martes, julio 16

“Ustedes lo echaron a perder, entonces coman mierda hijueputas”, dijo Alicia Franco, nueva cabeza de la oposición en Colombia

Por: Yeyron Valencia / Filosofo Político Económico

Advertía Paul Tilich “El asombro es la raíz de la filosofía”,por eso se me ocurrió hoy filosofar sobre la capacidad de asombro. Pero después de escuchar que el cantante CamiloEcheverry y su esposa Evaluna se habían merendado la placenta luego del nacimiento de su primogénita, uno siente que esa capacidad de asombro se disminuye a tal punto, dequedar preparado psicológicamente casi para cualquier cosa.

 

Tal vez por ello no me asombró que la excandidata al senado por la ultraderecha del Centro Democrático, mandara a todos los que apoyaron a Petro a comer mierda, y no bastando conello, después de tan fina invitación, que resultó más apetitosa que el banquete que se dieron los esposos con la placenta, agregó seguidamente una sentencia desafiante que me quedó retumbando en la cabeza como un eco interminable: “entonces en dos años nos veremos y se acordarán de mí,malparidos”, terminó diciendo la excandidata al Senado de la República.

 

Tal vez por eso y sin aún superar el asombro por la llegada de Petro al poder, nadie deja de preguntarse por lo que viene con el nuevo gobierno, ya que de su desempeño dependeno solo el surgimiento de una nueva política, sino tambiéndel país que le dejaremos a los niños y a Amparo Grisales.

 

Después de todo esto, empecé a entender por qué ya tan pocas cosas me asombran en esta vida entre ellas ver la foto que nunca imaginé podría darse y que quedó como memoria de la acertada reunión del presidente Gustavo Petro y el Expresidente Álvaro Uribe, pactada entre ambos para mediar sus diferencias. Después de ello, mucho menos me asombraría la foto de ese abrazo orgásmico que le dio el excandidato presidencial Rodolfo Hernández a su excontendor Petro, después de tantos insultos y desagravios;obligándose él mismo, a tirarse en picada de la Rodolfoneta para tomar el bus del Pacto Histórico, acto seguido seguramente al darse cuenta que ya a la Rodolfoneta no le quedada ni una gota de gasolina para seguir rodando;renunciando con ello a ser la cabeza oficial de la oposiciónen Colombia.

 

Afortunadamente quedó la lidereza Alicia Franco en cabeza de todo, que sin vacilar tomó las banderas de la oposición abandonadas en la carretera por Rodolfo y estratégicamente despreciadas por Uribe; cosa que alivia al país, porque gracias a Alicia y en aras de la democracia y la transparencia, es sano que exista la oposición.

 

Lo que sí es cierto, es que no hay duda que los cambios que se avecinan son muy positivos, porque de continuar el presidente con la actitud conciliadora y de unificación, solo4 valientes mujeres serán las únicas opositoras de éste gobierno, Alicia Franco, María Fernanda Cabal, Marbelle e Ingrid Betancourt; por tanto me atrevería a afirmar, queahorase le complicará la vida al presidente Petro, porque hasta la fecha, no se conoce de otro hombre diferente a Johnny Deep que en la historia le haya ganado una discusión a una mujer y mucho menos a cuatro.

 

Por un lado está la senadora María Fernanda Cabal, a quien hasta el marido y el hijo, aún bajo todo riesgo, en el mismo seno de su hogar, se le declararon en oposición y en independencia respectivamente; por el otro lado está Ingrid,que anda más desubicada que una yuca en una ancheta, pero que por lo menos pertenece a este grupo de opositoras y eso ya la constituye como alguien con maquinaria; está también la férrea opositora Marbelle, de quien esperábamos pudieravender a buen precio su collar de perlas y con ello viajar a un lejano lugar de África a recibir el abrazo ancestral de un león, pero al parecer cambió de decisión siguiendo el buen ejemplo de su jefe política Alicia Franco, quien es la cuarta mujer de ésta larga lista a la que hago referencia, quien es hoy la cacica y cabeza oficial de la oposición en Colombia, que muy valientemente decidiera quedarse en el país para aspirar a la presidencia en 4 años, y de quien ya sabemos en qué concepto nos tiene por no haber apoyado sus ideas.

 

Con la humildad que me corresponde, quiero entonces recomendarle al nuevo presidente, que lleve su gobierno como si fuera una sana relación de pareja, entendiendo la definición de relación de pareja, como la suma de dos personas preguntándose todos los días a toda hora: ¿qué comemos? Porque solo así, no perderá la perspectiva de las necesidades humanas y el equilibrio económico que debe mantenerse para que no terminemos comiendo mierda según la sentencia de la ya mencionada jefe de la oposición.

 

Sin embargo, a mi modo de ver la situación, la problemática más difícil que hay por resolver, será la de transformar la cultura social en la que estamos inmersos; una cultura de avivatos y ladrones que ha terminado escalando hasta en las formas de gobernar, de lo cual debe cuidarse el gobierno entrante. Por eso cuidar de la transparencia de los recursos se hace fundamental en un país donde en todo lugar hay que amarrar el lapicero con una pita para que no se lo roben ydonde la situación ha llegado a tal punto, que muchos se quejan porque los requisitos para trabajar cada vez se endurecen más, evidenciándolo con avisos como este: “Se solicitan jóvenes con ganas de trabajar.

 

Termino así invitando a no perder la capacidad de asombro ante la vida y a que no nos acostumbremos a ver con naturalidad la maldad y mucho menos el abuso del poder, porque el sentido crítico que tiene cada uno, es la verdadera oposición, aún con las cosas simples. Yo por ejemplo hoy no dejo de asombrarme y preguntarme, ¿cómo es posible que siempre veo en el supermercado los mismos racimos de bananos, frescos y hermosos, que a veces han durado hasta20 días en la misma estantería, pero una vez los compro, a los dos días se ponen negros y la casa está llena de moscos?.Son esos grandes dilemas existenciales que todos los días trato de resolver.


Nos vemos en mis redes: Instagram – Facebook @yeyronvalencia

Pronto las columnas desde mi canal de Youtube  Yeyron Valencia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *