Los anuncios vacíos del gobierno sobre el Fondo de Tierras

Fotografía tomada de la red social Instagram

Por: Wilson Arias Castillo

El pasado 7 de mayo, el gobierno nacional anunció que el Fondo de Tierras había alcanzado el millón de hectáreas[1]. Este Fondo es uno de los elementos del Punto I del Acuerdo de Paz de la Habana sobre Reforma Rural Integral. Hay que recordar que el Acuerdo tiene dos componentes sobre tierras: un programa de formalización de la propiedad (de siete millones de hectáreas) y uno de acceso a tierras, al cual corresponde el Fondo de tres millones hectáreas.

Ese anuncio, que pareciera indicar un avance importante en la implementación del Acuerdo de Paz, encubre verdades muy llamativas. En primer término, según información oficial entregada a mi oficina por la Agencia de Tierras, apenas el 2% (21.141 hectáreas) de las ingresadas al Fondo están sin ocupación (Imagen 1). Ya lo advertía el exministro de Agricultura Andrés Valencia en una entrevista a El Espectador en noviembre pasado “Lo que hay en el fondo de tierras de alguna manera está ocupado. No es un fondo de tierras baldías, sino que están ocupadas. Para poder empezar a formalizar tenemos que aclarar la propiedad en esas tierras. Y eso va a tomar un tiempo”[2].

Esta confesión del gobierno plantea una de dos posibilidades: i) Las personas que están habitando estas tierras son sujetos de reforma agraria, beneficiarios del decreto 902, y se les pueden titular los predios. En ese caso, no estaríamos hablando de acceso a tierras, como se propone el Fondo, sino de mera formalización, para lo cual están los 7 millones de hectáreas adicionales pactadas en el Acuerdo de Paz. ii) Quienes ocupan esas tierras no son sujetos de reforma agraria, sino grandes propietarios. En ese caso, el gobierno tendría que llevar a cabo largos y dispendiosos procesos agrarios para definir la propiedad, como lo reconocía el exministro Pinzón, lo cual exige recursos económicos, capacidad institucional y voluntad política, de lo cual el gobierno no tiene mucho. Tratándose de predios ocupados, de poco serviría que las tierras entren al Fondo y estén a nombre de la Nación, pues en verdad el Estado no puede disponer de ellos. 551 predios que supuestamente hacen parte del fondo no tienen siquiera número de matrícula inmobiliaria asignada, por lo cual el proceso de identificación está todavía mas retrasado. Esos predios suman 122mil hectáreas.

El segundo aspecto llamativo es el tamaño de los predios ingresados al Fondo. Algunos son de grandísima extensión, pues apenas nueve de los más de 5mil predios suman 504mil hectáreas, es decir, más de la mitad del anunciado millón de hectáreas. Hay dos predios en San Pablo y Cantagallo en el Sur de Bolívar extraordinariamente grandes y aparentemente contiguos. El primero, de 125 mil hectáreas, corresponde al 62% de la extensión del municipio y el segundo, de 65mil hectáreas, al 75%. Mientras tanto, 1.396 predios (el 27% del total de predios en el Fondo) tienen dos hectáreas o menos. Es decir, una extensión claramente insuficiente para garantizar el derecho a la tierra de una familia campesina.

El tercer dato preocupante es la distribución regional del Fondo. Bolívar, Antioquia, Meta y Arauca concentran 614mil del millón de hectáreas. Mientras tanto para otros departamentos, incluso algunos muy golpeados por el conflicto armado,  hay muy pocas tierras del Fondo. Es el caso de Putumayo, con apenas 30 predios, que suman 610 hectáreas; Norte de Santander, 75 predios y 2.249 hectáreas; o Caquetá, con 21 predios y 2.218 hectáreas (Imagen 2).

Por último, la información de la Agencia de Tierras confirma el escaso avance de las adjudicaciones de los predios del Fondo. Con corte al mes de abril, apenas se habían entregado 30mil hectáreas, es decir, el 3% de lo que hoy conforma el Fondo. Esto claramente guarda relación con el primer punto. Si las tierras del Fondo están ocupadas no pueden entregarse a familias indígenas y campesinas.

En conclusión, el altisonante anuncio del millón de hectáreas del Fondo de Tierras está plagado de falsedades y publicidad engañosa. Los avances efectivos en garantizar el acceso a la tierra a los 800mil hogares que no tienen tierra “bajo ningún concepto”, como lo reconocen las cifras oficiales, son nulos. Tampoco hay resultados serios en la recuperación de los baldíos acumulados o mal habidos en la Altillanura y otras regiones del país. Mientras las instituciones del agro sigan capturadas por los poderes agroindustriales y del sector financiero, será muy difícil avanzar en una efectiva redistribución de la tierra.


[1] Ver https://id.presidencia.gov.co/Paginas/prensa/2020/Fondo-de-Tierras-para-la-Paz-supero-el-millon-de-hectareas-200507.aspx

[1] Ver https://www.elespectador.com/noticias/economia/reforma-a-ley-de-tierras-sin-camino-despejado/

If you found an error, highlight it and press Shift + Enter or click here to inform us.

1 Comment on "Los anuncios vacíos del gobierno sobre el Fondo de Tierras"

  1. Gracias Wilson por darnos la claridad para entender estos temas. Se acabara el periodo presidencial de Duque y no cumplirá el acuerdo de Paz en cuanto al programa de Fondo de tierras. Este gobierno vive de la improvisación y de la manipulación de la información para engañar a la gente

Deje un comentario

Your email address will not be published.


*