Editorial Cuarto De Hora

Reza el artículo 13 de la Constitución Nacional de Colombia:

«Todas las personas nacen libres e iguales ante la ley, recibirán la misma protección y trato de las autoridades y gozarán de los mismos derechos, libertades y oportunidades sin ninguna discriminación por razones de sexo, raza, origen nacional o familiar, lengua, religión, opinión política o filosófica. El Estado promoverá las condiciones para que la igualdad sea real y efectiva y adoptará medidas en favor de grupos discriminados o marginados. El Estado protegerá especialmente a aquellas personas que por su condición económica, física o mental, se encuentren en circunstancia de debilidad manifiesta y sancionará los abusos o maltratos que contra ellas se cometan».

De tal manera que ningún ciudadano deberá estar exento de la aplicación rigurosa y cierta de la ley por más expresidente que sea, por más poder político que exhiba, por más energúmenos violentos que lo acompañen, o por más adeptos poderosos que lo respalden –incluidos algunos medios de comunicación, algunas periodistas conocidas, o uno que otro presidente de empresa-.

Así que lo sucedido ayer 4 de agosto del 2020 cuando la Corte Suprema de Justicia determinó privar de la libertad al ciudadano Álvaro Uribe Vélez debería ser respetado y acatado no solo por el sindicado, por cada una de las instituciones, pero, y principalmente, por la sociedad colombiana en general.

Entre otras cosas, porque lo que lleva a la Corte a tomar la decisión es sumamente grave: considerar que la detención domiciliaria de Uribe es “imprescindible para evitar la obstrucción de la justicia” por existir “motivos graves y fundados” que permiten inferir que el imputado puede “destruir, modificar, dirigir, impedir, ocultar o falsificar elementos de prueba” o “inducir a coimputados, testigos, peritos o terceros para que informen falsamente o se comporten de manera desleal o reticente”, aún más,  “impedir, dificultar la realización de diligencias o la labor de los funcionarios y demás intervinientes en la actuación”.

Por tanto, rechazamos categóricamente los convites a subvertir el orden y la legalidad que proponen algunos furibundos seguidores del expresidente Uribe y hacemos un llamado, por un lado, a las autoridades respectivas para tomar nota y establecer las sanciones correspondientes, y, por el otro lado, a las ciudadanías para que no solamente rechacen esos llamados inconvenientes y hasta ilegales sino también a sus autores.

Al mismo tiempo, pedimos a la comunidad internacional mantener los ojos puestos en Colombia durante estos difíciles momentos. Particularmente, nos preocupa la actitud francamente antidemocrática del Presidente de La Republica, Iván Duque Marques, y quien desde el mismo momento de conocida la noticia en contra de su mentor político no ha hecho una cosa diferente a la de atacar la institucionalidad, incluso, si eso le implica ir de emisora en emisora advirtiendo que independiente del fallo que tome la Corte -él, el Presidente- defenderá la inocencia del procesado.

Por ultimo hacemos un llamado a la calma y el acatamiento a la ley: en estos momentos es a las instituciones democráticas a las que corresponde hablar y, en últimas, dilucidar si la historia conocerá a Álvaro Uribe como el inocente que defienden sus cada vez más pocos adeptos o como un avezado delincuente que hasta ahora le ha sabido torcer el pescuezo a la justicia.

Cuarto De Hora

If you found an error, highlight it and press Shift + Enter or click here to inform us.

2 Comments on "Editorial Cuarto De Hora"

  1. Bastaría con acatar este Art.13. C.N.. Pero no, para confundir a la opinión, los fanáticos uribistas se han presentado en TV dando referencias personales inmaculadas de Álvaro Uribe como si él estuviera buscando empleo, cuando la Corte lo que halló fue mérito en las pruebas dentro del proceso que le vienen haciendo desde 2018 por manipulación de testigos, y continuar investigando no porque sea indisciplinado, sino por conductas non sanctas, del bien referenciado Uribe.

  2. COMPLETAMENTE DE ACUERDO CON EL EDITORIAL PUES ES…,CONTUNDENTE,EXACTO,PRECISO Y MAS QUE CLARO!!!, Aunque le falto analizar las desesperadas propuestas de Paola Holguin CONVOCANDO A LAS RESERVAS MILITARES, para que MASACREN A LA CORTE SUPREMA; La de Paloma Valencia,dizque a UNA CONSTITUYENTE, y la del Titere Subpresidente DuqueOdebret pidiendo,UNA GRAN REFORMA LA JUSTICIA!!!, como los vemos estas es GAGADOS Y EL AGUA LEJOS!!, como decia MI ABUELO, cierto aqmigues y compañeros de este DEMOCRATICO FORO?

Deje un comentario

Your email address will not be published.


*