lunes, junio 17

Gobierno Nacional realizó consejo de Seguridad en Popayán ante grave situación de orden público en el Cauca

En respuesta a la grave situación de violencia que se vive en el departamento del Cauca, el presidente Gustavo Petro ha ordenado la instalación de un consejo de seguridad de forma permanente. La decisión se tomó tras una serie de ataques y hostigamientos perpetrados por las disidencias de las FARC, que han afectado tanto a la Fuerza Pública como a la población civil.

Y es que la escalada de violencia, liderada principalmente por el grupo disidente conocido como “Jaime Martínez”, ha resultado en numerosos atentados en localidades como Morales, Jamundí, Suárez, Miranda, Dagua y Jambaló. Estos ataques han dejado un saldo trágico de muertos y heridos, incluyendo la pérdida de vidas de policías y civiles, como el reciente atentado en Morales que cobró la vida de dos patrulleros y otras dos personas aún no identificadas, además de herir a tres más.

Ante esta situación, el presidente Petro, a través de su cuenta en la red social X, expresó su firme rechazo a estos actos de terrorismo y ordenó al ministro de Defensa, Iván Velásquez Gómez, que junto con la cúpula militar y de policía se desplazara de inmediato a Popayán, Cauca, para establecer un consejo de seguridad extraordinario. “Es inaceptable la situación en el Cauca. No toleraremos que se siga atemorizando a la población con atentados terroristas”, declaró Petro.

El Consejo de Seguridad, que se inició en Popayán con la participación de altos funcionarios del gobierno, incluyendo a la vicepresidenta Francia Márquez y al ministro del Interior Luis Fernando Velasco, tuvo como objetivo delinear acciones contundentes contra el Estado Mayor Central (EMC) de las FARC. En sus declaraciones, Velasco enfatizó que la respuesta del Estado debe ser firme, destacando que estos grupos “tienen poca vocación de diálogo” y que es necesario el “uso legítimo de las armas” para enfrentarlos.

Por su parte, el ministro Velásquez reafirmó el compromiso del gobierno de restablecer el orden público y fortalecer las capacidades de las fuerzas de seguridad en la región. Esta ofensiva incluye medidas para proteger a la población civil y contrarrestar las actividades delictivas de los grupos armados ilegales. Durante la reunión en Popayán, se espera que se definan estrategias específicas para intensificar las operaciones militares y policiales contra las disidencias, con el fin de restaurar la tranquilidad en las comunidades afectadas.

La instalación de un consejo de seguridad permanente y la presencia de altos mandos militares y policiales en la región dan un parte de esperanza con la que el gobierno está abordando esta crisis.La población del Cauca y Valle del Cauca espera que las decisiones tomadas en esta reunión se traduzcan en una mejora tangible en la seguridad y una respuesta efectiva contra los grupos armados que han sembrado el caos en los últimos días.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *