viernes, julio 19

Jauría Hambrienta

Por: Andrés Hernández

Hace unos días se abrió un debate en las redes sociales sobre ciertos personajes que, con su discurso cargado de andanada de “madrazos” creen que tienen superioridad moral para poder juzgar y decidir quien es mejor, quien puede hablar y quien puede alzar la voz.

Ese discurso de “quien no este conmigo debe ser atacado”, eso no es progresista, eso no son los fundamentos de un movimiento o unos ideales que buscan cambiar el país, por el contrario, siempre se ha levantado la voz y se ha dicho que, en un posible gobierno en el 2022, la derecha que hoy actualmente gobierna no será excluida, será respetada y será bienvenida, nadie sobra.

No vivo de los likes, ni para ganar fama debo decir una grosería en medio de cada palabra y mucho menos, irse como una jauría hambrienta, atacando a mujeres, solo por que no les paran atención, por que no se dejan de su machismo retrogrado que les brota por los poros y de un discurso que parido del ano de quienes solo buscan desprestigiar y acabar personas.

Conmigo no cuenten, no soy de esa jauría hambrienta, no caeré en su juego, no estoy para aplaudir cuanta payasada se les ocurra y cuanta grosería dicen y hacen como su se tratará de una diarrea verbal, conmigo no cuenten, no cuenten para tratar de esa forma a mujeres.

Pueden tratarme de cuanto discurso, adjetivo y calificativo quieran, no le paro bolas a eso, me da risa ver como no tienen un argumento serio para debatir y buscan las groserías como escudo para tratar de desviar la atención, digan cuantas groserías quieran, pero eso no les cambiara para nada.

La crítica es lícita e incluso necesaria, la crítica furibunda sin propuestas solo tiene un objetivo: quedar en lo absurdo, estos personajes tienen que aprender a aceptar la crítica, y dejar de sacar el comodín del machismo, cuando algunas de sus actuaciones se cuestionan.

Toda esta discusión con quienes su vida es un like o un tuit, me dio tiempo de aprenderme casi de memoria esta reflexión del filósofo Emilio Lledó: “Debemos estar alerta para que nadie se aproveche de lo vírico para seguir manteniéndonos en la oscuridad y extender más la indecencia. Sobrecoge ver el poder que tienen sobre nosotros ciertas personas disparatadas, pues un imbécil con poder es algo terrible”.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *