viernes, mayo 24

¡Hay esperanza! Nivel de los embalses empieza a subir levemente tras las lluvias en la capital

Tras una sequía persistente que ha mantenido en vilo a Bogotá durante casi cinco meses, este fin de semana se reportaron granizadas e inundaciones, marcando un cambio en el clima que, aunque temporal, reverberó en los embalses del Sistema Chingaza.

Después de más de dos semanas con el nivel de los embalses en constante descenso, finalmente se observó una reversión en esta tendencia crítica. Aunque las lluvias ofrecieron un alivio momentáneo, el alcalde de Bogotá, Carlos Fernando Galán, subrayó la necesidad de mantener un compromiso constante con la reducción del consumo de agua. A pesar de acercarse a la meta establecida de 15 metros cúbicos por segundo, el consumo se mantuvo en 15,73 metros cúbicos por segundo, con un ligero aumento con respecto al día anterior.

En cuanto al nivel de los embalses del Sistema Chingaza, alcanzó el 15,18% de su capacidad total, un incremento de 0,28 puntos porcentuales con respecto al punto más crítico registrado el 18 de abril. Sin embargo, la meta para finales de abril es del 20%, lo que indica que aún queda un largo camino por recorrer.

Entra tanto, las autoridades han hecho un llamado urgente a la población para que continúe adoptando medidas de conservación del agua y sea consciente de su importancia. Aunque las lluvias son un alivio, se necesita un esfuerzo colectivo constante para superar esta crisis hídrica. Medidas como duchas de tres minutos y evitar el lavado innecesario de vehículos son esenciales en este proceso.

Por otro lado, el nivel de los embalses utilizados para la generación de energía en Colombia ha experimentado un ligero incremento en los últimos días, alcanzando el 28,88%. Sin embargo, el país se encuentra a solo 1,88 puntos porcentuales de una posible situación de racionamiento energético, lo que podría activarse si el nivel desciende hasta el 27%.

A pesar de estas mejoras, los expertos advierten que se necesitarán varios meses de precipitaciones continuas para observar incrementos significativos en el nivel de los embalses. Además, para prevenir crisis hídricas futuras, se plantean propuestas como el desarrollo de plantas de tratamiento de aguas residuales y la construcción de embalses adicionales en los alrededores de la ciudad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *