Paramilitarismo apoyado por el Estado a la Corte Penal Internacional

Cargado de pruebas llegó este hombre a La Haya.

Después de 17 años recopilando pruebas, y un mes recolectando dinero para viajar desde Canadá, donde está exiliado, por amenazas contra su vida, Richard Maok Riaño, ex miembro del CTI de la Fiscalía, llegó, por fin a la CPI (Corte Penal Internacional), en La Haya, a entregar pruebas de la filtración del paramilitarismo al Estado Colombiano.

Richard Maok Riaño, conocido popularmente como el ‘hacker’ de la Fiscalía –quien permanece exiliado en Canadá desde hace doce años cuando reveló vínculos de los paramilitares con la clase política colombiana- entregó más de 326 mil registros en la Corte Penal Internacional de La Haya en los Países Bajos que vinculan al ex presidente Álvaro Uribe y el ex fiscal general de la Nación Luis Camilo Osorio con grupos autodefensa ilegal que no fueron investigados en Colombia por la Comisión de Acusaciones de la Cámara que es su juez natural.

“Doce años en los que la justicia no tomó una decisión contundente en contra del ex fiscal Luis Camilo Osorio y en contra de Álvaro Uribe Vélez”, dijo Maok a Cuarto de Hora.

Para el experto en investigación criminal forense e informática, toda esta información se entregó hace más de una década a la Comisión de Acusaciones de la Cámara, pero nunca fue procesada e investigada. Al contrario, se usó para silenciar testigos.

“Cuando ya nos dimos cuenta que la misma Comisión de Acusaciones estaba infiltrada por Jorge Félix Chadid que era el hermano del paramilitar Salomón Félix Chadid, en ese momento descubrimos que desde la misma Comisión se habían saqueado las evidencias y se interpuso una denuncia en la Corte Suprema de Justicia por estos hechos que nunca prosperaron”, agregó.

Richard Maok Riaño también sostuvo ante este medio de comunicación que la justicia colombiana se comprometió a visitarlo en Canadá para conocer las evidencias que tiene en su poder pero que “nunca lo hicieron”.

Según el ex miembro de la Fiscalía entregará un software que identifica cómo funciona la estructura para ejecutar estos crímenes. “Decidí entregárselas directamente, la idea es que ellos tomen estas bases de datos y las crucen”.

Masacre de El Salado

De acuerdo con las evidencias recaudadas, el material permitirá conocer la verdad sobre la masacre de El Salado ejecutada en febrero del año 2000 por los paramilitares al mando de Rodrigo Mercado Peluffo, alias ‘Cadena’, y ‘Juancho Dique’, autores materiales del hecho.

“Si nosotros tomamos los datos de la masacre de El Salado y las cruzamos con estos 326 mil registros nos produce una gran subred que nos permite identificar quiénes son los autores que estuvieron allí en esa masacre”, dijo.

¿De dónde salen las pruebas?

De la Unidad de Derechos Humanos de la Fiscalía y los procesos que llevó a cabo.

A Maok Riaño le asignaron el análisis de la información recaudada sobre los distintos delitos de lesa humanidad que ejecutaron los paramilitares con aquiescencia de la clase política.

Aquí está, primicia Cuarto de Hora, la entrevista, al conocido popularmente “Hacker de la fiscalía” Richard Maok

If you found an error, highlight it and press Shift + Enter or click here to inform us.

Summary
Article Name
Entrevista, al conocido popularmente “Hacker de la fiscalía” Richard Maok
Description
Paramilitarismo apoyado por el Estado a la Corte Penal Internacional
Publisher Name
Cuarto de Hora - Cero Noticias Falsas




2 Comments on "Paramilitarismo apoyado por el Estado a la Corte Penal Internacional"

  1. Alberto Miguel Correa Fajarddo | 5 abril, 2019 at 2:55 pm | Responder

    Ya con esta prueba reina será que tampoco harán nada al respecto de esta situación calamitosa que tiene a Colombia envuelta en un sinnúmero de ilegalidades por cuenta de esta señor, Álvaro Uribe Vélez. JUSTICIA, JUSTICIA, JUSTICIA ejerza sus funciones y Colombia le quedará agradecida.

  2. Johel Aguirre García | 6 abril, 2019 at 6:23 am | Responder

    Tanto crimen sin castigo en Colombia y los autores intelectuales disfrutando como personas de bien, en los Altos cargos de la nación.

Deje un comentario

Your email address will not be published.


*