Conmoción en Colombia por violación y asesinato de otra niña indígena

Imagen por: TuBarco

La violación y el asesinato de una niña indígena de 11 años ocurrido en un alejado resguardo del departamento de Nariño, fronterizo con Ecuador, causó conmoción este jueves en Colombia por la sevicia con la que actuó el agresor.

La menor Karen Andrea Bernal García fue reportada como desaparecida el martes por la tarde luego de salir de su vivienda de la vereda (caserío) Andalucía, que forma parte del municipio de Samaniego, dijo a periodistas Gabriel Nasta, autoridad de ese resguardo del pueblo awá.

Luego de una intensa búsqueda el cuerpo de la niña fue hallado el miércoles en un cafetal con signos de haber sido violada y agredida con arma blanca.

El presidente colombiano, Iván Duque, dijo en redes sociales que «duele profundamente el asesinato de la niña Karen Andrea Bernal García, de 11 años, de la comunidad awá».

En el mismo mensaje el jefe de Estado hizo un llamamiento al país y señaló que los colombianos tiene que unirse «en la protección» de sus menores.

El pasado 20 de julio en la instalación de la nueva legislatura, Duque anunció que con el Congreso impulsará la propuesta de cadena perpetua para violadores y asesinos de niños.

Sobre el crimen, Nasta explicó que «hasta el momento» no hay «indicios de quién puede ser (el asesino), porque ella iba por un camino central por el que anda mucha gente».

El líder indígena detalló que Karen vivía con su mamá, que tenía otra hermana y que el papá dejó la familia hace tiempo.

El resguardo Awa-El Sande tiene 8.825 hectáreas y está habitado por 3.600 indígenas.

El secretario Gobierno de Nariño, Mario Viteri, repudió el asesinato y aseguró que la Policía, la Fiscalía y la Defensoría del Pueblo investigan el caso.

«Es un hecho lamentable por tratarse no solo de una mujer, sino de una menor de edad», aseguró.

La directora del estatal Instituto Colombiano de Bienestar Familiar (ICBF), Juliana Pungiluppi, anunció este jueves que brindará apoyo psicosocial a madre y hermana de niña indígena asesinada.

«Confiamos en la celeridad de las investigaciones por parte de las autoridades competentes para que se castigue de manera ejemplar a los responsables de este crimen que enluta a todo el país, particularmente a las comunidades indígenas de Nariño», dijo Pungiluppi.

Añadió que «como sociedad no podemos aceptar que la lista de niñas violentadas y asesinadas siga creciendo».

Hace dos semanas Colombia se estremeció por la violación y asesinato de la niña Sharik Buitrago, ocurrido en el municipio de El Retorno, en el departamento del Guaviare (sur).

If you found an error, highlight it and press Shift + Enter or click here to inform us.