Cifra de árboles plantados que prometió Duque en Davos es insignificante

El Presidente de la República, Iván Duque Márquez, sembró este sábado un árbol nativo en los cerros de Medellín, en compañía del Alcalde Federico Gutiérrez; el Gobernador de Antioquia, Luis Pérez, y niños de la Capital de la Montaña.

Durante una de sus intervenciones en el Foro Económico Mundial de Davos, el Presidente Iván Duque expuso su meta de sembrar 180 millones de árboles al 2022 y logros en materia de lucha contra la deforestación.

En los últimos seis años Colombia ha deforestado casi 220mil ha de bosque, el equivalente a 926 mil canchas de fútbol, y en la actualidad consume 2,8 veces más materias primas que el promedio de los países que conforman la OCDE, lo cual trae como consecuencia que el 88% de los desastres ocurridos en el país, como inundaciones, deslizamientos, sequías y avalanchas de lodo, estén muy relacionados la tala de bosques y la minería ilegal; esta última ha afectado al menos 1150 ríos y quebradas según el IDEAM.

Cifras de esta entidad indican que aproximadamente un millón de hectáreas de bosque se perdieron en los últimos seis años por acaparamiento de tierras, avance de la frontera agropecuaria y en general por falta de control territorial. En 2016 se identificó que en el 25% del área de páramos se presentaban conflictos con minería y actividades agropecuarias -lo cual ya ha sido denunciado ampliamente por comunidades afectadas como la de Santurbán- mientras el 24% de las áreas de humedal se encuentran alteradas por agricultura o ganadería; el 29% de los Parques Naturales Nacionales están afectados por 8.500 hectáreas de cultivos de coca y cerca de 25 mil familias habitan en 39 de los Parques desde hace varias décadas.

El Plan Nacional de Desarrollo 2018-2022 plantea dentro del “Pacto por la Sostenibilidad: producir conservando y conservar produciendo” una meta para frenar la deforestación mediante “control territorial y oportunidades económicas”. Esa meta aparece en el documento Bases de Plan Nacional de Desarrollo con cargo al Sector de Ambiente y Desarrollo Sostenible, sitúa una línea de base en 0% dando a entender que no existe deforestación en Colombia, y traza una meta del 30% al final del cuatrienio, para lo cual destinó 12,6 billones de pesos en todo el Pacto; de otra parte el país se comprometió a reducir a cero la deforestación neta a 2030, aumentar el patrimonio de áreas terrestres protegidas a 17% y espera recibir hasta 300 millones USD de Noruega, Alemania, Reino Unido e Irlanda del Norte, de ahí la importancia de hacer control social al destino de estos recursos.

Otras cifras del IDEAM muestran que la deforestación en 2018 disminuyó, y parece que eso también va a anunciarse para 2019, ya que según datos preliminares, de 219,973 hectáreas deforestadas en 2017, pasamos a 197.159 en 2018, una reducción del casi 11%.

Sin embargo estas cifras oficiales no cuadran con las internacionales, ya que organizaciones como Global Forest Watch, que monitorea los bosques en todo el mundo, tiene datos más dramáticos; para ellos en 2017 pasamos de 425 mil hectáreas deforestadas a 352 mil. Desafortunadamente, para el IDEAM, así como para Global Forest Watch, un bosque con el 70% deforestado sigue siendo bosque, aunque ese porcentaje basta para transformarlos y de acuerdo con los expertos altera las dinámicas poblacionales de muchos organismos que en ellos viven.