casi Cinco mil Millones de Pesos?¿ Qué dirá Camilo Gómez: Estará dispuesto a recobrar esa suma de los bienes del EX presidente Uribe y de su pensión de Jubilación como EX presidente? El artículo 90 de la Constitución Política habla de culpa grave para iniciar la respectiva Acción de Repetición. Debería proponer Usted una campaña Nacional para recuperar esos dineros pagados del erario público por el uso arbitrario del poder.¿O es que tu copartidario tiene rabo de paja? Sincerémenos pues¡

  124. Graciela Enciso | 9 agosto, 2020 at 9:18 pm | Responder

    Que hagan el esfuercito de aprender a leer, ese es el mayor problema de los colombianos bajos niveles de lectura interpretativa, aunado a la corrupción del pensamiento, uno puede ver un padre de familia luciendo la camiseta de Pablo escobar y su hijo sumido en la droga, no logran entender o su pensamiento está sumido en la miseria, que nos deja el narcotráfico y el entramado que eso trae.

  125. Que gran escrito Señor Bolivar, excelente aclaración para toda la fanaticada y para todos los uribustas, ojala hallan leído hasta el final está excelente columna y esperar que entiendan que no se está en contra del «doctor» Uribe sino que se está de lado de la verdad y la justicia….

  126. Elizabeth Oquendo E | 9 agosto, 2020 at 11:34 pm | Responder

    Gustavo Bolivar siempre me ha llamado la atención la forma en q escribes y las posiciones q adoptas ante la historia que desarrollamos cada día en nuestro trajinar de vida. Ahora entiendo q eres un hombre q se ha formado con muchos sacrificios q a pesar de ello no perdió el rumbo, que la inteligencia de tu corazón y/o emocional te ha llevado a donde estás. Eres ejemplo de valor, de ganas, de conciencia y sensibilidad social, la inteligencia innata no se ha transformado hacia banalidades,sino que te asiste un gran sentido social y la férrea convicción de que podemos transformar muchas cosas para bien desde el lugar en que nos lleve la vida. Personas como tú las necesitamos en las instituciones Estatales para lograr la transformación que necesita la sociedad colombiana, Gracias por tu aporte y serás un gran apoyo para el Cambio que aspiramos con Gustavo Petro

  127. Lo siento Gustavo, pero vuelvo e insisto, en tu forma de escribir sabemos que hay mucha soberbia, pero cometiste y sigues comentiendo un craso error con la comparación y si quiera mencion de Diomedes en los acontecimientos que se vienen dando contra Uribe… Más bien es una espinita personal que se ve reflejada en el cumulo de expedientes que dices haber leido y que en este escrito no comentas nada de contundencia que implique al cantante en su responsabilidad 100 por ciento. Ocurrio un hecho lamentable si, fallecio esa joven si y con todas esas aberraciones que fueron publicas y que nada de lo que comentas en tu escrito es algo nuevo… pero insisto en que ni tu, ni tu libro, pueden corroborar el 100% de la responsabilidad del Cantante. Fue condenado si, 12 años, eso es real, pero el accionar de una persona a la que tu mismo la tildas de Ignorante, no es la de un asesino… Ahora bien el cantante como todo ser humano, al igual que Maradona no son dignos de seguir sus ejemplos en sus personalidades, porque la droga los consumio… otrora fuera la realidad si no hubiesen caido en ese mundo… Y entonces no estarias haciendo una comparación tan inverosimil, puesto que no se es ignorante solo por no asistir a Hardvard… te aseguro que tu no podrias tener la capacidad magistral de las composiciones de Diomedes y te recuerdo que la ignorancia no hace delincuentes, para ser delincuente debe tenerse un grado de capacidad para el entorno y los grandes delincuentes han sido mentes brillantes, lo que no se le quita a Uribe… un tipo muy capaz… No soy Uribista, ni Dios lo quiera, Soy Costeño, amante del Folclor Vallenato, mas no fanatico… PERO PORQUE DENIGRAR DE UNA PERSONA QUE POR AÑOS Y TU MISMO LO DICES, TE HIZO VIBRAR CON SUS ESCRITOS HECHOS CANCIÓN?…. Cometió un error, no es Garavito que cometio 300, no es Uribe que lleva cientos… Cometio un error, pero fueron muchas mas las alegrias…. Es que Pambele no seguira siendo una gloria?, Si Carlos Vives (quien no entra en esta comparación porque no consume estupefacientes) cometiera un error asi… Dejaria de ser la persona que ha dado tantas alegrias al pais? o si por error hubiesen estado en el apto de Diomedes?… Hay personas que nacen para ser delincuentes y Diomedes no será uno de ellos jamás… GUSTAVO TU ESCRITO SIGUE TENIENDO UN TINTE SOBERBIO… Y QUE PENA MENCIONAR AL OTRO GUSTAVO AQUI…. Pero esto es lo que no les esta dejando llegar a la presidencia, el tinte de soberbia que siempre se les siente… POST: Agradezco mucho que sean los senadores que destapan la corrupción de este pais, los que por lo menos se le ve una lucha ante eso…

  128. Qué columna tan amena, aunque su fondo sea tan doloroso. Aclara mucho a los compatriotas costeños.
    Éxitos en este nuevo portal. Los del centro siguen viendo soberbia, lástima.

  129. José Ernesto Valdès Gonzàlez | 10 agosto, 2020 at 2:10 pm | Responder

    Senador Gustavo Bolivar muchas gracias por hacerme conocer los pormenores de ese horrendo crimen.
    Yo tuve la oportunidad de verlo en mi calidad de veedor de SAYCO Y ACIMPRO debajo de la tarima donde se presentaba el «Cacique de la junta» en una situaciòn deplorable en connivencia con su sèquito o comitiva de acompañamiento. Ahora como no es desconocido al innombrable siempre lo ha acompañado otro sequito u otra comitiva de acompañamiento dispuesta rasgarse las vestiduras por èl e inclusive a dar falsos testimonios. Que doloroso tanto en un idolo de la cultura popular como de la cultura politica. Ambos me producen tristeza, pero ambos me trazan el camino de la correcciòn , la autocritica y el cambio. Una invitaciòn a los seguidores de ALVARO URIBE VELEZ, para que direcciòn su rumbo politico en Colombia y el mundo entero.

  130. ¨Leer es lo más importante que me ha pasado¨ dijo un famoso escritor, aunque no es de mis afectos ideológicos, con esto quiero referirme al documento que nos has regalado, estoy totalmente de acuerdo con lo expuesto, y ojalá este pueblo empezara a leer para que tuviera también la capacidad de pensar. espero que u día no muy lejano cambiemos la triste historia de este país.

  131. Gustavo. Tu has sido un escritor amarillista hasta el extremo de llegar al senado. Colombia premia los asesinos. Y el amarillismo es una forma de homicidio. Soy víctima del paramilitares mi y soy víctima de la izquierda. He sido abogado defensor de lo koguis y arhuacos, en pleno conflicto armado. No un cobarde de escritorio. Te has dedicado a mostrar las heces del país y eso da fama y poder.
    Soy del Caribe.
    Diomedes fue uno de los nuestros. Un baluarte.como amarillista viste el lucro en sus lunares. El hecho de Doris Adriana quedó oscuro, no por Diomedes sino por qué a costa de su prisión decidió callar y echarse la culpa. Tu lo sabes. El era inocente. El homicidio está en dudas técnicas. El pago por eso cárcel. Un paramilitar en colombia queda libre con 8 años por miles de muerte. Un guerrillero de las Farc después de masacres le dan curules como la tuya.
    Diomedes nos dio felicidad.
    El vivió en medio de un conflicto armado. Ese era su campo se trabajo.
    Lo que tú no sabes en tu excecrable investigación es que el sufría de adicciones a la cocaína y al alcohol, enfermedades mentales catalogadas por la OMS y DSM.
    Cuando un adicto está en consumo no se pertenece. No es él.
    Así que desconocer ese capítulo de nuestro código penal te lleva a hablar barbaridaes extremas.
    Diomedes fue, a pesar de su adicción, una extraordinaria persona. Un buen amigo. Y un monstruo como artista. Nos regalo su poesía y su energía. Esa novela de rcn es como tú amarilla.

    Por eso como escritor y costeño te pido respeto para mí región

  132. De verdad, de Maduro poco. No confunda el caldo con las tajadas.

Deje un comentario

Your email address will not be published.


*