La Loma y El Llano en Yarumal-Antioquia en medio del fuego cruzado

de: analisisurbano.org

En el marco de la alianza de medios alternativos que CuartoDeHora impulsa compartimos con nuestra audiencia la siguiente nota periodística de analisisurbano.org,

Por: https://analisisurbano.org/analisisurbano.org

El domingo 28 de junio, la tranquilidad del corregimiento de El Llano, en el municipio de Yarumal, se vio de nuevo opacada por la presencia de un grupo de hombres pertenecientes a los denominados ‘Urbanos’ presuntamente miembros de la banda Pachelly, de Bello, que operan en San Andrés, Toledo y la parte urbana de Ituango, en alianza el Grupo Armado Organizado (GAO) Autodefensas Gaitanistas de Colombia -AGC- o Clan del Golfo que hace presencia en la mayor parte del territorio de Ituango.

En su incursión dominical esta alianza criminal que en el bajo mundo la han llamado Pachegol, asesinaron en El Llano a Mariano Olarte, a quien según la comunidad acusaron de ser parte del Comando Especial Antiparamilitarismo de las Disidencias del Frente 36 de las Farc, al mando de alias ‘Cabuyo’. Otro hombre, a quien conocen con el alias de ‘Patepalo’, se lo llevaron retenido, mientras que alias ‘El Gringo’ logró huir. Según testigos pasadas las diez de la noche “un grupo armado entró a El Llano –hablan de 5 hombres uniformados, con camuflado y fusil- buscando a El Gringo y quien chupó fue Mariano… no hablemos más que eso me produce miedo”, dice una fuente a través del chat.

 

El 16 de junio fue asesinado Jaider Erney Villa Vélez en el corregimiento de La Loma; tres días después -19 de junio- fue asesinado Edwin Felipe Posada Olarte, de 14 años, en El Llano, quien según pobladores fue asesinado en presencia de la comunidad. “Lo mató el maldito Gringo que mató la señora la otra vez”, dijo otra fuente a Análisis Urbano. Los autores de estos dos homicidios serían hombres del Comando Especial Antiparamilitarismo. “A ese asesino del Gringo nadie le pone tatequieto”, sentencia con rabia una mujer.

Alias ‘El Gringo’, de acuerdo con varias fuentes de Análisis Urbano, sería el autor material del asesinato de Luz Herminia Olarte Piedrahíta, de 51 años, madre cabeza de familia y lideresa comunal de la vereda Las Cruces, en el corregimiento de El Llano, quien fue desaparecida el 29 de enero de 2017, violada y asesinada con degüello y cortes de machete en varias partes de su cuerpo y, posteriormente, enterrada en una zona boscosa.

En represalia por estos dos asesinatos ´Pachegol´, incursionaron en el corregimiento de El Llano y cometieron el asesinato del joven Olarte, se llevaron retenido a alias ‘Patepalo’ y, en medio de la confrontación, huyó alias ‘El Gringo’.

 

 

En el corregimiento de La Loma, según fuentes de inteligencia del Ejército que fueron consultadas, viven personas que trabajan para los llamados ´Urbanos´, mientras que en El Llano viven presuntos milicianos de las Farc como alias “Patepalo”, quien resultó herido y fue llevado al centro médico del corregimiento, y alias “El Gringo”, contra quienes iban dirigido el ataque en que resultó muerto Mariano Olarte. A los dos corregimientos los separa un cañón sobre el río San Andrés y un cable aéreo que se pudre por el abandono estatal.

Estas acciones armadas, por parte del Comando Especial Antiparamilitar de las Disidencias del Frente 36 de las Farc, estarían dedicadas a bloquear el avance de la “Operación Mil”, la cual está diseñada para facilitar el ingreso de más de mil (1000) hombre de las AGC provenientes de los departamentos de Córdoba y Chocó, y de las subregiones de Bajo Cauca y Urabá, quienes buscan tomarse todo el Nudo de Paramillo y el ingreso al sur de Córdoba, en los municipio de Puerto Libertador, Tierralta y Montelíbano, en donde hay control en algunas veredas por parte del GAO, Autodefensas Campesinas del Bajo Cauca o conocidos también como Los Caparros, quienes mantienen el control del corregimiento de La Caucana, en Tarazá.

Mientras tanto la población de La Loma y El Llano, además del aislamiento, debe sufrir el confinamiento impuesto por quienes retomaron el poder del territorio no solo para traficar cocaína, sino muerte y desolación. Volvieron los peores días cuando se había logrado un respiro de una paz que aseguraban era «estable y duradera».

La nota original la puede leer en:

La Loma y El Llano, en Yarumal, en medio del fuego cruzado

If you found an error, highlight it and press Shift + Enter or click here to inform us.

Sea el primero en dejar un comentario on "La Loma y El Llano en Yarumal-Antioquia en medio del fuego cruzado"

Deje un comentario

Your email address will not be published.


*