domingo, junio 23

Corte Constitucional ordenó protección urgente de comunidad indígena en peligro de extinción

El pueblo indígena JIW asentado en el departamento del Meta no la ha tenido para nada fácil en durante los años del conflicto armado en Colombia, dado a que han sufrido los rezagos de la violencia, y han sido despojados varias veces de sus tierras por amenazas de las guerrillas.

Esta preocupante situación llevó a la comunidad indígena a interponer una tutela reclamando los derechos a la vida, la salud, la alimentación, el agua, el territorio, la identidad cultural, la reubicación, la estabilidad económica y la vivienda.

Pues bien, el recurso judicial llegó a la Corte Constitucional, quien este viernes falló a favor de la comunidad indígena  y ordeno amparar los derechos fundamentales de los 999 miembros del resguardo Naexal Lajt de la comunidad jiw de Mapiripán en el Meta.

En el fallo, con ponencia del magistrado Alberto Rojas Ríos, el alto tribunal alertó sobre el riesgo de desaparición de esa comunidad indígena,  por eso reolvió “tutelar y adoptar algunas medidas concretas y urgentes con el fin de mitigar la crisis provocada por el desplazamiento forzado y el conflicto armado.

Para tal fin, la Corte Constitucional le ordena a la Unidad de Atención y Reparación de Víctimas, concertar con esa comunidad la puesta en marcha de proyectos productivos.

De igual forma, a la Gobernación del Meta, le pide realizar brigadas de salud y vacunación; a la Alcaldía de Mapiripán le exige garantizarles el acceso al agua potable y a la Procuraduría, le solicita investigar a Cormacarena por la manera como permitió las afectaciones ambientales en el territorio de los indígenas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *